Ambiente y Hábitat

22 diciembre, 2021

Chico Mendes ecosocialista

Se cumplen 33 años del cobarde asesinato del luchador ambientalista brasilero y precursor de una visión holistica de la relación entre el hombre y la naturaleza. En estos tiempos de crisis socio ecológica su legado sigue vigente y más necesario que nunca.

Francisco Alves Mendes Filho nació en el Seringal Porto Rico, en el municipio de Xapuri el 15 de diciembre de 1944; hijo de padres originarios del noreste de Brasil que migraron a la Amazonia como muchos otros campesinos empobrecidos.

En 1975, cuando ya militaba en las comunidades eclesiásticas de base (las Cebs), fundó el primer sindicato de trabajadores rurales en la ciudad de Brasiléia, en Acre, junto con su amigo Wilson Pinheiro.

En marzo de 1976 organiza con varios compañeros el primer Empate en el Seringal Carmen. Un Empate consistía en la reunión de hombres, mujeres y niños en los seringales, bajo el liderazgo de los sindicatos, para tratar de impedir, con su presencia, la deforestación de la selva, por parte de los ganaderos

En 1984, en un encuentro nacional de trabajadores rurales, Chico Mendes defiende una propuesta, osada para la época, en la que planteaba que la reforma agraria debería respetar los contextos sociales y culturales específicos y, un año después, al fundar el Consejo Nacional de Seringueiros en Brasilia, comienza a desarrollar, junto con sus compañeros, el modelo de la Reserva Extractivista. 

Esta idea constituye una verdadera revolución en la concepción de unidades de conservación ambiental pues, por primera vez, no separaba al hombre de la naturaleza. Chico Mendes acostumbraba a decir que la Reserva Extractivista era la reforma agraria de los seringueiros.

En estos tiempos donde la crisis socio ecológica y civilizatoria se entiende como una profunda crisis epistemológica y ontológica de los patrones civilizatorios de la modernidad capitalista y colonial, Chico anticipa tempranamente una visión biocéntrica en la relación con la naturaleza, de no separación de está con la cultura, la sociedad y los seres humanos para dejar de entenderla como un objeto que se puede monetizar y explotar infinitamente.

El 22 de diciembre de 1988, asesinos ligados a la UDR (Unión Democrática Ruralista), lo matan de un disparo en su casa. Sin embargo su lucha y pensamiento sigue más vivo que nunca.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas