Nacionales

30 octubre, 2015

El buen pasado: nuevo Archivo PRISMA

Se presentó formalmente este jueves en la sede de la TV Pública el Archivo Histórico de los Servicios de Radiodifusión Sonora y Televisiva del Estado Nacional (RTA) “Prisma”, que además ya se puede consultar online.

Se presentó formalmente este jueves en la sede de la TV Pública el Archivo Histórico de los Servicios de Radiodifusión Sonora y Televisiva del Estado Nacional (RTA) “Prisma”, que además ya se puede consultar online.

Creado por decreto presidencial en 2013, «Prisma» tiene como objetivo, según la norma que le da origen, “el ordenamiento, preservación, digitalización y puesta en estado público del material audiovisual y sonoro que fuera tanto grabado como emitido por Canal 7 y Radio Nacional”.

Con más de un centenar de registros de audio desde la década del 20 y otro tanto de videos televisivos a partir de 1951, la puesta en marcha del archivo como espacio de consulta y difusión web viene a completar una enorme tarea de digitalización de cientos de rollos fílmicos dispersos en varias entidades públicas que finalmente se ha logrado centralizar y categorizar de forma que pueda ser consultado no solo por investigadores sino por el público en general.

A partir de convenios realizados con el Archivo General de la Nación, la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Ameghino-Instituto Gino Germani (UBA), este nuevo archivo permite apreciar material de todo tipo, debidamente catalogado conforme normas internacionales de archivística y no únicamente organizado por décadas sino también por temáticas. Esto incluye categorías como “Infantil”; “Economía”; “Espectáculos” y “Ficción” donde no solamente se registran momentos cumbres de la política nacional sino también cuestiones vinculadas a la idiosincrasia de los argentinos y su acervo cultural.

En “Prisma” conviven entonces «Polémica en el bar: la previa a las elecciones presidenciales, 1995«, “Reportaje a Olmedo, sus comienzos, 1960”, “Charly García en Mendoza, 2000” y “Monzón en comunicación con Lanusse, tras la pelea con Griffith, 1971”. Es decir, mucho (mucho) material para los fanáticos de la memorabilia que perfectamente puede ponerse a la par del mítico Archivo British Pathe.

El director de «Prisma» e historiador Javier Trímboli transmitió la importancia de la puesta a disposición del público de este material a la necesidad social de la memoria. “Después de la crisis de 2001 se le empieza a adjudicar a la memoria un lugar fundamental en la trama de nuestra cultura, entendiendo que tanto el presente como el futuro están a ella ligados”, explicó. Esto permite pensar en una nueva etapa de la consideración social de la historia, mucho más cercana a la población en general que a las academias. En palabras del historiador se trataría de una “mutación en la valoración del pasado que, con la diferencia de algunos años, ocurrió en distantes geografías y culturas”.

«Prisma» también viene a recomponer una oscura trama de complicidades en torno a la pérdida del patrimonio fílmico que ocurrió entre 1977 y 1978, cuando se produjo la mudanza del viejo Canal 7 para crear ATC en el edificio de Figueroa Alcorta y Tagle, lo que generó un complejo entramado de robos y “secuestros”, de los que se suele hablar mucho, pero poco se sabe.

En relación a esto, la responsable de contenidos de «Prisma» y también historiadora Julia Rosemberg señala: “Cuando la última dictadura militar impulsaba una remodelación regresiva de la sociedad en un intento refundacional, de nada valía preservar registros de lo que había sido nuestro siglo XX”. “Fue así que se abandonó un número difícil de imaginar de soportes fílmicos y videos pertenecientes al área artística del Canal”, señaló.

Sin embargo, Rosemberg distinguió las iniciativas oficiales durante la dictadura con la resistencia de los trabajadores del Canal, que fue lo que permitió que hoy se pudiera recuperar mucho del material olvidado: “Fueron ellos quienes preservaron los rollos de la ruina física y simbólica”, destacó.

En días en los que el slogan “volver a los 90’s” adquiere una vigencia popular inusitada pero fundamentalmente, demoniza el pasado presentándolo como ese lugar oscuro al que nadie quiere volver, saludamos desde acá esta iniciativa, con plena conciencia del valor educativo y cultural que tiene la historia para todos. Y mientras muchos quieren “mirar para adelante”, los historiadores seguiremos buscando atrás respuestas, preguntas y alguna que otra carcajada.

Leticia Cappellotto, historiadora y docente (UBA) – @tododoble

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas