América Latina

9 diciembre, 2015

Las organizaciones populares venezolanas de pie

Las organizaciones populares se han manifestado frente a los resultados de los comicios de la Asamblea Nacional del domingo 6 de diciembre. Tanto el presidente Nicolás Maduro como los movimientos sociales están analizando en clave de autocrítica los resultados.

Las organizaciones populares se han manifestado frente a los resultados de los comicios de la Asamblea Nacional del domingo 6 de diciembre. Tanto el presidente Nicolás Maduro como los movimientos sociales están analizando en clave de autocrítica los resultados.

Este domingo, no fue un domingo cualquiera para Venezuela y América Latina: hubo elecciones parlamentarias en todos los circuitos de la República Bolivariana –en este momento crucial de avance de la derecha imperialista en el continente– y se cumplieron 17 años de la primera vez que el pueblo venezolano salió a votar a Hugo Chávez.

En esta elección, el chavismo perdió el control de la Asamblea Nacional (AN). Diferentes comunicados y declaraciones de referentes políticos han puesto su voz en la mesa de discusión del chavismo. La defensa de la revolución, las potencialidades que presenta la derrota de la batalla electoral pero no de todo el proceso y las herramientas constitucionales como el parlamentarismo social de calle y el pueblo legislador, son algunas críticas y propuestas que han circulado.

Gerardo Rojas, ex viceministro de Economía Comunal y actual vocero comunal por el Estado Lara, en diálogo con Notas-Periodismo Popular, reflexionó: “Lo que sucedió el domingo es un hito en el marco de la Revolución Bolivariana que nos permite poner en perspectiva las políticas que se han desarrollado, cuestionarnos sobre las formas y relaciones que tuvimos tanto en la campaña como en el tema económico”.

¿Qué implica una AN con mayoría calificada de la derecha?

Según la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la AN puede proponer enmiendas y reformas a la carta magna; ejercer funciones de control sobre el gobierno; decretar amnistías; aprobar el presupuesto nacional; autorizar créditos adicionales; aprobar las líneas generales del plan de desarrollo económico y social; dar voto de censura a la vicepresidencia ejecutiva y autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país, entre otras competencias.

Todas estas atribuciones con una mayoría calificada son posibles de ser llevadas a cabo por parte de la MUD que hoy ha alcanzado los 107 curules según el Consejo Nacional Electoral (CNE), pero que -tomando en cuenta sus declaraciones- conseguirían 112 en total.

Ante esto, Rojas acotó: “A pesar que la oposición cuenta con un amplio margen de maniobra política está complicado, ya que es una unidad muy fragmentada, con tensiones internas y sin un liderazgo claro. Ramos Allup, líder fundamental de Acción Democrática -partido histórico de la Cuarta República-, se vislumbra como presidente de la AN. Seguramente, una de las primeras medidas que tome sea la amnistía para los responsables del golpe de 2002 y de distintas muertes durante las guarimbas. Serían liberadas personas como Leopoldo López, una de las caras más visibles del fascismo y de la derecha”.

Reordenamiento del chavismo

El comando de la Campaña Popular Hugo Chávez (CAPHUCHA), que aglutina a gran parte de los movimientos populares, ha emitido una declaración en la que reflexiona: “Los y las chavistas somos hoy una fuerza, nos hemos constituido en un sujeto histórico con demandas que nacen al calor de la construcción de una Patria combativa: transferencia de competencias, economía comunal, poder popular – poder de los comunes, socialismo comunal, leyes del pueblo; son algunas de las demandas que el pueblo organizado tiene para construir”.

Lejos de pensar en la caída del chavismo, los movimientos populares no consideran que sea una derrota y conciben que es el momento para fortalecer los caminos del poder popular y profundizar las instancias de democracia participativa y protagónica, tanto en las comunas como en las calles.

Rojas analizó: “Estábamos claros que era la elección más difícil y que había una posibilidad de derrota, pero nadie pensó que la diferencia fuese tanta. El método de distribución de los circuitos jugó a favor de la oposición. Sin embargo, el 42% fueron votantes de la Revolución Bolivariana pero esto no se traduce en la cantidad de diputados”. Y agregó: “Esto pone en perspectiva que hay un voto duro chavista a pesar de la guerra económica y que hay más de un 40% de piso político para poder reconstruir el tejido de hegemonía de la revolución”.

¿Y ahora qué?

El comando CAPHUCHA con otras organizaciones del poder popular establecieron un plan de acción, determinaron proclamar el apoyo irrestricto al presidente Nicolás Maduro, llevar a cabo un análisis crítico del proceso electoral y han convocado a una concentración en el palacio de Miraflores este miércoles 9 de diciembre para realizar la primera sesión de parlamentarismo de calle.

Asimismo, en la reunión con los gobernadores el día posterior a la elección, Maduro afirmó: «Nos declaramos en diálogo total con las bases, con el pueblo, con la crítica» y estableció un cronograma de activación con las principales fuerzas revolucionarias: una reunión con los partidos del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, un congreso extraordinario de delegados y delegadas del PSUV y un encuentro de los Consejos Presidenciales de gobierno popular.

En estos días, Maduro está promoviendo la activación de un debate nacional de las bases del chavismo para analizar la situación y los retos que se abren frente a la nueva etapa para la Revolución. Así el presidente relanza la tesis de las 3R: Revisión, Rectificación y Reimpulso.

“Desde el campo popular tenemos el reto de encontrarnos para relanzar las políticas revolucionarias y sostener la capacidad de movilización en defensa de las leyes del poder popular que están amenazadas por parte de la derecha”, añadió Rojas. “Para nosotros queda claro que la contrarevolución se combate, se neutraliza y se vence con más revolución, no hay otra forma”.

Este martes 8 de diciembre se cumplieron tres años de la última vez que el Comandante Chávez se comunicó con el pueblo venezolano, discurso donde anunciaba a Nicolás Maduro como su sucesor. En ese diálogo con el pueblo, Chávez supo gritar a viva voz “que nadie se equivoque ¡aquí tenemos patria!” y dejaba uno de sus más fuertes legados, un elemento central para la etapa política actual del chavismo: “unidad, lucha, batalla y victoria”.

Leticia Labaké, desde Caracas – @letilabake

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas