Nacionales

22 octubre, 2020

Críticas a la nueva ley porteña de reconocimiento facial

Organizaciones civiles y de Derechos Humanos argumentaron que la iniciativa vulnera derechos y que además está prohibida en otras ciudades del mundo y alertaron sobre sus consecuencias. Fue aprobada con los votos del oficialismo y sus aliados radicales.

La reciente ley aprobada por la Legislatura porteña para regular el uso de tecnologías de reconocimiento facial fue cuestionada por organizaciones civiles que emitieron un documento en el que instaron a los diputados de la Ciudad a rechazar la iniciativa por considerar que convalida la «imposición unilateral» del sistema de vigilancia puesto en marcha por el Ejecutivo porteño el año pasado.

La iniciativa fue aprobada con 39 votos de diputados del oficialismo porteño y aliados, mientras concitó el rechazo y la abstención de 18 legisladores de los bloques de la izquierda y del Frente de Todos (FDT).

Amnistía Internacional, el CELS, la Asociación por los Derechos Civiles y la Fundación Vía Libre afirman que la tecnología «presenta múltiples afectaciones para el ejercicio de derechos humanos».

El proyecto había sido presentado por la diputada del FDT Claudia Neira y buscaba llenar vacíos que existían en la Ley de Seguridad que la Legislatura votó en 2016. En ese sentido, buscaba  que se “evite las discrecionalidades” del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta al no haber controles. No obstante, Neira se abstuvo de votar porque “hoy no están los consensos necesarios para avanzar en este sentido”, explicó en su cuenta twitter.

Al suspenderse la discusión en la comisión de Derechos Humanos, las organizaciones civiles denunciaron la maniobra y calificaron al debate que se terminó dando como «paupérrimo». Esto fue suficiente para que desde el FDT rechazaran la votación.

«Se está legitimando el uso de algo que en ciudades como San Francisco o Boston, que están a la vanguardia en tecnología, se está prohibiendo», declaró a Télam Beatriz Busaniche, representante de Vía Libre.

A su vez, explicó que el Ejecutivo porteño «implementó (el sistema) como un hecho consumado, comprando una tecnología con un proceso poco transparente».

Por su parte, Leandro Ucciferri de la Asociación por los Derechos Civiles, dijo que «este sistema de vigilancia masiva en la vía pública elimina la presunción de inocencia: El sistema tiene que leer tu rostro para descartarlo y el dato biométrico es un dato personal. Trata a todos como sospechosos hasta que se demuestra lo contrario, cuando es al revés».

«Lo que se está planteando es redefinir cómo se disfruta de la sociedad y que significa vivir en una sociedad más vigilada», añadió.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas