El Mundo

6 octubre, 2020

“El voto en el exterior es un derecho que ganamos y lo vamos hacer respetar”

El 18 de octubre, Bolivia será testigo de un nuevo proceso electoral. A casi un año del Golpe de Estado que derivó en una profunda crisis institucional y social, entrevistamos a Iber Mamani, referente de la comunidad en Argentina quién reflexionó sobre los nuevos desafíos que atraviesa el “proceso de cambio”.

Juan Manuel Erazo

COMPARTIR AHORA

Iber Mamani es boliviano. Siendo muy chico vino a Argentina y continuó su vida en La Matanza donde estudió y trabaja. Actualmente es militante de Vamos – Frente Patria Grande, participa activamente en la organización de los trabajadores de la economía popular (centralmente en la rama textil) y es referente de la comunidad boliviana en Argentina.

Al igual que muchos jóvenes de su generación vivió con suma angustia los últimos sucesos que sacudieron la historia reciente de Bolivia. Fueron meses duros, de resistencia, protestas, persecuciones. Hoy el país andino se encamina hacia un nuevo proceso electoral, atípico sin dudas, ya que el principal referente del proceso de cambio, Evo Morales, se encuentra proscripto y en el exterior. En esta entrevista para Notas – Periodismo Popular, Iber Mamani reflexiona sobre los principales problemas del procesos electoral pos golpe y los desafíos que atraviesa el MAS – IPSP, entre la posibilidad de ganar en primera vuelta, ir a un complejo balotaje o un nuevo golpe institucional.

-¿Cuáles son los desafíos de encarar un proceso electoral en Bolivia luego del Golpe de Estado?

Nos encontramos ante un escenario de mucha incertidumbre, con una población dolida por la crisis sanitaria, la crisis política y el hambre. A esto se suma la falta de justicia para con las víctimas de la brutal represión sufrida después del Golpe. Llegamos a una etapa electoral gracias a las movilizaciones protagonizadas por los sectores sociales más castigados por esta crisis. Acá no se acaba, sino que se inicia un camino para la restauración de la democracia, y para eso se necesita la voluntad política de las instituciones y los órganos del Estado, que todos los bloques políticos se comprometan al respeto de la decisión del pueblo, con unas elecciones transparentes y seguras. Esos son los desafíos que tenemos de aquí al 18 de octubre.

-¿Cómo vez en este escenario al armado del MAS? ¿Hay posibilidades de que gane las elecciones?

Creo que la decisión de poner una figura como Luis Arce (ex ministro de Economía), y David Choquehuanca (referente histórico del MAS-IPSP) es un acierto, porque ambos juntan las condiciones que necesitamos para esta etapa de la historia. La economía de los 14 años del MAS fue lo que más se destacó y poner al frente a la figura que motorizo la economía es un acierto. Además Arce representa al sector medio de la población boliviana. Por otro lado, David es uno de los referentes más proclamados por los movimientos indígenas y campesinos, con una trayectoria importante, constructor del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP). El Movimiento al Socialismo (MAS) sigue siendo el favorito, en las encuetas alcanza un piso de 40% de intención de voto. Todo indicaría que está en condiciones para ganar en primera vuelta. Ha realizado una buena campaña con propuestas muy claras para salir de la crisis sanitaria y económica.

-¿Cuáles son los principales desafíos pero también las oportunidades de la derecha en este escenario?

La campaña de los partidos de derecha se enfoca en desprestigiar al MAS-IPSP y a sus referentes sociales. Con el poder institucional en sus manos y el aparato mediático descargan todo tipo de difamaciones, es su única ficha para confundir al electorado. Además cuentan todavía con el apoyo de las FF.AA. y la policía nacional. Eso no es poco. Usan ese poderío para condicionar al Tribunal Supremo Electoral (TSE). Arturo Murillo (Ministro de Gobierno) es el claro ejemplo de la soberbia, el odio y el abuso de poder. En estos últimos días viajo a EE.UU. para reunirse con Luis Almagro (representante de la OEA) y funcionarios de Trump. Además de la compra de armas y equipos militares, creemos que tiene intenciones de orquestar un nuevo Golpe si las elecciones no salen a su favor.

-¿Cómo vez las elecciones en Argentina? ¿Hay posibilidades de que se respete el proceso?

En el exterior tenemos a más de 52 mil inhabilitados para el sufragio, de los cuales 24 mil son de la Argentina. El día miércoles 30 realizamos una concentración en las puertas de la Embajada del Estado Plurinacional para manifestar nuestro descontento frente a los inhabilitados que no tuvieron el tiempo suficiente para hacer su descargo. Además manifestamos el repudio a los discursos de funcionarios de la embajada y el consulado sobre “la sugerencia a que no se vote en el exterior”. El voto en el exterior es un derecho que ganamos y lo vamos hacer respetar. El MAS siempre fue favorito en el exterior, en las últimas elecciones saco 82% sobre 8% en Argentina. Por eso nosotros ya le marcamos la cancha, no vamos a permitir sus maniobras y vamos a defender nuestros votos.

-¿Cuál es el rol del movimiento popular argentino para respaldar el proceso de cambio en Bolivia?

Fueron meses difíciles para el pueblo boliviano. La ayuda y la solidaridad de los pueblos hermanos son fundamentales, porque sabemos que se orquesta una ola de golpes en toda la región. Hay una reconfiguración del mapa de disputas de las potencias mundiales y Estados Unidos no quiere perder la hegemonía. Van hacer todo lo posible para sostener el control político y económico sobre nuestros pueblos. Por eso es importante defender la soberanía a través de la organización y la solidaridad entre hermanos de la Patria Grande.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas