Deportes

2 julio, 2021

Tokio 2020: todo lo que tenés que saber

Los Juegos Olímpicos de Tokio, el evento deportivo más importante a nivel mundial que se había suspendido el año pasado por la pandemia del COVID-19, se realizará del 23 de julio al 8 de agosto como estaba previsto hace un año, pero con protocolos estrictos para evitar contagios. Acá, todo lo que tenes que saber.

Tokio 2020 con protocolos y público en los estadios

Si bien estamos en 2021, se seguirá llamando Tokio 2020. Como estaba previsto pero un año después, con los mismos eventos y mismas competencias, solo que se le agregarán protocolos estrictos para evitar contagios. “Podrían ser un faro de esperanza para el mundo en estos tiempos difíciles” decía el Comité Olímpico Internacional (COI) hace un año cuando garantizaban que los Juegos iban a realizarse.

El COI organiza los Juegos Olímpicos desde 1896 y en 125 años de historia sólo ha suspendido tres ediciones por las dos Guerras Mundiales de principio de siglo XX. El objetivo de no volver a suspender no solo tenía que ver con cumplir con los sponsors, sino también con mostrar que el mundo recuperaba la “normalidad”.

El objetivo de no volver a suspender no solo tenía que ver con cumplir con los sponsors, sino también con mostrar que el mundo recuperaba la “normalidad”

Más allá de la búsqueda de que todo sea como siempre, el evento contará con protocolos muy estrictos. La Villa Olímpica se ha construido en una isla de Tokio alejada del resto de la ciudad y les atletas no tendrán permitido salir de dicho espacio, salvo para entrenar y competir. No podrán usar transporte público, tendrán espacios y horarios restringidos para comer dentro de la Villa y se les solicitará que mantengan el menor contacto posible entre sí. Si no cumplen podría haber duras sanciones hasta suspensión y expulsión de la competencia deportiva. 

La única medida en debate es la exigencia del COI de recibir solamente atletas con vacunas aplicadas. Muches atletas (varies de la delegación británica) reclaman su autonomía a la hora de decidir si vacunarse o no, pero la organización asegura que la vacunación no solo protege a quien se vacuna sino que colabora con la protección de toda la burbuja olímpica y por eso exigen obligatoriedad.

Más allá del convencimiento del COI y la organización local de avanzar con los Juegos, la población nipona no vive esta situación con tranquilidad. En la última encuesta realizada, más del 80% fue crítico y proponía su postergación o cancelación. Las nuevas olas y cepas preocupan y la vacunación en el país oriental no supera el 20% de la población que teme el colapso del sistema de salud en el marco de un evento tan grande.

Al margen de los reclamos, los Juegos Olímpicos no están en duda y a tres semanas de la ceremonia inaugural todo sigue en pie. Las delegaciones tendrán una cantidad limitada de entrenadores, médicos y acompañantes y les atletas no podrán contar con la presencia de sus familias. El turismo olímpico tampoco estará habilitado, pero aseguran que los estadios podrán tener público japonés. Hablan de hasta 10 mil espectadores por estadio o el 50% de la capacidad del estadio.

Nuevas disciplinas, nuevos y nuevas cracks

Está será la 22da edición de los Juegos Olímpicos (19na si no contamos las suspensiones). Se realizarán en Tokio por segunda vez en la historia. La anterior había sido en 1968 en un mundo distinto. Bipolar, con las potencias utilizando los medalleros para su competencia imperial y sin tantos avances tecnológicos y comunicacionales que nos permitan observar todo y estar tan cerca. En este caso, estarán televisados todos los eventos y en Argentina se podrá ver po DeporTV o por TyC Sports o TyC Play (la señal de streaming del canal monopólico de deportes). Eso sí, para seguirlo todo en vivo habrá que mantenerse en vilo por las noches. Les noctámbules podrán disfrutar de las largas transmisiones de Gonzalo Bonadeo que parece no dormir en los 20 días que dura la competencia.

Se esperan más de 11 mil atletas de más de 200 países distintos. Hasta el momento sólo Corea del Norte decidió no participar de los JJOO en señal de boicot por desacuerdo de realizar la competencia en plena pandemia mundial y les atletas de Delegación rusa que quieran participar tendrán que hacerlo con bandera neutral ya que el Comité Olimpico ruso cumple una suspensión por situaciones dudosas con sus controles de dopaje. (Elena Ysinbayeva, récord olímpica en salto con garrocha, fue una de las que se negó a no representar a su bandera) 

La comeptencia incluirá 339 eventos repartidos en 33 deportes o disciplinas olímpicas. Karate, surf, escalada deportiva y skateboard harán su primera presentación en la meca del deporte y bmx free style y básquet 3×3 se incorporarán como nuevos eventos. La mayoría de estas incorporaciones se deben a que el COI buscaba incorporar deportes menos tradicionales que crecen en competencias y espectadores, más que nada en públicos juveniles que se alejan de los eventos deportivos más clásicos. 

Además de las novedades también estarán los deportes y disciplinas de siempre con nuevas pruebas, especialmente incorporando competencias femeninas y mixtas nuevas en atletismo, natación, triatlón, judo, tiro, tenis de mesa y tiro con arco. 

Con respecto a las figuras olímpicas, este será el primer Juego que no contaremos con la presencia de Usain Bolt y Michael Phelps, quizá los dos deportistas olímpicos más importantes de la historia. Ambos decidieron retirarse en Río de Janeiro. El velocista jamaiquino ganó 9 medallas doradas sin perder nunca una final y e nadador estadounidense ganó 28 medallas (23 de oro) en 4 ediciones (más medallas doradas que Argentina en toda su historia).

Con estas ausencias quizá podremos descubrir otres protagonistas. La gimnasta Simone Biles y la nadadora Katie Ledecky, ambas yanquis y la velocista jamaiquina Shelly Ann Fraser son las que seguramente se lleven toda la atención en sus comeptencias. Además el judoca francés Teddy Rinner y el saltador con garrocha sueco, Armand Duplantis serán otros altetas que hay que mirar. 

La gimnasta Simone Biles y la nadadora Katie Ledecky, ambas yanquis y la velocista jamaiquina Shelly Ann Fraser son las que seguramente se lleven toda la atención en sus comeptencias.

En los deportes colectivos, va a ser imposible perderse el torneo de básquet que contará con 8 o 9 delegaciones de altisimo nivel, en especial EEUU que volverá con las superestrellas de la NBA. También será recomendable ver a Francia y Noruega en handball masculino, al equipo femenino de voley cubano y obviamente los All Blacks en rugby 7.

Otro dato importante es la participación de Laurel Hubbard, levantadora de pesas neozelandesa que será la primera deportista transgénero de la historia del olimpismo, rompiendo las barreras binarias y muchísimos prejuicios de otres deporistas y organizadores. 

La delegación argentina, la cuarta más grande de la historia

Argentina tiene hasta el día de la fecha 176 deportistas que consiguieron su plaza para competir siendo la cuarta más grande de nuestra historia. Con dos deportistas más alcanzaríamos a la que pudimos enviar a Atlanta 96, aunque seguiríamos lejos de Londres 48 y Río 2016 (las dos ediciones que conseguimos 3 doradas) donde participaron más de 200 argentines.

Los regatistas Lange y Carranza serán nuestros abanderades. El COI está promoviendo las duplas mixtas como mensaje para la igualdad de género y el Comité Argentino decidió acompañar esa decisión. Además es un gran reconocimiento para la dupla que consiguió el único oro en uno de los deportes más exitosos de nuestro país aunque no tengan la difusión y el apoyo necesario. Especialmente para Santiago Lange que con 59 años participará de su séptimo Juego y buscará su cuarto podio personal.

La otra candidata a la bandera era la judoca Paula Peque Pareto, que hoy ya llegó a Tokio también dorada en Río y bronce en Pekín y que también vivirá sus últimos Juegos intentando mantenerse en lo más alto de su categoría (- 48 kg). Pero ella sola tuvo que bajarse de la disputa porque le tocará competir al día siguiente de la ceremonia inaugural.

Además de estos atletas, habrá que prestar atención a lo que pueda hacer los equipo de básquet y fútbol masculino y los dos equipos de hockey nacional. El fútbol aun siendo sub23 y el hockey nos presenta siempre como potencia y el basquet (con Luis Scola y Facundo Campazzo a la cabeza) es subcampeón del mundo e intentará volver al podio aunque tiene una competencia tremenda con equipos de altisima calidad.

Entre los deportes individuales no hay que perderse a la nadadora Delfina Pignatello, la joven promesa del deporte argentino que tendrá que competir con Ledecky pero ya alcanzar las finales sería un resultado muy importante. También intentarán alcanzar las finales los atletas Germán Chiaraviglio (saltador con garrocha), Belen Casetta (3000 con obstáculos), Eulalio Muñoz (maratonista), Ana Gallay y Fernanda Pereyra (beach voley), Sergio Alí Sotomayor (pentatlón), Fernanda Russo y Melisa Gil (tiro), Facundo Olezza, Sol Bramz, Victoria Travascio, Belén Tavella y Lourdes Hartkopf (vela).

Por último, está bien volver a recordar que estos Juegos tenían que ser la consagración de nuestro mejor lanzador de jabalinas de la historia, Braian Toledo, deportista que surgió de los juegos Evita, que saliendo del tercer cordón del conurbano ha alcanzado finales en los torneos de atletismo más importantes del mundo, juveniles y mayores y que el año pasado falleció por un accidente con su moto.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas