Economía

6 octubre, 2015

Aníbal Fernández: “El agroquímico no tiene nada de malo”

El jefe de Gabinete de la Nación y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria, Aníbal Fernández, presentó su equipo para el Ministerio de Asuntos Agrarios. Varios de ellos, vinculados al sector privado y otros tantos actuales funcionarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

El jefe de Gabinete de la Nación y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria, Aníbal Fernández, presentó su equipo para el Ministerio de Asuntos Agrarios. Varios de ellos, vinculados al sector privado y otros tantos actuales funcionarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

En primer lugar Fernández señaló que su ministro de Asuntos Agrarios sería Roberto Domenech, actual presidente de la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) y vicepresidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), a quien presentó como su amigo personal. Domenech fue subsecretario de Políticas Agropecuarias y Alimentos cuando Fernández era ministro de la Producción y Eduardo Duhalde, presidente de la Nación. Está vinculado a la avicultura industrial desde 1963 y fue uno de los gestores del proceso de integración avícola iniciado en 1976.

El otro “plato fuerte”, como lo presentó el jefe de ministros, fue Gabriel Delgado, actual secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y uno de los funcionarios de mayor confianza del actual ministro Carlos Casamiquela. Delgado será presidente del Banco Provincia, responsable de los créditos a los productores agropecuarios. “El sector productivo va a recuperar el asiento en el directorio del Banco de la Provincia de Buenos Aires”, afirmó Fernández, y dijo que así el banco tendrá “cara de campo”.

Delgado se formó en el Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (CEMA), es licenciado en Economía Agropecuaria y doctor en Finanzas. “Somos un grupo de profesionales con pasión por las políticas públicas”, tuiteó luego de los anuncios, haciendo énfasis en su perfil técnico-profesional.

El desarrollo de la biotecnología ha sido uno de los ejes claves de su gestión, a tal punto que acaba de presentar los dos primeros eventos biotecnológicos desarrollados en Argentina, a través de la articulación del Estado con el sector privado, lo que muestra claramente que sus políticas están orientadas a legitimar y no a cambiar el modelo productivo del agronegocio.

Respecto a este tema, Fernández fue claro cuando habló de organizar a los productores periurbanos: “El agroquímico no tiene nada de malo. Soy un hombre absolutamente convencido de la siembra directa en tanto y en cuanto nos organicemos”.

En el área de Agricultura, el responsable del Gobierno provincial será, en caso de que Aníbal Fernández gane la elección, Mariano Lechardoy, también funcionario de la actual cartera agropecuaria nacional. Es ingeniero agrónomo y máster en Business Administration por la Universitat de Barcelona, especialista en Comercialización y Financiamiento. En Pesca, el nombre fue Néstor Bustamante, actual subsecretario de Pesca y Acuicultura, en tanto que en Ganadería, el designado sería el actual subsecretario de esa área de la cartera nacional, Jorge Dillon.

Tanto Bustamante como Dillon y Lechardoy forman parte hoy del equipo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, encabezada por Gabriel Delgado, quien tiene un recorrido en el INTA al lado del actual ministro Casamiquela, y quien desde abril de 2003 hasta su asunción como secretario, fue director de Innovaciones Tecnológicas Agropecuarias (Intea), que funciona como articulador entre el INTA y los actores de la cadena agroindustrial.

Sobran datos para inferir el marcado perfil de agronegocios de Delgado. Recordemos que fue él quien presentó este año desde el Gobierno y junto al jefe de Gabinete el que fue el primer proyecto de decreto de necesidad de urgencia y luego un proyecto de ley que intenta legitimar los pagos por el derecho de propiedad intelectual de las semillas.

Elbio Laucirica de Coninagro y Alejandro Lahitte de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), integrantes del Consejo Directivo del INTA, fueron entrevistados en diciembre de 2013 por el programa Bichos de Campo de Radio Rivadavia y se mostraron esperanzados por los flamantes funcionarios cercanos al INTA. Resaltaron la buena relación de Casamiquela y del INTA con la Mesa de Enlace y afirmaron que “son buenos funcionarios los que lo están acompañando”.

Por su parte, el periodista Matías Longoni, habló de “oxigenación” y “revancha” en el Gobierno por parte de los técnicos. Cabe aclarar que las entidades del agro (no las de la agricultura familiar ni las representativas del campesinado), siempre tuvieron lugar en la mesa directiva del INTA.

Hace dos semanas, el diario La Nación publicó una nota de opinión de Gabriel Delgado donde sostiene: “En el Ministerio de Agricultura creemos que las empresas que invierten en tecnología deben recibir una retribución”, en relación con el tema del cobro de regalías por las semillas.

Otros nombres que sonaron en las palabras de Aníbal fueron: Luis Carné, actual vicepresidente del Senasa; Luciano Zarich, también funcionario del ministerio nacional; Walter Martin, hoy coordinador del Programa Cambio Rural II (ingeniero agrónomo con un posgrado en Agronegocios); Agustin Pérez Andrich; José Luis Boffi, máster en Dirección de Empresas del CEMA; Cristiano Casini, ingeniero agrónomo de la Universidad Católica de Córdoba, con posgrados especializados en Tecnología de Semillas, Genética y Mejoramiento Genético en Mississipi, entre otros.

El nombre que llamó la atención y no cuajaba en el equipo ni por su edad, ni por su imagen, ni por su procedencia política, fue el de Joaquín Santos, “un pibito, pero que la sabe lunga”, según el mandatario. Santos es también ingeniero agrónomo especialista en Riego y militante de La Cámpora, cuyo perfil político poco tiene que ver con los perfiles de los demás funcionarios que conformarían el mismo gabinete.

Al final del acto, Aníbal Fernández fue abordado por los periodistas y respondió algunas preguntas con respecto a las políticas agropecuarias que tiene pensadas para la provincia: “Tenemos la cabeza muy clara de hacia dónde queremos ir. El campo uno lo lleva en la sangre”.

Cuando fue consultado por la política agropecuaria de la provincia y la nacional en los años de kirchnerismo, se negó a responder y afirmó que piensa a partir de diciembre, pero que no opinaría sobre lo anterior. Manifestó su intención de manejar provincialmente la producción de trigo y maiz y aseguró que “va a ordenar el tema semillas”.

Respecto a los derechos de exportación y el discurso opositor que promete bajar las retenciones, señaló: “Hablan de lo que no saben. Hoy son 90 mil millones de pesos, díganme con que lo van a reemplazar”. Pero a la vez aseveró con énfasis que “no va a aumentar la presión tributaria”.

Finalmente, destacó que su intención es “conciliar las políticas públicas con todos los chacareros y representar a los chacareros de la provincia de Buenos Aires para debatir con el Estado nacional”.

La pregunta que queda por responder es cuáles son los funcionarios del Gobierno nacional que ocuparán los cargos que deja libres el equipo de Delgado y Casamiquela y que serán los encargados de articular con este posible gabinete.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas