Nacionales

5 abril, 2021

Operación Olivos: el informe que puso a Mauricio Macri contra las cuerdas

A partir de una investigación realizada por los periodistas de El Destape, se identificó que el expresidente utilizó a la quinta de Olivos como un centro de operaciones para desplegar la persecución judicial y mediática contra funcionaries del kirchnerismo.

En los últimos días, El Destape dió a conocer los resultados de una investigación que realizaron sobre los ingresos a la quinta de Olivos durante la presidencia de Mauricio Macri, desarrollada entre 2015 y 2019. A través del entrecruzamiento de datos de las planillas a las que pudieron acceder con el amparo de la ley 27.275, con las fechas clave de las acusaciones judiciales contra la vicepresidenta y ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner y otros ex funcionarios, se dejó en evidencia que Mauricio Macri utilizó la residencia presidencial como un “centro de operaciones” para desplegar una política meticulosamente planificada de persecución judicial y mediática. 

En palabras de Carlos Beraldi, abogado de Cristina Fernández, esta investigación «muestra la grave situación en la que estuvo el Poder Judicial durante casi cinco años». Además, observó «la necesidad de avanzar en procesos de juicio político contra cada uno» de los funcionarios judiciales implicados, y puso en duda sus actuaciones al señalar que «cuando un juez no es imparcial las decisiones que tomó en las causas son inválidas».

Las visitas de Mariano Borinsky

Entre los 7 mil archivos a los que accedió El Destape, identificaron que Mariano Borinsky, magistrado de la Cámara de Casación Penal e impulsor de las múltiples causas en contra de la vicepresidenta y Amado Boudou, ingresó 15 veces a la residencia presidencial entre 2015 y 2019. En diálogo con el medio impulsor de la investigación, justificó sus asistencias diciendo que “iba a jugar al pádel”. 

Estas visitas coinciden con las fechas de reapertura de las causas de la “Ruta del dinero K”, de Dólar Futuro, de la AMIA, de la Obra Pública de Vialidad en Santa Cruz y de Ciccone -por la que en la actualidad el ex vicepresidente Amado Boudou cumple con prisión domiciliaria al recibir una condena firme de cinco años y diez meses- entre otras. Además, Borinsky es uno de los dos jueces que votó a favor de un pedido del secretario privado de Mauricio Macri, Darío Nieto, para llevar a Comodoro Py la causa de espionaje de Lomas de Zamora, donde el asesor presidencial estaba siendo investigado y le dictaron una falta de mérito.

Al igual que lo sucedido con el juez de Casación Gustavo Hornos, investigado por visitar seis veces a Mauricio Macri en la Casa Rosada, Borinsky recibió su primera denuncia ante el Consejo de la Magistratura (el órgano que selecciona y sanciona jueces) por mal desempeño. La acusación fue presentada por el abogado Marcelo Hertzriken Velasco, quien sostuvo que el magistrado procedió «con venalidad» y faltó a un «sinnúmero de obligaciones», y que exigió un juicio político y la remoción de su cargo. En total, cuatro de los trece miembros del máximo tribunal penal del país están siendo investigados por irregularidades en sus funciones durante el macrismo.

La implicancia del juez Gustavo Hornos

El actual presidente de la Casación, ya denunciado con anterioridad por el actual ministro de Justicia, Martín Soria, tampoco salió ileso de la investigación de El Destape. El magistrado no sólo visitó seis veces a Mauricio Macri en la Casa Rosada, sino que también se acercó en dos oportunidades a la quinta de Olivos. 

“Durante el macrismo, Hornos presidió la Sala IV de la Cámara de Casación, que fue clave en las causas del lawfare. Por momentos integró también la Sala I del máximo tribunal penal del país, todo junto al juez Borinsky, que tiene al menos 15 visitas a Macri en Olivos. Esas visitas coinciden con las fechas de sus fallos en casos de alto impacto político. En todas firmó con Hornos. Una buena dupla”, explicaron los periodistas Roberto Navarro, Ari Lijalad y Franco Mizrahi.

Cuando se dio a conocer que Hornos participó de reuniones con Mauricio Macri en la Casa Rosada, sus propios colegas exigieron su renuncia. “Algún miembro de este Congreso Nacional detectó la visita de jueces de la casación al entonces presidente Macri, justamente días antes de dictar sentencias contra sus opositores políticos y solo una voz aislada de ese tribunal se alzó reclamando explicaciones. El resto lo amparó bajo el manto del silencio”, sentenció Alberto Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias del 2021. 

Al igual que el juez Hornos, Raúl Pleé es otra de las personas más poderosas de Comodoro Py implicadas en la investigación. Según los registros, participó de reuniones con el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) de aquel entonces, Gustavo Arribas. Esto coincide con la causa vinculada al espionaje ilegal, donde está implicada la AFI y el fiscal Carlos Stornelli. En 2019, Pleé pidió que la Corte Suprema le quitara la causa a Ramos Padilla y la remitiera a Comodoro Py. 

Esta jugada se replicó este año, cuando el fiscal firmó un dictamen para que otra causa vinculada al espionaje ilegal gestada en Lomas de Zamora pase a los tribunales de Retiro, que históricamente fallaron y accionaron a favor del expresidente. Además, Pleé también pidió reabrir la falsa denuncia del fiscal Alberto Nisman contra CFK, Héctor Timerman y otros funcionarios, e intervino en la causa Dólar Futuro.

La complicidad de Clarín

El mismo día que el juez Claudio Bonadio detuvo en Río Gallegos a Víctor Manzanares, el ex contador de Cristina y Néstor Kirchner, Héctor Magnetto, dueño del Grupo Clarín, mantuvo una reunión privada con Mauricio Macri en la residencia presidencial. Al día siguiente, el diario titulaba: “Detienen al contador de los Kirchner por intentar eludir el embargo judicial de fondos”. 

Esta metodología se repitió con el periodista Luis Majul y Jorge Rendo, director de Clarín; el jefe de redacción de Clarín, Ricardo Kirchbaum; uno de los accionistas del Grupo América, Gabriel Hochbaum; Fernán Saguier, principal accionista del diario La Nación y otros, como Jorge Lanata, Joaquín Morales Solá, Carlos Pagni, Eduardo van der Kooy, Alejandro Fantino y Nicolás Wiñazki. Todos asistieron a la quinta de Olivos en fechas previas a la presentación de causas judiciales contra los funcionarios del kirchnerismo, muchas de ellas en el marco de campañas electorales. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas