América Latina

30 septiembre, 2016

Temer decreta la reforma educativa en Brasil

Mediante la imposición de una medida provisoria, Michel Temer decretó la reforma educativa en Brasil. Con recortes de contenidos y flexibilización de la currícula, la ausencia de consulta y participación de la comunidad educativa y del Congreso Nacional en la medida alertan a grandes sectores de la población brasileña sobre el accionar autoritario del gobierno.

El gobierno no electo de Michel Temer volvió a demostrar su espíritu autoritario y decidió avanzar mediante una Medida Provisoria (MP, similar a un decreto), en una tan fuerte como regresiva reforma educativa. Bajo el argumento de la necesidad de caminar hacia la educación de turno integral, impuso una reforma educativa inconsulta que recorta asignaturas y «flexibiliza» el curriculum.

En un discurso pronunciado el 22 de septiembre en el que detalló la medida, Temer citó los buenos resultados educativos de Corea del Sur con la implementación de la educación de tiempo integral, que implica la extensión de la jornada escolar. Para ello anunció una inversión de 1.500 millones de reales (468 millones de dólares) en la educación secundaria, destinada sobre todo a la implantación de escuelas que emulan las surcoreanas. Sin embargo, no explicó de qué manera se aplicará.

Más allá de modificar drásticamente el formato de clases sin estudios previos que puedan dar cuenta de la magnitud de los cambios propuestos, la reforma plantea alteraciones importantes en los contenidos. Prevé la no obligatoriedad de asignaturas como sociología, filosofía, educación física y artes, mientras que resalta la “flexibilidad curricular” -en palabras de Temer-, respecto de la posibilidad que tendrán los estudiantes de elegir sus asignaturas.

La reforma también plantea en uno de sus puntos que las clases pueden ser dictadas por “profesionales de notorio saber” sin que sea necesario que sean docentes. El resultado es un proceso en el cual la idea de una educación básica común comienza a diluirse. La formación sería entonces acorde a los recursos y criterios de cada establecimiento generando un profundización de las ya importantes desigualdades educativas.

La medida generó polémicas de inmediato ni fue bien recibida en el Congreso. También fue rechazada en los círculos educativos y pedagógicos.

La propuesta de reforma educativa viene a agudizar las tensiones de las crisis internas de un gobierno que no fue electo, considerado ilegítimo y golpista, que a diario se ve involucrado en más casos de corrupción, como las sospechas que existen sobre el propio Temer, quien se encarga de evitar que salgan a la luz.

Aún con lo negativo que representan las modificaciones de hecho que plantea la MP 746, como se conoce a la medida, las principales críticas se vinculan al carácter autoritario y antidemocrático de Temer. El apuro en implementar una reforma mediante MP para que en 2018 sea ejecutada, la falta de debate en la sociedad y con los diferentes actores involucrados en esta reforma (estudiantes, docentes, pedagogos, investigadores), el carácter regresivo y el desprecio por los espacios democráticos que muestra el gobierno, son parte de los cuestionamientos que comenzaron a circular por las redes sociales y algunos medios de comunicación.

El debate en comisión mixta del Congreso que puede dar o no aprobación a esta medida quedará para después de las elecciones municipales a realizarse el próximo domingo 2 de octubre. Mientras tanto, el Senado abrió una consulta pública que al momento lleva mas de 56 mil votos en contra y 2.600 a favor de esta medida.

Gerardo Gamarra, desde Rio de Janeiro – @ideasGraves

Foto: La Nación

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas