El Mundo

6 octubre, 2020

Cancillería votó a favor del informe de la ONU en contra del gobierno constitucional de Venezuela

Luego de que la cartera encabezada por Felipe Solá reafirme su complicidad con el organismo internacional, votó de manera afirmativa junto al Grupo Lima la resolución contra Venezuela. El documento fue repudiado desde el gobierno venezolano por estar “plagado de falsedades”.

A pesar de la tensión que genera hacia la interna del oficialismo, Cancillería reafirmó su compromiso con el informe elaborado por  la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Michelle Bachelet, expresidenta de Chile, que afirma que en el gobierno venezolano de Nicolás Maduro existen roturas, falta de independencia judicial y violencia.

Durante una reunión del consejo de la ONU, Argentina finalmente votó de manera afirmativa la resolución en contra de Venezuela, en sintonía con los gobiernos derechistas que conforman el Grupo Lima: Jair Bolsonaro, Luis Lacalle Pou, Sebastián Piñera, entre otros. 

“Nuestro país mantendrá su liderazgo en la defensa global de los derechos humanos y sostendrá los principios de paz y resolución política de la crisis venezolana”, destacaron desde la cartera dirigida por Felipe Solá en un comunicado. La decisión contó con el apoyo del presidente Alberto Fernández.

Luego de la polémica que se generó tras los dichos del del embajador argentino en la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, (quien destacó que hay una “apreciación sesgada” sobre las presuntas violaciones a los derechos humanos), Felipe Solá volvió a reafirmar la postura del gobierno nacional en relación a la presidencia de Nicolás Maduro. 

El informe elaborado por la organización internacional fue ampliamente rechazado por el gobierno constitucional bolivariano. Las autoridades institucionales venezolanas denunciaron que se ignoró el material que aportaron y que el 82% de los testimonios fueron recogidos fuera del país. 

El equipo de la ONU reconoció que no pudo entrar en el país sudamericano “debido a que el Gobierno no respondió a las reiteradas solicitudes” y ante las “restricciones de viaje debido a la pandemia de Covid-19”. Por lo que la dependencia elaboró su informe con “274 entrevistas a distancia”.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, reafirmó a mediados de septiembre de este año que la misión está controlada por “gobiernos subordinados a Washington” que, a su juicio, ejercen la “práctica perversa de hacer política con los Derechos Humanos (DDHH)” para agredir a Caracas. A la vez reiteró que la cooperación de Venezuela con el Consejo de DDHH de la ONU se genera “de manera coordinada y constructiva” con la Oficina de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet. 

En el informe publicado durante la mañana del martes, Cancillería reafirmó que “valorará y apoyará con fuerza el trabajo realizado Bachelet”. En ese marco, convocaron al gobierno constitucional venezolano a “cooperar plenamente con el Consejo y todos sus mecanismos, y a implementar íntegramente las recomendaciones hechas por la Alta Comisionada en sus informes”. 

Instaron también a que se conozcan investigaciones “prontas, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes sobre las alegaciones de violaciones a los derechos humanos, lleve a los perpetradores ante la justicia y garantice una reparación adecuada a las víctimas”. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas