Educación y Ciencia

18 junio, 2020

Científicos argentinos desarrollan un suero de caballos para neutralizar el coronavirus

A partir de julio comenzará a probarse en pacientes. Destacan como potencialidad que puede ser producido a gran escala.

A partir de julio comenzarán a realizarse ensayos clínicos en pacientes con coronavirus (ya sea leve o severo) con un suero creado a partir de anticuerpos de caballos. El experimento, que surge de una iniciativa público-privada, cuenta con el respaldo de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para iniciar las pruebas.

Se trata de un trabajo conjunto entre el laboratorio Inmunova y el Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (Anlis), la colaboración de la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, Conicet y la Universidad Nacional de San Martín (Unsam).

El suero se basa en anticuerpos policlonales equinos que se obtienen mediante la inyección de una proteína recombinante del Covid-19 en estos animales, inocua para ellos, que tienen la capacidad de generar gran cantidad de anticuerpos capaces de neutralizar el virus.

“Los anticuerpos que se extraen del suero de los caballos reciben luego un tratamiento biotecnológico en el que se le quita lo que se llama ‘dominio constante’, que es una parte del anticuerpo que puede provocar reacciones alérgicas y que se sospecha que es lo que provoca también reacciones inflamatorias”, explicó el CONICET.

La utilización de sueros como tratamiento se denomina inmunización pasiva y consiste en administrar anticuerpos a los pacientes contra el agente infeccioso, produciendo su bloqueo y evitando que se propague. En la actualidad se está evaluando otro método de inmunización pasiva que es la aplicación de plasma de convalecientes, que contiene los anticuerpos que generaron pacientes que se recuperaron de la enfermedad.

El suero con plasma de equinos inmunizados tiene como ventaja que puede ser producido en gran escala, además de que en el laboratorio demostró gran poder neutralizante.

Los anticuerpos policlonales equinos se vienen utilizando para la elaboración de medicamentos, atender emergencias médicas como el envenenamiento por mordedura de serpientes, intoxicaciones por toxina tetánica o picadura de alacrán, exposición al virus de la rabia y para tratar enfermedades infecciosas como la influenza aviar.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas