Mundo Gremial

23 diciembre, 2014

Los trabajadores de Lear volvieron a la fábrica

Después de seis meses, los obreros despedidos regresaron a su lugar de trabajo. Con presencia del Ministerio de Trabajo, firmaron un acta que anula los despidos.

El día de ayer se concretó la victoria de una larga lucha. La justicia había ordenado la reincorporación de los trabajadores al entender que la empresa no había seguido los pasos que establece la ley cuando se realizan despidos masivos.

Pese al histórico triunfo que significó doblegar la decisión de la multinacional, la jornada del lunes comenzó tensa. La confrontación directa, una constante en el caso Lear, se hizo otra vez presente y los trabajadores cortaron la colectora de la Avenida Panamericana por algunas horas.

La razón del piquete fueron las trabas que la empresa se empeñó en poner para dilatar el ingreso de los obreros. Previendo esto, desde el Ministerio de Trabajo arribó una comitiva de inspectores para garantizar el cumplimiento del fallo judicial.

De esta manera, las puertas estaban cerradas ya que la empresa adelantó las vacaciones. Además, se negó a abonar los salarios adeudados desde el momento del despido hasta la fecha. Por otra parte, la gerencia se comprometió a pagar las vacaciones antes de fin de año.

Ante esto, el delegado Rubén Matu afirmó que “a pesar de que la empresa les otorgó vacaciones a partir de hoy, logramos que los compañeros vuelvan a sus puestos de trabajo y que hoy pudieran ingresar a la planta para firmar los papeles correspondientes, para así tener la imagen del regreso tras varios meses de lucha”.

Empresa y sindicato

Junto a las maniobras de la patronal, también estuvo presente el Sindicato de Mecánicos (SMATA) para evitar el reingreso de los despedidos. Durante todo el conflicto el Sindicato de Mecánicos se mantuvo distante de los trabajadores a los que debe defender.

Esto no sólo marcó la falta de solidaridad o representación con las bases. El sindicato dirigido por Ricardo Pignanelli se puso lisa y llanamente del lado de la autopartista de capitales estadounidenses.

Las declaraciones que sacó el SMATA, donde demonizaba el reclamo de los trabajadores despedidos, quedará entre los recuerdos más tristes de un sindicato con una importante tradición de lucha y resistencia en el movimiento obrero.

De esta manera, cobra perspectiva la magnitud de la lucha que llevaron a cabo los trabajadores. No sólo enfrentan a su patronal y, si se quiere, a las fuerzas de seguridad. También deben enfrentarse a una conducción sindical cuya única respuesta ante el surgimiento de comisiones internas combativas es adoptar la postura de la empresa.

La prioridad, parece ser, es la de defender el modelo sindical vigente pero ya caduco desde hace años; dejando de lado los intereses reales e inmediatos de los trabajadores.

Finalmente, uno a uno, los trabajadores entraron a la planta. Allí, bajo la supervisión de los funcionarios de la cartera laboral, firmaron el acta en el que la empresa reconoce la reincorporación. Dicha acta establece la vuelta a los puestos de trabajo el 19 de enero, después de las vacaciones establecidas por la multinacional.

Una vez firmadas las actas, los trabajadores levantaron el corte.

 

Santiago Lecuna – @santirayado

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas