Política

16 septiembre, 2021

Myriam Bregman: “Algunos funcionarios recién se dieron cuenta con la elección que venían haciendo un ajuste”

La candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) analiza en esta entrevista los resultados de las primarias del 12 de septiembre donde su espacio político se ubicó como tercera fuerza a nivel nacional.

Myriam Bregman, abogada defensora de los derechos humanos y los trabajadores, encabeza la lista del Frente de Izquierda (FIT) para la Cámara de Diputados por la Ciudad de Buenos Aires. En las primarias del último domingo logró el 6,23% de los votos y quedó muy cerca de obtener una banca en las generales de noviembre. 

Además el FIT hizo una muy buena elección a nivel nacional quedando en tercer lugar detrás de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Según su mirada esto se debe a que lograron canalizar “parte del descontento de la clase trabajadora y los sectores populares, con un gobierno que desilusionó a muchos de sus votantes”. 

También asegura que, luego de diez años de existencia, la alianza de los partidos de izquierda se ha ganado “un reconocimiento importante en la clase trabajadora” ya que no son parte de “los privilegios que caracterizan a los políticos tradicionales, ya sean del peronismo o de Juntos por el Cambio”.

– El Frente de Izquierda hizo su mejor elección desde su conformación hace diez años ubicándose como tercera fuerza a nivel nacional y está muy cerca de lograr, por primera vez, una banca por la Ciudad de Buenos Aires. ¿Por qué considerás que, puntualmente en esta elección, pudieron dar ese salto? ¿Qué virtudes tuvo el frente y que factores externos influyeron para que se diera este crecimiento?

– Efectivamente fue nacionalmente nuestra mejor elección en una PASO y en CABA logramos un porcentaje aún mayor que el de anteriores elecciones generales. El pico más alto de la elección fue Jujuy, donde obtuvimos más del 23% de los votos. Pero también resultados muy buenos en Chubut, Santa Cruz y Neuquén, y fuimos tercera fuerza con un 5,2% en Provincia de Buenos Aires, superando Nicolás Del Caño a Espert y a Randazzo, a pesar del apoyo empresario y mediático que tuvieron estos últimos. 

Creo que de conjunto canalizamos parte del descontento de la clase trabajadora y los sectores populares, con un gobierno que desilusionó a muchos de sus votantes. No olvidemos que en buena medida el voto a Alberto Fernández fue para revertir la brutal caída de salarios y jubilaciones durante los cuatro años de Macri, y esto continuó con el gobierno del Frente de Todos. Además, nosotros estuvimos participando activamente en las luchas y reclamos de trabajadores y trabajadoras, por salario y contra los despidos o por tierra y vivienda, mientras los dirigentes sindicales miraron para otro lado. También en las luchas socio ambientales. Somos la única fuerza que denuncia el extractivismo y acompaña las luchas socioambientales, como en Mendoza o Chubut.

En la campaña pusimos en la agenda la reducción de la jornada laboral a 6 horas sin afectar el salario para repartir el trabajo entre ocupados y desocupados, una bandera de lucha para que sea tomada por el conjunto de la clase trabajadora, tanto precarizados como desocupados y ocupados “formales”. También el rechazo al acuerdo con el FMI, que va a hipotecar la economía nacional por una década.

Myriam Bregman 1
Myriam Bregman durante un acto de campaña en Parque Centenario (CABA)

En estos años nos hemos ganado un reconocimiento importante en la clase trabajadora, después de diez años de existencia de una coalición de izquierda en base a un programa anticapitalista y socialista, que claramente plantea que la lucha no es por gestionar este sistema sino por un gobierno de las y los trabajadores en ruptura con el capitalismo. Nosotros no somos parte de los privilegios que caracterizan a los políticos tradicionales, ya sean del peronismo o de Juntos por el Cambio.

Por último, y no menor, nosotros no somos candidatas o candidatos sueltos, sino parte de una fuerza militante con presencia en las fábricas, las escuelas, los barrios populares, el movimiento estudiantil y el movimiento de mujeres, con miles que en todo el país dieron la batalla política que se planteó en estas elecciones. Esa fuerza nos acompaña. 

– Si bien Juntos por el Cambio ganó la elección a nivel nacional, lo hizo con el mismo porcentaje de votos que obtuvo en 2019, es decir que en relación a la última elección la diferencia fue el retroceso del Frente de Todos ¿por qué crees que el oficialismo perdió tantos votos? ¿Evaluás que pueden revertir la situación de acá a noviembre?

– El gobierno recibió un golpe muy fuerte en estas PASO, con la pérdida de casi cinco millones de votos respecto de lo que obtuvo en 2019. Ganó solo en una de las ocho secciones electorales de la Provincia de Buenos Aires. Esto no es un mero producto de la herencia de Macri o de la pandemia sino de orientar la economía hacia el acuerdo con el FMI, lo cual implicó un ajuste de magnitud. 

De acuerdo a ciertas declaraciones, parece que algunos referentes del oficialismo recién se dieron cuenta con la elección que venían haciendo un ajuste en toda la línea, cuando el mismo Cavallo había felicitado a Guzmán. Todo el oficialismo, además, votó el presupuesto, que incluía la liquidación del IFE. Nadie los obligó tampoco a reprimir en Guernica a quienes luchaban por tierra y vivienda, para favorecer a especuladores inmobiliarios que querían construir un country con cancha de golf. 

Obviamente esto favoreció que Juntos por el Cambio levantara cabeza después de sus desastrosos cuatro años de gobierno, pero esto no resuelve las divisiones internas de la coalición opositora, entre un sector que busca correrse más al “centro” y otro más de derecha dura, corrido además por la ultraderecha de Milei y Espert. 

La elección mostró en gran medida un descontento más de conjunto, con el gobierno como principal pero no único destinatario. Ese descontento tuvo expresiones por derecha, por izquierda y también en no ir a votar o hacerlo en blanco. Claro que son expresiones que buscan salidas muy distintas. La derecha quiere profundizar el ajuste que ya está en curso mientras que nosotros proponemos un rumbo inverso, desconocer soberanamente una deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta.

– Más allá del buen resultado del FIT, en estas PASO hubo también avances de sectores de extrema derecha como el caso de Milei en CABA y el triunfo de la lista apoyada por Patricia Bullrich en Córdoba ¿Qué expresa para vos este fenómeno? ¿Es algo coyuntural o puede ser el comienzo de un crecimiento sostenido de esos sectores? ¿Cómo se los puede contrarrestar?

– Milei en particular viene desde hace unos años muy fogoneado por los medios en forma impresionante. No es solo él sino la presencia permanente de los economistas ultraliberales que van tratando de formar un sentido común favorable a sus políticas de ajuste permanente. En este caso se ligó con otros dos hechos. La radicalización de una parte de los votantes de Macri y un descontento más general con la “casta política” que ataca en su discurso. 

A esto hay que agregar la reacción ante los avances que hemos realizado desde el movimiento de mujeres, especialmente con la conquista del derecho al aborto. Entre sus votantes están quienes expresan una ultraderecha más militante junto con aquellos que lo votaron para expresar su bronca pero no necesariamente acuerdan con la mayoría de sus planteos. Es un fenómeno por ahora más parecido a Vox en el Estado Español, por el papel de derechizar las discusiones del sistema político, que a Bolsonaro o Trump, aunque puede convertirse en cualquiera de ellos si la crisis se desarrolla. Por ahora parece más bien un elemento de presión que puede usar Patricia Bullrich para disputar el liderazgo de la oposición. 

Myriam Bregman 2
Myriam Bregman junto a Nicolás del Caño, candidato a diputado del FIT en la provincia de Buenos Aires

Al revés de lo que hicieron sectores del gobierno, que fue darle manija con la especulación que le sacaría votos a Juntos por el Cambio, nosotros salimos a cruzarlos desde un primer momento porque no disminuimos para nada el surgimiento de una fuerza con valores ultra reaccionarios que se presenta como “anti sistema” pero que en realidad es un gran reaseguro del sistema. Sus ideas no expresan rebeldía sino la defensa enfervorizada de los privilegios de clase, de género, etc. Por eso misóginos, anti pobre, anti obreros, anti pueblos originarios. 

La forma de enfrentarlos y enfrentar sus puntos de vista decididamente, es organizar a los trabajadores y los jóvenes en una perspectiva radicalmente opuesta, para luchar por una sociedad socialista, donde la igualdad social real sea la base para el ejercicio de la libertad. No hay que permitirles que hagan demagogia con la palabra libertad. Ellos defienden un programa que solo puede implementarse con dictaduras como la de Videla o Pinochet y por eso llevan defensores de los genocidas en sus listas. Y son enemigos de los derechos de las mujeres: Milei dijo que a una mujer que aborta hay que procesarla por asesinato agravado por el vínculo. Yo creo, igualmente, que en el parlamento van a terminar votando todo con la oposición de Juntos por el Cambio, ahí se les va a acabar la demagogia contra la casta política.

– Por último, en caso de lograr la banca por CABA, ¿cuáles son las propuestas que tenes pensado impulsar en el Congreso?

– Obviamente lo que sea prioridad depende de la evolución de la crisis política que estamos atravesando, pero en principio vamos a luchar por implementar la reducción de la jornada laboral a 6 horas sin afectar el salario para repartir el trabajo entre ocupados y desocupados, lo cual sabemos sólo puede conquistarse producto de una gran lucha, como fue en su momento la conquista de la jornada de 8 horas. Junto con esto el rechazo al acuerdo con el FMI, el impulso a la ley de humedales y dar nuevo impulso al proyecto de emergencia en violencia de género que habíamos presentado en su momento con Nicolás del Caño y nunca quisieron poner en discusión. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas