Cultura

11 marzo, 2021

Astor de Buenos Aires: 100 años de su nacimiento

Un día como hoy, de 1921, nació Astor Pantaleón Piazzolla. Enorme músico argentino que revolucionó el tango con sus innovaciones en la década de 1960. Resistido durante muchos años hoy es considerado uno de los mejores compositores de nuestro país.

Astor Piazzolla nació en Mar del Plata, un 11 de marzo de 1921, pero los primeros años de su vida residió en Nueva York donde conoció el jazz. Tiempo después comentó que la influencia de aquel barrio violento, de inmigrantes, con música y lenguaje de distintas partes del mundo era parte de su obra: «Está en mi música, están en mi vida, en mi conducta, en mis relaciones».

En 1927 comenzó a tocar el badoneón y en 1934 conoció a Carlos Gardel que estaba de visita en la ciudad norteamericana. El joven Astor hizo de traductor del afamado tanguero. Esta buena relación llevó a que Gardel lo invitara a participar de la película El día que me quieras.

Piazzolla contó que después de escucharlo tocar el bandoneón mientras se rodaba la película, Gardel le dijo: «Mirá pibe, el fuelle lo tocás bárbaro, pero al tango lo tocás como un gallego».

A pesar de ello «El Zorzal» lo invitó a unirse en su gira pero sus padres no lo dejaron. A la postre sería una sabia decisión ya que fue durante ese recorrido por países de América Latina que Gardel perdió la vida en un accidente aéreo. En 1978 Astor escribió una carta imaginaria donde bromeaba diciendo: «¿Te acordás que me mandaste dos telegramas para que me uniera a ustedes con mi bandoneón? Era la primavera del 35 y yo cumplía 14 años. Los viejos no me dieron permiso y el sindicato tampoco. Charlie, ¡me salvé! En vez de tocar el bandoneón estaría tocando el arpa».

En 1937 regresó a Buenos Aires donde comenzó su carrera profesional tocando, entre otros, con la orquesta de Aníbal Troilo. Allí también comenzó a estudiar composición con Alberto Ginastera.

Ya en la década de 1950 realizó sus primeras obras importantes como Rapsodia porteña, Sinfonietta y Buenos Aires (tres movimientos sinfónicos). Por esta última ganó un premio para ir a estudiar a París con Nadia Boulanger quién lo incentivó a seguir con el tango ya que el aun joven Astor dudaba en convertirse en compositor de música clásica.

«Ella me enseñó a creer en Astor Piazzolla, en que mi música no era tan mala como yo creía. Yo pensaba que era una basura porque tocaba tangos en un cabaret, y resulta que yo tenía una cosa que se llama estilo», reflexionó años después.

En 1955 de vuelta en el país fundó el Octeto de Buenos Aires, considerado el iniciador del tango moderno. En 1959, mientras se encontraba de gira por Puerto Rico, se enteró de la muerte de su padre, Vicente Nonino Piazzolla. Por ello regresó a Nueva York donde estaba su familia y, cuenta la leyenda, que se encerró en una habitación varias horas a llorar a su padre y cuando salió había compuesto «Adios Nonino», una de sus obras que pasaría a la posteridad.

Un nuevo retorno a Buenos Aires en 1960 lo llevó a la formación que definió su estilo musical, el Quinteto Nuevo Tango. Con este grupo popularizó Adios Nonino y también sus obras Las Estaciones (Verano Porteño, Otoño Porteño, Invierno Porteño y Primavera Porteña), La Serie del Ángel (Introducción al ángel, Milonga del ángel, Muerte del ángel y Resurrección del ángel), La Serie del Diablo (Tango diablo, Vayamos al diablo y Romance del diablo), Revirado, «Fracanapa, Calambre, Buenos Aires Hora Cero, Decarísimo, Michelangelo ’70 y Fugata, entre otras.

Los años siguientes fueron de consagración, realizando composiciones con letras de Ernesto Sábato y Jorge Luis Borges. En 1969 compuso junto al poeta Horacio Ferrer, «Balada para un loco», obra que lo hizo aun más popular.

En 1973 sufrió un infarto que lo llevó a un retiro en Italia donde continuó con su obra y formó el Conjunto Electrónico, un octeto que incluía instrumentos modernos como el bajo y el piano eléctricos. En 1978 regresó a sus fuentes con el Quinteto Nuevo Tango y a componer obras sinfónicas y de cámara.

En 1985 fue nombrado ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. En 1988 tuvo que ser operado del corazón en un cuádruple bypass y a principios del año siguiente formó su último conjunto, el Sexteto Nuevo Tango compuesto por dos bandoneones, piano, guitarra eléctrica, contrabajo y violonchelo.

El 4 de agosto de 1990 en París, sufrió una trombosis cerebral, de la que finalmente falleció dos años después en Buenos Aires el 4 de julio de 1992, a los 71 años. Sus restos están inhumados en el cementerio Jardín de Paz, en la localidad de Pilar.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas