Géneros

7 abril, 2021

La justicia ordenó la absolución de Mariana Gómez

La joven había sido procesada por presuntas agresiones y resistencia a la autoridad, cuando efectivos de la Policía de la Ciudad la reprimieron por besarse con su esposa en la estación de Constitución en el año 2017.

Este miércoles, la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal, integrada por los Jueces Horacio Dias, Eugenio Sarrabayrouse y Daniel Morin, dio lugar al pedido de absolución presentado por la defensa de Mariana Gómez, acusada por presunta resistencia a la autoridad y lesiones leves contra los efectivos de la Policía de la Ciudad Jonathan Rojo y Karen Villarreal, quienes la reprimieron cuando estaba besándose con su esposa.

De esta forma, quedó sin efecto el fallo de primera instancia dictado por la jueza Marta Yungano (Tribunal Oral en lo Criminal 26), quien había condenado a Mariana a un año de prisión en suspenso. «El mismo día de la condena a Marian, Yungano absolvió a un pedófilo por abusar de su hijo. Esta jueza no puede estar ocupando ese cargo. Pedimos que mínimamente sea capacitada para fallar para lo que la sociedad necesita”, dijo Rocío, esposa de la joven absuelta, a Agencia Presentes.

En el recorrido del fallo de la jueza Yungano se menospreciaron los testimonios de cada testigo, principalmente el de la oficial Karen Villarreal, quien no apoyó el testimonio de Jonathan Rojo, donde expresaba que Mariana le había arrancado un mechón de pelo. El primer fallo se llevó a cabo gracias a que la magistrada le dio lugar a la fiscal Diana Goral, que acusaba a Mariana de resistencia a la autoridad y lesiones. Si bien la justicia terminó fallando a favor de la joven violentada, Rojo no recibió ningún tipo de aparcebimiento por haberle pegado, ni por faltarle el respeto a su identidad de género.

El abogado defensor de Mariana, Lisandro Teszkiewicz, consideró que este nuevo fallo sentó jurisprudencia en la Argentina porque el tribunal de Casación reconoce que “Mariana Gómez no cometió resistencia a la autoridad, ya que la autoridad se comportó de manera ilegítima. Mariana no es culpable de ningún delito porque se defendió legítimamente de una discriminación ilegítima”.

Además, celebró que los jueces reconozcan que Yungano manejó arbitrariamente la investigación, y que hubo «un accionar discriminatorio por parte de un oficial de la Policía de la Ciudad, y que este accionar discriminatorio fue desplegado en el marco de la ilegitimidad».

“Lo que los jueces nos están diciendo es que discriminar por razón de sexo o de género a cualquier persona en la República Argentina es ilegítimo. Y que las autoridades no pueden discriminar a los habitantes. Es un argumento liberador para todas las sexualidades no heteronormadas”, agregó el letrado.

Los hechos

El 2 de octubre de 2017, un empleado de Metrovías, con la excusa de que estaban fumando en un lugar no habilitado, le pidió a Rojo que intervenga a la pareja de lesbianas que se besaba en la estación de Constitución. «Termino el cigarrillo y me voy», contestó Mariana, quien aseguró que en ese lugar había más personas fumando. En ese momento empezó el hostigamiento, principalmente hacia Mariana, a quien se referían como “pibe” por su aspecto masculino.

Cuando la pareja decidió retirarse del lugar, Rojo interceptó a Mariana empujándola del pecho, diciéndole “pibe de acá vos no te vas”, y tirándola al piso. En ese momento apareció la policía Karen Villarreal, quien desmintió la versión de Rojo sobre las presuntas agresiones por parte de Mariana.

«Mariana terminó esposada durante tres horas y media en Constitución. Yo no. Fueron contra ella, no contra mí. Ella fue foco porque es la lesbiana visible de la pareja, la que les pareció masculina por su pelo y forma de hablar y caminar», relató Rocío a Clarín.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas