Mundo Gremial

2 abril, 2021

Segunda ola y salarios de miseria: la situación de les trabajadores de Sanidad

La última semana de marzo fue más movida de lo normal para les trabajadores de salud del país. Además de la sobreexplotación laboral por causa de la pandemia, tuvieron que llevar adelante algunas medidas en reclamo por los salarios y las condiciones laborales que vienen atravesando.

Sebastián Sesar

COMPARTIR AHORA

El 26 de marzo, la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) escribió un comunicado donde aceptan la conciliación obligatoria, pero la ven injusta e inapropiada porque vienen hace tiempo negociando de buena fe pero no tienen respuesta de las cámaras. “Hemos realizado innumerables audiencias privadas y en el ámbito del ministerio, presenciales y virtuales, hemos gestionado ante las autoridades Nacionales, Provinciales y distintos financiadores del sistema de salud para que se involucren en la solución de los problemas de financiamiento del sector y no hemos obtenido respuestas”, dice el escrito.

En junio del 2020 se firmó el convenio colectivo 103/75 de Hospitales de colectividades particulares sin fines de lucro, que acordaron 4 aumentos no remunerativos escalonados;  $4.000 de abril  a agosto (pagando retroactivo en junio el mes de abril y en julio el mes de mayo). $4.500 de agosto y septiembre, $6.000 octubre a diciembre, y $7.000 de diciembre en adelante. El término que se expresa en este acuerdo es “Gratificaciones extraordinarias no remunerativas”. Estas sumas iban a ser absorbidas en el básico entre los meses de enero y marzo del 2021, y el 1 de marzo de este año se iban a volver a reunir para acordar los nuevos sueldos vigentes para el sector. A la fecha de la publicación del comunicado, ni siquiera se había empezado la negociación para llevar a cabo dicha revisión por la poca voluntad de las cámaras empresarias . 

Por tal motivo, el jueves 25 de marzo se realizaron varias asambleas en diferentes puntos del país y se acordó una jornada de paro con turnos de 3 horas para el 26 de marzo durante la mañana, la tarde y la noche. 

Hablamos con Tamara Nieto, empleada del área de atención al público del Hospital Italiano de Buenos Aires, que participó del paro por turnos durante la mañana del último viernes. Como su jornada no es de 8 horas, cobra un proporcional de las sumas que se detallaron anteriormente. En marzo del 2020 sufrió en carne propia la falta de inversión y prevención del hospital, que hizo que -como algunes de sus compañeres de sector- fuera una de las primeras contagiadas de Covid-19. 

Tamara nos cuenta que el sindicato reclama un aumento “no menor al 16%”. Si bien es una mejora comparada con el 30% de inflación anual que presupuesta el gobierno nacional, el acuerdo es, como mínimo, poco beneficioso para les trabajadores.

“El reclamo es genuino de les trabajadores, pero esperábamos mucho más del sindicato en 2020, porque las condiciones en que se trabajó fueron muy malas, con un gran porcentaje del personal que sufrió contagios de coronavirus y hasta muertes propias o de familiares, y en ese momento no tomaron ninguna medida. Además, en la paritaria pasada, el acuerdo fue muy malo”, dice Tamara. 

Y añade: “En este momento, donde las obras sociales y las prepagas quieren aumentar los precios, es posible que esta movida del sindicato presione para legitimar ese aumento de las prepagas. O sea que están siendo funcionales, porque si las prepagas les tienen que aumentar a les empleades, ¿de donde van a sacar ese dinero? Aumentando las tarifas”.

Además, Tamara acuerda con el comunicado donde dice que “les trabajadores de la sanidad nunca trabajaron tanto y cobraron tan poco”. A la fecha, les empleades esperan las novedades que surjan de la conciliación obligatoria.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas