Nacionales

15 noviembre, 2021

El negacionismo del terrorismo de Estado llegó al Congreso

Victoria Villarruel, defensora de genocidas, será diputada nacional por el distrito porteño. Los votos del macrismo sumados a la ultraderecha de Milei, representan el 60% del electorado de la CABA. Las discusiones en torno a este fenómeno.

Foto: Alfredo Luna.

Presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTyV), defensora de genocidas y negadora del terrorismo de Estado cometido por la última dictadura cívico militar, Victoria Villarruel segunda candidata a diputada de Avanza Libertad, será parte de la Cámara Baja del Congreso de la Nación.

Esta madrugada, durante los festejos en el búnker de este espacio autopercibido libertario ocurrió un hecho alarmante: mientras Villarroel daba su discurso, un custodio de la abogada negacionista irrumpió en el escenario y amagó con sacar un arma para intimidar a alguien del público que quería subirse al escenario. No hubo siquiera un gesto de sobresalto o estupor de los y las presentes en el escenario. Todo un símbolo de la violencia que alimenta a esta fuerza política.

No era ninguna novedad la presencia de negacionistas en las listas «libertarias». Sin embargo, no deja de ser un hecho más que preocupante en un país donde la lucha por los derechos humanos son ejemplo en el mundo. 

Además de Villarruel, también figuraba como candidata María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur y dirigente porteña del Partido NOS. El partido NOS, a nivel nacional, es presidido por el ex militar Juan José Gómez Centurión, quien en reiteradas veces sostuvo que en la Argentina no hubo un plan sistemático de los militares para desaparecer personas.

Con el 99,4% de las mesas escrutadas, el espacio de Milei alcanzó un 17% de los votos. Unos 310.036 porteños eligieron esta opción de ultraderecha. En las PASO habían sacado un 13% lo que representa  unos 238.552 votos.

Si a los votos «libertarios» se le suman los obtenidos por María Eugenia Vidal de Juntos por el Cambio, un 64% del electorado de la Ciudad, más de un millón de votantes, eligieron opciones de derecha. 

La ultraderecha creció, por ahora, como un fenómeno principalmente porteño. A nivel nacional, la izquierda del FIT es claramente la tercera fuerza con muy buenas performances en algunas provincias y una elección histórica en Jujuy de la mano del gremialista Alejandro Vilca.

Cabe preguntarse, ¿A qué obedece el crecimiento de la ultraderecha en CABA?. O indagando en un nivel más general y nacional ¿Por qué una derecha que destruyó y endeudó de manera ruinosa al país cuando fue gobierno sigue siendo competitiva y fuga votos hacía opciones radicalizadas en el principal distrito de Argentina? 

¿Qué explicación prima en el oficialismo? ¿La resignación que señala una derechización de la sociedad desde una mirada porteñocéntrica o la mirada en los errores que la misma Cristina Fernández señaló en su carta postpaso? 

No es un dilema menor de cara al difícil escenario que se viene con un FMI endurecido que va a exigir más ajuste en una sociedad donde cada vez son más los que no llegan a fin de mes. Porque la resignación posibilista puede licuar rápidamente este aire que el gobierno consiguió en estas elecciones que al fin y al cabo no dejan de ser una derrota que muestra el desencanto y enojo con el rumbo elegido hasta el momento.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas