Derechos Humanos

16 diciembre, 2014

Fernando Esteche: «La Justicia es algo por lo que peleamos, esta gente es el Poder Judicial»

Este lunes el dirigente de Quebracho, Fernando Esteche, obtuvo la libertad condicional luego de pasar más de un año detenido en el penal de Ezeiza. En diálogo con Radio Sur analizó la campaña por su libertad, sus tiempo en prisión y los pasos a seguir.

Este lunes el dirigente de Quebracho, Fernando Esteche, obtuvo la libertad condicional luego de pasar más de un año detenido en el penal de Ezeiza. En diálogo con Radio Sur analizó la campaña por su libertad, sus tiempo en prisión y los pasos a seguir.

«Ahora estamos haciendo los trámites postlibertad, yendo al juzgado y esas cuestiones pero bien. Con la preocupación del Boli Lescano todavía detenido pero satisfecho con lo que hemos logrado de construir este arco de solidaridad muy grande que nos permitió conquistar la libertad», fue lo primero que dijo Fernando Esteche mostrando preocupación por su compañero.

Es que Raúl «el Boli» Lescano fue condenado a prisión junto con Esteche y permanece detenido aunque en prisión domiciliaria luego de sufrir un Accidente Cerebro Vascular mientras estaba en la cárcel. Esteche comentó que están «haciendo gestiones y presentamos un recurso extraordinario para la libertad condicional del Boli que esperamos que salga en los próximos días antes de navidad».

Según un comunicado del Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho, al igual que con el dirigente recientemente liberado (que se recibió de doctor estando preso y eso fue considerado por el tribunal al momento de dictar la libertad condicional) para Lescano se presentó un pedido similar ya que «terminó la escuela secundaria estando en prisión».

Consultado sobre qué significa estar en libertad condicional, Esteche subrayó que «en principio es la soltura de poder estar en la calle». Ahora bien «después tenés una serie de compromisos que asumís con el juzgado» entre los que se cuentan la realización de «trabajo comunitario, chequeo quincenal de presentarnos ante el juzgado y el patronato del liberado, algunas inhibiciones como manejar, tomar alcohol».

Además, el carácter específico de la libertad condicional está dado porque «en la medida que cometas algún delito, al margen de la dimensión que tenga, se corta y tenés que volver a cumplir la condena de punta a punta».

Por otra parte, el entrevistado planteó su mirada respecto al Poder Judicial al cual diferenció de la «Justicia». «La Justicia es algo por lo que nosotros peleamos», afirmó. Mientras que «cuando hablamos de esta gente [por los jueces] hablamos del Poder Judicial».

«Desde el Martín Fierro para acá todo el mundo sabe que es una institución humana atravesada por las pasiones humanas entonces tenés gente maravillosa (poca) como una gran cantidad de porquería», sentenció el dirigente de Quebracho.

Para que no queden dudas de su posición, Esteche añadió: «Creemos que en el Poder Judicial está atrincherado lo peor de la reacción y el revanchismo neoconservador que hay en la Argentina. Y son los responsables tanto de estas causas, como las absoluciones de Cavallo, De la Rua, Sobisch».

Ante la pregunta de qué es lo que hará en los próximos días respondió: «Tengo mi bebé, mis hijas, mi familia, voy a encontrarme con ellos y en lo inmediato empezar a participar y protagonizar la construcción de nuestra organización y la política que estamos planteando. Así que en lo inmediato volver a la militancia con gran expectativa en el año que viene respecto a la posibilidad de construir unidad popular».

También recordó de su año en Ezeiza «lo maravilloso fue la solidaridad, las visitas de tantos y tantos compañeros, dirigentes políticos, funcionarios, diputados. Grandes amigos adentro que nos quedan».

«Fue un año complejo», reconoció ya que «la falta de libertad es un tema que cualquiera podría imaginarse que es duro pero por otro lado lejos del escarmiento nos han fortalecido». Hoy por hoy «salimos con fuerza, con expectativas, con muchas ganas de hacer cosas, sin arrepentimientos y con un año que nos permitieron evaluar, madurar, balancear, así que mucho más armados para adelante».

Finalmente recordó que el fue juzgado y sentenciado por un escrache a un local del entonces gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, ante el asesinato por parte de la policía provincial del maestro Carlos Fuentealba en 2007. «Yo no estuve en el escrache a Sobisch. Yo estoy condenado sin haber estado».

Sin embargo «reivindicamos ese escrache como manifestación de solidaridad e indignación de nuestro pueblo, o de un pedacito de él por lo menos», concluyó.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas