Ambiente y Hábitat

20 septiembre, 2021

Comarcazo: repudio popular al megaproyecto inmobiliario vinculado a Lewis

El último sábado, vecinos y vecinas de El Bolsón realizaron una marcha para rechazar la explotación del cerro Perito Moreno en manos de la empresa Laderas S.A.

A través de una convocatoria de la Asamblea de Mallín en Defensa del Agua y La Tierra, vecinos y vecinas de El Bolsón se movilizaron para rechazar el proyecto de mega-loteo del cerro Perito Moreno impulsado por la empresa Laderas Perito Moreno S.A., vinculada al magnate británico Joe Lewis.

La iniciativa, titulada “Plan de Uso de Suelo” fue aprobada el 17 de agosto de este año por Ministerio de Producción de Río Negro a través de la Resolución Nº16/21, que habilita el desarrollo urbanístico sobre 287 hectáreas al pie del cerro, a pesar de que la zona esté protegida en el marco de la Ley Nacional de Bosques. Desde la Asamblea denunciaron que “hace unas semanas, la empresa ejecutora restableció los trabajos de deforestación, apertura de caminos y construcción, con permiso del Estado Municipal”.

La disputa comenzó en 2010 con la adquisición fraudulenta de las tierras entregadas a Mirta Soria, vieja pobladora de la Pampa de Ludden que, sin transcurrir ni un mes (cuando la ley establece su uso rural y la imposibilidad de venta o fraccionamiento por cinco años), fueron vendidas al empresario Maximiliano Mazza, dueño de Laderas, por $68 la hectárea.

Desde entonces, la empresa que “se apropió” del centro de esquí local con la connivencia del gobierno provincial chantajea a la comunidad con “retirarse” como licenciataria si no se realiza el loteo que “haría viable económicamente” dicho proyecto. Mazza es cuñado de Van Ditmar, empresario inmobiliario de Bariloche y representante de los intereses de Joe Lewis, propietario y explotador de las tierras de Lago Escondido. En los últimos meses, Laderas retomó la venta de los lotes, publicando en su página web 230 lotes de 3.000 metros cuadrados a más de 80 mil dólares la hectárea.

“Nosotros no tenemos ningún papel que diga que esto es de Joe Lewis. Sin embargo en 2004-2005, Nicolás Van Ditmar, el apoderado y administrador de Lewis en Lago Escondido, vino a una reunión en Mallín Ahogado a decir que Lewis había comprado esa tierra para hacer un aeropuerto. La gente se opuso y en el año 2008 se hizo un referéndum y ganó el ‘no’ al cambio de lugar del aeropuerto de El Bolsón a este lugar. En el año 2010 comienza a haber movimientos y en 2011 se abre la licitación de este proyecto. Por eso suponemos que es de Lewis”, explicó la asambleísta Silvia Rojas en una entrevista con Canal Abierto.

En un comunicado de la Asamblea, expresaron que “esta causa no es una novedad para los habitantes de la región”, ya que “las intenciones de la empresa tienen registros de hace, por lo menos, 10 años y desde ese momento los vecinos y vecinas se movilizan en contra del avance sobre las tierras. En 2011 interpusieron un amparo judicial a partir del cual rige la ‘Orden de No Innovar’”.

“El motivo principal por el que se defiende esa zona del cerro es porque de allí recibe agua todo Mallín Ahogado, desde la cuenca del Pedregoso, que es una cuenca que va hacia el norte, pero se desvía el agua. En esa ladera se encuentra el ‘segmento de tierra negra’, que actúa como una especie de esponja que retiene toda el agua que en el invierno es nieve y va drenando por ahí”, continuaron. Gracias a este proceso natural, las dos mil familias que viven en Mallín tienen acceso al agua potable.

“Si bien en Mallín Ahogado no hubo incendios, aquí a 20 kilómetros en la Cuesta del Ternero sí los hubo, es una zona rural parecida a esta. Estuvimos complicados y este verano que viene va a ser peor aún porque este año llovió el 59% menos de lo que es la media de lluvias. Nosotros en los veranos no nos vamos, nos quedamos en la chacra porque estamos en una situación de alerta permanente”, añadió Silvia Rojas.

En la misma línea, la Asamblea alertó que el loteo de los terrenos implica “el riesgo evidente en el abastecimiento de agua para la población rural”, “la violación a la normativa ambiental local”, “la violación de la medida de No Innovar, ordenada en 2011 (Expte: 25656/11_STJ)”, y la “fectación irreparable de las cuencas hídricas interjurisdiccionales (Rio Negro – Chubut)”. “El agua no se vende, se defiende”, concluyeron.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas