Ambiente y Hábitat

9 agosto, 2021

Economía popular e Innovación en Mar del Plata

El sábado 7 se realizó la marcha de San Cayetano, dónde los movimientos sociales reclamaron por tierra, techo y trabajo. En esta nota exploramos otra cara de la economía popular: la de la innovación y el desarrollo científico-tecnológico.

La ciudad sin la movida del verano

Mar del Plata históricamente ha estado en los primeros puestos de las ciudades con mayor desocupación del país. Año tras año, esta noticia retumba en los medios de comunicación locales y nacionales, mostrando la contracara del mayor centro turístico del país. Estas dinámicas, sin embargo, también permiten contar otra historia, de trabajo y organización popular, necesarias para comprender todo aquello que no se muestra en “la feliz”.

Desde hace más de dos décadas, las organizaciones de los sectores populares tienen un papel central en la articulación y la generación de dinámicas de producción en diversos sectores de la ciudad. Como ejemplo, el Programa de Autoproducción de Alimentos se constituyó como una experiencia pionera que conjugó tanto a vecinos, organizaciones e instituciones como la Universidad de Mar del Plata, y en el contexto de la crisis del 2001 permitió generar un sistema innovador de aprovisionamiento y comercialización de alimentos de diverso tipo.

Desde esas experiencias hasta la actualidad, diversos movimientos se fueron sucediendo y al igual que en otras regiones de nuestro país, en estos espacios tomaron forma las diversas organizaciones de la Economía Popular. Ya no solamente como un paliativo a las temporadas que se terminan, sino como espacios de construcción y consolidación de experiencias socio-productivas que movilizan recursos y aportan a las dinámicas de crecimiento local.

En la actualidad las organizaciones poseen la potencialidad para ser actores del desarrollo social local. Su nivel de inserción territorial, así como sus trayectorias, les otorgan un lugar central para pensar el desarrollo futuro de la localidad. A su vez, son espacios de fuerte apuesta para construir procesos de desarrollo sustentable a nivel medioambiental. En el conjunto de instituciones territoriales, las de los sectores populares son las primeras en conceptualizar la dimensión medioambiental y del cuidado para poder lograr un desarrollo territorial sostenible. 

Las agendas institucionales y las misiones invisibilizadas

El entramado de instituciones estatales existentes en la ciudad logró a lo largo del tiempo generar ciertas dinámicas colaborativas con las organizaciones de la Economía Popular. Entre estas, la Universidad Nacional de Mar del Plata fue constituyendo espacios de trabajo y diálogo, representados en distintos tipos de proyectos, desde donde la extensión permitió construir varios espacios que han perdurado en el tiempo.

Pero fue durante el año 2018, cuando se transitaban momentos de crisis educativa e institucional, que emergieron en la universidad un conjunto de espacios que buscaban dar respuesta a preguntas que planteaban importantes debates sobre: “¿Qué ciencia para qué desarrollo? ¿Qué desarrollo para qué país?”. Los interrogantes se multiplicaron, una multiplicidad de actores se hicieron lugar y comenzó a emerger una necesidad central: la de comprender el lugar de la economía popular en los procesos de desarrollo científico-técnico, en la generación de dinámicas de innovación y, en último lugar, en el desarrollo económico de nuestro país.

Frente a esto, se redobló la apuesta y se dio lugar a las “Jornadas de Innovación Tecnológica Popular”, que permitió mostrar experiencias concretas de esas dinámicas de innovación pero que, principalmente, puso en tensión aquello que denominamos “misiones” de la universidad. Si bien existieron espacios de colaboración y trabajo, desde la Economía Popular se mostraba la capacidad de pensar la innovación y el desarrollo, algo que históricamente había pertenecido a la universidad.

Este recorrido partió de una red de colaboraciones que excedió el ámbito local y permitió que experiencias de otros espacios se acerquen, compañeres de lugares como la cooperativa “Reciclando Sueños” de La Matanza y el Laboratorio Abierto de Innovación y Economía Circular (LAB-IEC) de la Universidad Nacional de Quilmes, fueron parte de este esfuerzo por re-pensar la agenda de investigación y transferencia de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Así, y como punto cúlmine de este recorrido hace un año (de forma paralela a la pandemia), se pudo constituir el Programa de Innovación y Producción Popular (PIPP) en el contexto de la Secretaría de Vinculación y Transferencia de la Universidad.

Los procesos de innovación popular buscan salir de lógicas subalternas y avanzar en la generación de productos y procesos replicables y escalables. Esto implica entonces una apuesta por la generación de valor. Además, la posibilidad de consolidar a las organizaciones de los sectores populares contiene implícitamente el objetivo de generar procesos de innovación popular que contribuyan al desarrollo sustentable.

Innovación popular más allá del COVID-19

En el mes de mayo de 2020 el Programa de Innovación y Producción Popular realizó una convocatoria a Ideas-Proyectos en el marco de la pandemia del COVID-19 apuntando a la generación de Proyectos de Innovación Popular interdisciplinarios e intersectoriales, de un año de duración. La convocatoria estuvo destinada a investigadores, extensionistas, docentes, estudiantes, graduados, becarios, personal universitario.

El proceso de evaluación estuvo a cargo de comisiones integradas por miembros de la comunidad universitaria y del sistema de ciencia y tecnología, organizaciones populares tales como Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA). Dichas Comisiones tuvieron el objetivo de evaluar, organizar, articular y supervisar el armado de las áreas de trabajo interdisciplinario en base a las Idea-Proyectos seleccionadas en esta convocatoria.

Se presentaron 40 ideas-proyecto de las que quedaron seleccionadas 27 y fueron agrupadas por afinidad en cinco áreas temáticas: Soberanía alimentaria, Organización popular, Vivienda popular, Energías y Reciclados, y Educación y cuidado de niñes, adolescentes y adultes mayores.

Los proyectos -que abarcan múltiples dimensiones de estas áreas- no sólo mostraron la capacidad innovadora, sino que además lo hicieron para brindar soluciones a las problemáticas emergentes de la pandemia. De este modo, a partir de este breve pero intenso recorrido, se pudo avanzar en comprender que la economía popular irrumpe para re-pensar, re-configurar y re-imaginar las misiones universitarias, la innovación y el propio sistema científico-tecnológico.

Por Vera Alvarez, Tomás Javier Carrozza, Ayelén Cavalli y Carola Ruppel. Integrantes del Programa de Innovación y Producción popular. Secretaría de Vinculación y Transferencia Tecnológica – Universidad Nacional de Mar del Plata

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas