Nacionales

4 octubre, 2016

Vecinos contaminados por Klaukol intimados a pagar servicios que no se brindan

Vecinos del Barrio Las Mercedes, Partido de La Matanza recibieron una intimación por retrasos en el pago de los servicios generales como alumbrado, barrido y saneamiento. Este barrio de calles de tierra y sin ninguno de esos servicios, está afectado por la contaminación de la empresa Klaukol. Notas dialogó con Susana Aranda quién encabeza la lucha contra la empresa.

La semana pasada, los vecinos del Barrio Las Mercedes (Virrey de Pino, Partido de La Matanza) recibieron una intimación por parte de la Dirección de Recaudación, perteneciente a la Secretaría de Economía y Hacienda de la Municipalidad, por retrasos en el pago de los servicios generales como alumbrado, barrido y saneamiento.

El barrio cuenta con escasas calles asfaltadas, napas contaminadas, tendidos de luz precarios armados por los mismos vecinos y un polvillo casi incesante de ya conocida procedencia. Esa arenilla es en realidad un material compuesto por un cóctel de químicos que se exteriorizan a través de unas tolvas (chimeneas) de la empresa Parex-Klaukol para producir sus pastinas antihongos, adhesivos y revestimientos que ofertan en el mercado de la construcción.

boleta-la-matanzaEste material contaminante produce en los vecinos problemas respiratorios, dermatitis, conjuntivitis, bronquitis, disnea, plomo en sangre, problemas neurológicos, anemia en las embarazadas y/o cáncer. Este químico produce muertes y también produce bronca. Esa bronca de los vecinos tiene una representante llamada Susana Aranda, quien el 16 de septiembre fue amenazada (nuevamente) por un grupo de personas no identificadas quienes a punta de pistola la obligaron a tragar unas pilas.

Para comprender más sobre la reacción de los vecinos antes las intimaciones municipales Notas – Periodismo Popular dialogó con ella.

– Después de la última amenaza, y como reacción ante la conferencia de prensa que realizaste junto a diferentes organizaciones políticas, sindicales, ambientales y de derechos humanos, lograron tener una reunión con Gustavo Dutto, secretario general del Gobierno de la Municipalidad de La Matanza ¿Pudieron acordar algo en esa reunión?

– No, no se acordó nada porque ellos sostienen que el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) y la Autoridad de Cuenca Matanza – Riachuelo (ACUMAR) dice que nosotros vivimos bien y que no hay contaminación en la zona. Ellos dicen que no saben nada, que la carpeta la tienen impecable. OPDS es quien tiene que monitorear la calidad del aire y declara a Parex – Klaukol de categoría 3, la máxima en contaminación.

– ¿Es decir que no ofrecieron ninguna solución a las problemáticas del barrio?

– No. Yo tampoco espero que la solución venga de ese lado porque Parex Group en la zona sostiene muchas fábricas y todas las campañas electorales, yo creo, que se pagan de ahí. Nosotros somos solamente personas que están siendo envenenadas lentamente y muriendo por los negocios del poder político, judicial y todo lo que esto enreda. Acá parece que nadie lee la verdad, solo nosotros y nuestros cuerpos.

– ¿Qué dicen las cartas que llegaron de la Municipalidad?

– Que nos intiman a que paguemos nuestras deudas por alumbrado, barrido, servicios varios, seguridad, porque si no pagamos en el término que ellos nos dicen van a empezar a ejecutar embargos.

– ¿Cuántos vecinos recibieron las intimaciones?

– Solamente no recibieron los que son punteros y los que trabajan dentro de la Municipalidad. Después el resto de los vecinos recibimos.

– ¿Cuál es el estado de estos servicios generales que se nombran en las intimaciones?

– Al tendido eléctrico lo mantenemos nosotros mismos. Cuando se loteo esto compramos los postes, pusimos los cables, pusimos nosotros todo lo que es luz. Ya pagamos la luz a EDENOR, todos tenemos medidores, pero el municipio está ausente. El recolector de residuos pasa dos veces a la semana nada más. Las calles son casi todas de tierra y las mantenemos nosotros los vecinos porque cargamos cascotes para emprolijarlas. Después, el polvillo de Klaukol está por todos lados, calles, techos, hojas de los arboles. Se puede ver a simple vista. Cuando es verano, con el viento empieza a volar y causa picazón y granos en la piel. Es corrosivo, áspero, raspa.

– ¿Los vecinos piensan tomar alguna medida ante las intimaciones?

– Muchos vecinos se asustan porque su única posesión es su casa y, como está la situación ahora, hay familias que se asustan y no saben qué hacer. Yo personalmente tengo mi casa escriturada, hace 46 años que vivo acá, y no voy a pagar por algo que no recibo. Ya demasiado pagamos el 21% del IVA en todos los productos, todos pagamos impuestos como la contribución de la luz.

Ahora si el municipio me devuelve mis aportes en hospitales y colegios, está bien. Pero acá no tenemos nada, por eso llamo al barrio “Chaco, el impenetrable”. Estamos a 44 kilómetros de la Capital Federal y no tenemos agua corriente, cloacas, no tenemos nada. Dependemos de nuestras napas que están todas contaminadas y por eso los chicos se enferman. Lo último que se hizo, fue una veredita en épocas de Balestrini para la campaña política y nada más.

***

Hace más de 15 años la empresa Parex – Klaukol instaló en La Matanza una de sus plantas más grandes y productivas a nivel mundial. Llegaron con promesas de trabajo, bienestar, buen vivir. Por ahora lo visible (cruzando el cerco mediático que la empresa sostiene con parte de sus ganancias) es la contaminación, el envenenamiento y la muerte de los vecinos. El Estado responde, por lo pronto, de esta manera.

Juan Manuel Erazo – @JuanchiVasco

Foto: Colectivo Fotografía A Pedal

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas