Economía

22 marzo, 2021

Provincias: camino hacia la reestructuración de la deuda

En el marco general de reestructuración de deuda encarado por el Gobierno nacional, a principios de la gestión de Alberto Fernández, se encuentra una situación de menor visibilidad mediática, pero de vital importancia para la economía de nuestro país y el rumbo económico de todo el territorio nacional: las deudas provinciales.

Germán Gambetta*

@GerchuGambetta

COMPARTIR AHORA

Existe un tópico que afecta a los gobiernos sub-soberanos y está relacionado directamente con los obstáculos a sortear por el Gobierno nacional. Este problema tiene nombre y apellido: deudas provinciales en dólares.

En primer lugar, es importante destacar que el 77% del stock total de la deuda total consolidada provincial en moneda extranjera, fue emitida entre los años 2016 y 2019, un 17% previo a 2016 y el restante 6% en el año 2020. Este dato se podrá encontrar en el último informe consolidado de “Estado de Situación de la Deuda Pública Nacional” de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial con datos del tercer trimestre del año 2020. Por lo que se puede observar, hay un nado sincronizado entre el ritmo inédito de endeudamiento en moneda extranjera del Gobierno nacional y los gobiernos sub-soberanos durante el mandato del expresidente Mauricio Macri. Recordemos que para las provincias solo es posible tomar deuda en el exterior con autorización del Poder Ejecutivo nacional.

Fuente: Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial

La carrera de las provincias

Recapitulemos: dentro del universo conformado por más de diez provincias argentinas, las cuales poseen cifras significativas de deuda en moneda extranjera (dólares estadounidenses), se pueden hallar algunas donde se reestructuraron dichas deudas, otras donde actualmente se negocia un cronograma nuevo de pago, y al menos tres provincias en default. Si bien más del 60% del stock total de títulos públicos provinciales en dólares pertenece a Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), la idea será concentrarse en las doce provincias restantes que conforman este espectro. Estas son: Córdoba, Neuquén, Chubut, Mendoza, Entre Ríos, Santa Fe, Salta, La Rioja, Río Negro, Tierra del Fuego, Jujuy y Chaco.

De las catorce jurisdicciones nombradas, ocho ya lograron un acuerdo. Estas son: Chubut (u$s 650 millones), Neuquén (u$s 700 millones), Río Negro (u$s 300 millones), Mendoza (u$s 590 millones), Córdoba (u$s 1.700 millones), Salta (u$s 350 millones), Entre Ríos (u$s 500) y Jujuy (u$s 210 millones). Por otra parte, solo tres provincias actualmente se encuentran en default, la provincia de Buenos Aires, Chaco y La Rioja. Entrar en default significa que las provincias se encuentran actualmente en cesación de pagos, por lo que no estarían abonando los pagos por intereses y capitales que fueron fechados al momento de emitir los instrumentos de deuda, por ejemplo, el bono con código RIF25 de la provincia de La Rioja se encuentra actualmente en default. Esta condición puede cortarse en caso de que un grupo de tenedores de estos mencionados bonos decida ir a juicio, litigar, por falta de pago en las obligaciones y así de esta manera obligar judicialmente al deudor honrar sus deudas, caso contrario, se puede estar simultáneamente negociando la deuda y estar en default.

De esta manera se pueden señalar dos casos particulares de situaciones que sucedieron en este contexto. En primer lugar, la provincia de Entre Ríos, la cual ya reestructuró su deuda, vivió momentos de tensión cuando un grupo de acreedores privados recurrieron a los tribunales de Nueva York, su objetivo era reclamar un incumplimiento del pago de intereses por u$s 12 millones que debía afrontar Entre Ríos en agosto del año pasado. En segundo lugar, nos encontramos con la provincia de Salta, la cual el 7 enero de este año no abonó intereses por uno de sus bonos lo cual abrió un periodo de 30 días que, una vez finalizados darían lugar a la formalización del tan temido default. Esta amenaza terminó de manera abrupta el 9 de febrero cuando la provincia, a través de su boletín oficial, anuncia el inicio del proceso formal de reestructuración de sus títulos de deuda emitidos bajo ley extranjera en 2016.

Si se tratara de un primer lugar en una carrera cualquiera, el acreedor de dicho premio sería la provincia cuyana de Mendoza, ya que, del total de las catorce provincias anteriormente nombradas, ésta fue la primera en lograr un acuerdo después de negociar parte de su deuda provincial en dólares. Pero a partir de aquí surgen distintas cuestiones a prestar atención, por ejemplo, ¿.ejoró la tasa de interés preexistente? O sea, si en definitiva se logró bajar la vara que marca las exigencias de los pagos. En el mencionado informe de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial nos encontramos con que la tasa promedio del stock total de los bonos en ME (moneda extranjera) bajo ley extranjera (LE) es de 7.75%, por lo que, a priori, lo conveniente para las provincias sería lograr un acuerdo en el cual ese número caiga a medida que se vayan cerrando todas las negociaciones.

En el caso particular de la provincia de Mendoza, con fecha 30 de septiembre se consolida la reestructuración del bono PMY24 por u$s 590 millones. La nueva deuda emitida, presenta un cupón promedio de 5% representando una reducción cercana a 3,5 puntos porcentuales (pp) respecto del original (8,375%) además de contemplar la extensión de los plazos de pago. Ahora si observamos la reestructuración de la provincia de Córdoba vamos a encontrar un panorama distinto en el cual sólo se logró disminuir la tasa del 7,23% al 6,08%, o sea 1,15 puntos porcentuales, en promedio. En ambos casos las amortizaciones de capital se empezarán a pagar a partir de 2023 hasta 2029 y no se pactó quita de capital.

Para finalizar se presentan distintas preguntas: ¿es mejor la tasa que logró Mendoza o Córdoba? Es claro que la tasa de interés negociada es mucho mejor en el caso de la provincia cordillerana.  ¿Córdoba tenía la posibilidad de reducir aún más su tasa de interés promedio? Parte de esta respuesta se podría explicar dependiendo la capacidad de negociar que tiene la provincia cordobesa. ¿Las provincias van a aprovechar el periodo de gracia para acomodar sus cuentas? En la medida que se recupera la actividad económica, de la mano del consumo, y se tenga crecimiento de la economía nacional en su conjunto, se va a poder acompañar a las provincias hasta llegar a un punto en el cual sea innecesario emitir deuda en dólares como si no hubiera mañana, sabiendo que es esta herramienta un arma de doble filo. Esto está evidenciado por la actualidad, solo basta observar el torbellino de negociaciones que enfrentaron y enfrentan los Gobiernos Sub soberanos.

*Miembro del OPEN

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas