Nacionales

29 octubre, 2020

Impulsan un proyecto de Ley para esclarecer la titularidad de las tierras de los Etchevehere

A partir del conflicto de las hectáreas que los terratenientes le sacaron a la escuela agrotécnica de El Quebracho, el senador de la Cámara alta de Entre Ríos, Amilcar Genre Bert, presentó un Proyecto de Comunicación que busca informar sobre qué pasó con el ex Frigorífico Santa Elena, terrenos en donde ahora funcionan las estancias de los Etchevehere.

Crédito: Bárbara Leiva

A partir de la investigación sobre las 80 hectáreas que los hermanos Etchevehere le quitaron al Colegio Agrotécnico Nº 151, el senador de Entre Rios por el departamento de La Paz, Amilcar Genre Bert, impulsó un Proyecto de Comunicación, el cual busca “informar y hacer pública la totalidad de los documentos y archivos estatales acerca de la venta y/o transmisión de las tierras de la estancia ‘El Quebracho’ que pertenecieron al Frigorífico Santa Elena”, y donde los hermanos Etchevehere asentaron sus negocios luego de su quiebra.

“Los santalenenses se merecen tener toda la información como para poder, si fuera el caso, llevar adelante alguna acción que permita la recuperación de esas tierras”, sostuvo el senador Bert en diálogo con Notas. El proyecto se fundamenta en que la disputa entre los hermanos Etchevehere en relación a la repartición de la herencia, se basa en “la falta de transparencia con que esta propiedad que perteneciera al Frigorífico Santa Elena fue cedida o enajenada por el Estado Provincial a particulares y que hoy es el centro de esta escandalosa disputa”.

“No debe perderse de vista -ante todo- que estos inmuebles formaban parte del patrimonio del Frigorífico Regional Santa Elena, que fuera privatizado en el año 1991 resultando adjudicatario el consorcio empresario ‘EUROMARCHE S.A.’ (integrado por el City Bank y el Grupo Huancayo-Frigorífico Rioplatense), que comenzó a operar la planta en Abril de 1991 con 1.400 operarios y la cerró definitivamente  en noviembre de 1993, despidiendo a todo el personal quienes en algunos casos solo percibieron el 50% de sus indemnizaciones legales (que fueron pagadas por el gobierno provincial, subrogando las obligaciones de la empresa privada), y que en otros casos no percibieron ni un solo centavo”, relata el proyecto presentado. 

Cabe destacar que uno de los principales socios de la empresa Euromache es Eduardo Constantini, uno de los empresarios más reconocidos en nuestro país, dueño del Malba, de Nordelta y de varios emprendimientos inmobiliarios en Puerto Madero. Con la privatización del frigorífico en 1991 -bajo el gobierno provincial del menemista Jorge pedro Busti-, se perdieron los rastros de la titularidad de las tierras.

Por otro lado, sostiene que los y las santaelenenses nunca fueron informados sobre qué pasó con los bienes del frigorífico, quién se quedó con las tierras, o quién salió beneficiado con esta transacción. Según lo destaca el senador en el proyecto, esto constituye “la verdadera y auténtica ‘deuda histórica’ con los ex trabajadores del Frigorífico y la sociedad de Santa Elena en su conjunto, quienes detentan un legítimo derecho de acceder a la totalidad de la información, documentación y archivos públicos vinculados con la enajenación y gestión de la estancia ‘El Quebracho’ integrante del patrimonio inmobiliario del Frigorífico de Santa Elena”.

“Lo que en este caso se advierte con claridad es que la sociedad -ante todo- nos reclama ‘transparencia’, lo que a su vez nos coloca ante una oportunidad inmejorable para contribuir a la creación de una sociedad plenamente transparente y al fortalecimiento de la vida democrática como construcción colectiva al posibilitar a toda la ciudadanía -sin excepción- del ejercicio pleno del derecho de acceso a la información pública en los ítems interesados sin limitación o restricción alguna”, concluye el proyecto.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas