El Mundo

5 octubre, 2021

Miguel Enríquez: a 47 años de su último combate

Este 5 de octubre se cumple otro aniversario de la muerte Miguel Enríquez, secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile, asesinado por la dictadura de Pinochet. Así recuerda Notas al revolucionario chileno.

Un 5 de octubre fue asesinado Miguel Enríquez, secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile. Aquella tarde de 1974, la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), con un fuerte operativo, rodeó la calle Santa Fe 725, donde Enríquez se encontraba con su compañera Carmen Castillo, y abrió fuego.

Después de un nutrido intercambio de disparos, el secretario general de MIR cayó en combate. Carmen Castillo, gravemente herida, sobrevivió, pero perdió al hijo que esperaban con Miguel. La dictadura festejó el asesinato como uno de sus mayores triunfos, hacía poco más de un año que había derrocado al gobierno de Salvador Allende.

Miguel Enríquez se había integrado a la vida política a partir de su militancia universitaria a comienzos de 1961. Su primer contacto será con el Partido Socialista, en la Universidad de Concepción. La ruptura, sin embargo, llegará pocos años después, y a partir del Congreso de Unidad Revolucionaria, celebrado en agosto de 1965, será el actor central del naciente Movimiento de Izquierda Revolucionaria.

La llegada al gobierno de Allende en noviembre de 1970 aumentará las tensiones entre los integrantes del MIR y la Unidad Popular. El debate sobre la estrategia a seguir para la construcción del socialismo en Chile marcaba la pauta. Para la fuerza conducida por Miguel Enríquez la consigna de la etapa era “luchar, crear, poder popular”.

Desde fines de los 60’ y principios de los 70’, el MIR comenzará a desarrollar una política de acercamiento y colaboración con otras organizaciones político-militares de la región, como el PRT-ERP de Argentina, el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros de Uruguay, y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia.

Puesto en marcha el golpe de Estado contra Allende, el 11 de septiembre de 1973, Miguel Enríquez ofrecerá la participación del MIR para sacar al presidente del Palacio de la Moneda, ponerlo a salvaguarda, y que desde la clandestinidad conduzca la resistencia contra la dictadura de Pinochet. La respuesta de Allende, que llegará por intermedio de su hija Tati, será contundente: “Ahora te toca a ti, Miguel”.

El MIR junto a sectores de la Unidad Popular intentará resistir al golpe. Los esfuerzos se concentrarán en los cordones industriales, particularmente los de Santa Rosa, Vicuña y San Joaquín. Miguel pasará a la clandestinidad, negándose en todo momento a abandonar Chile. En la calle Santa Fe librará su último combate.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas