Nacionales

12 septiembre, 2014

¿Se aplica la Ley de Comunas en la Ciudad de Buenos Aires?

La legislación sancionada en 2005 tiene como objetivo descentralizar distintos aspectos de la gestión política y administrativa de la Ciudad y promover la participación ciudadana en el gobierno porteño. Pero, ¿cuáles son las trabas para su aplicación? La mirada de representantes electos en las Comunas de distintos espacios políticos.

La legislación sancionada en 2005 tiene como objetivo descentralizar distintos aspectos de la gestión política y administrativa de la Ciudad y promover la participación ciudadana en el gobierno porteño. Pero, ¿cuáles son las trabas para su aplicación? La mirada de representantes electos en las Comunas de distintos espacios políticos.

Las Comunas son, según la Ley 1777, “unidades de gestión política y administrativa descentralizada con competencia territorial, patrimonio y personería jurídica propia”. Fueron establecidas en 1996, al sancionarse la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, reglamentadas en 2005, durante el gobierno de Aníbal Ibarra, a través de la mencionada ley y sus límites fueron fijados en 2008 por la Ley 2650, bajo la jefatura de gobierno de Mauricio Macri. Así, la Ciudad quedó distribuida en 15 Comunas que nuclean a los 48 barrios porteños.

Tienen como objetivos, de acuerdo a la legislación: promover la descentralización y facilitar la desconcentración de las funciones del Gobierno de la Ciudad, preservando su integridad territorial; facilitar la participación de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones y en el control de los asuntos públicos; promover el desarrollo de mecanismos de democracia directa; mejorar la eficiencia y la calidad de las prestaciones que brinda el Gobierno de la Ciudad; implementar medidas de equidad, redistribución y compensación de diferencias estructurales a favor de las zonas más desfavorecidas de la ciudad; preservar, recuperar, proteger y difundir el patrimonio y la identidad cultural de los distintos barrios; consolidar la cultura democrática participativa; cuidar el interés general de la ciudad; y asegurar el desarrollo sustentable.

Vale mencionar que, como órganos descentralizados de gobierno, cada una de las Comunas tiene una instancia de decisión compuesta por la Junta Comunal y su Presidente. Los siete miembros que la componen surgen de los comicios y se mantienen en sus cargos por cuatro años. El Presidente de la Junta es aquel que obtiene la mayor cantidad de votos en las elecciones, que coinciden con las ejecutivas y legislativas porteñas. Al momento todos los “comuneros” se encuentran transitando su primer mandato tras realizarse la primera elección en 2011, con mandato hasta 2015.

Además, cada Comuna cuenta con un Consejo Consultivo integrado por “representantes de entidades vecinales no gubernamentales, partidos políticos, redes y otras formas de organización con intereses o actuación en el ámbito territorial de la Comuna”, según indica la ley 1777. Este Consejo asesora a la Junta Comunal y también puede, entre otras cuestiones, “canalizar las demandas, presentar propuestas y definir las prioridades”.

Dentro de sus atribuciones, las Comunas pueden y deben encargarse de la planificación, ejecución y control de trabajos de mantenimiento urbano de calles secundarias, de los espacios verdes, de la elaboración participativa del presupuesto porteño, de iniciativas legislativas y proyectos de decretos al Poder Ejecutivo y de “llevar adelante toda acción que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes y al desarrollo local”.

La mirada de los “comuneros”MAPA COMUNAS zona sur

Pero entre el papel y la realidad hay una amplia distancia. Carlos Méndez, integrante de Unidad Popular y de la Junta Comunal nro. 15 (Chacarita, Villa Crespo, Paternal, Villa Ortúzar, Agronomía y Parque Chas), ejemplificó la situación actual de las Comunas en diálogo con Todos los días un poco en Radio Sur: “No podemos elegir que empresa va a realizar determinado trabajo, no sabemos cuanto cobran, no manejamos el presupuesto para contratar a esas empresas. En el mejor de los casos solo les podemos decir qué es lo que tienen que hacer y esperar que el Ejecutivo porteño acuerde con lo que nosotros decimos”.

Desde la Comuna 6 (Caballito), Ondina Fraga, del Frente para la Victoria (FpV) coincidió en que la Ley no se cumple “para nada”. “El incumplimiento es de orden político”, afirmó, “hay un deseo de no descentralizar”.

Paula Resels, por su parte, del Movimiento Popular La Dignidad y representante de la Comuna 11 (Villa Gral. Mitre, Villa Devoto, Villa del Parque y Villa Santa Rita), reclamó que “un montón de atribuciones de las Comunas” siguen estando a cargo de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, a cargo de Juan Eduardo Machiavelli.

La integrante de Nuevo Encuentro – FpV y “comunera” por los barrios de San Cristóbal y Balvanera (Comuna 3), María Suárez, también se refirió al respecto en Radio Sur. “Las Comunas no tienen jurisdicción, no tienen autonomía y no manejan presupuesto propio”, indicó.

En el mismo sentido opinó Méndez, que dijo que el “margen de acción es completamente nulo”. “No manejamos ningún tipo de presupuesto”, declaró. Coincidió Fraga también: “Básicamente lo que hizo el gobierno de la Ciudad es pasar todo a la órbita de Macchiaveli y él básicamente define todo”. “Si vos no tenés presupuesto participativo, presupuesto para definir cosas, todo se va diluyendo”, agregó Suárez.

En su totalidad, los comuneros de la oposición porteña coincidieron en lo limitado del accionar posible de las Comunas y en la casi nula inserción que tienen en los barrios, al tener poca capacidad de resolución de problemas e iniciativa.

La interpretación del Pro: “El vecino no nos votó para hablar de política”

Pero la mirada desde el partido oficialista en la Ciudad se despegó de la crítica opositora. Walter Klix, de la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco), calificó la situación actual de aplicación de la Ley de Comunas como “una etapa de transición” y que “se sabía que los primeros cuatro años iban a ser así”. Sobre la cuestión presupuestaria, negó que en la actualidad falten recursos y remarcó que “se ha traspasado gran parte de las facultades a las Comunas y en 2015 se habrá traspasado la totalidad”. “No es fácil”, insistió.

Cabe recordar que en las elecciones de 2011, el Pro triunfó en la mayoría de las Juntas Comunales:

Tatiana Aranda - Agencia TAO
Tatiana Aranda – Agencia TAO

A pesar de la casi obvia diferencia de lectura entre el referente del Pro y los comuneros de los distintos sectores de la oposición sobre el funcionamiento actual de las Comunas, otra de las cuestiones que los distanció fue la mirada sobre rol que deben tener éstas y sus dirigentes electos. Para Klix, que a su vez es uno de los dirigentes de la Juventud del Pro, “hay comuneros que no han entendido para qué los han votado los vecinos”. “Muchos han accedido a los cargos en las Juntas Comunales pura y exclusivamente para hacer política y hacer oposición”, expresó. “El vecino no nos votó para hablar de política sino para ocuparnos de que el árbol esté podado o la calle arreglada”, agregó.

“Los juntistas no fuimos electos para hacer política sino para estar al servicio de los 200 mil vecinos que nos han votado”, insistió el comunero del Pro.

Discutir con la idea de qué es hacer política es una constante al pensar en el gobierno de Mauricio Macri. Pero en este caso llama la atención la ceguera ante un rol como el del “comunero” que surge de elecciones abiertas y obligatorias a través de listas partidarias.

A casi 20 años de haberse mencionado como estructura de gobierno en la Constitución de la Ciudad y casi diez años después de la sanción de la Ley que las regula, hoy por hoy siguen siendo una mera formalidad, con la única capacidad concreta de definir arreglar tal o cual calle (secundaria, ni hablar de las avenidas) o podar tal o cual árbol. Pero más allá de eso, la idea de un órgano descentralizado de gobierno, que pueda tener arraigo en las problemáticas territoriales e iniciativa legislativa e incidencia real en las políticas públicas porteñas, sigue siendo un interesante proyecto. Lo que falta es voluntad política concreta para avanzar en la construcción de una ciudad que no mire todo desde la Plaza de Mayo, sino que empape al gobierno de barrio.

Julia de Titto – @julitadt

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas