Nacionales

8 junio, 2020

Polémico acuerdo entre el gobierno de Misiones y la empresa Syngenta

La semana pasada la multinacional que produce semillas transgénicas y la Secretaría de Agricultura Familiar de la provincia anunciaron que firmaron un convenio donde la empresa, entre otras cosas, donará semillas para huertas familiares. El acuerdo provocó un fuerte repudio de las organizaciones de productores y productoras rurales.

El jueves pasado, en el día mundial de la biodiversidad, el gobierno de Misiones a través de la Secretaría de Agricultura Familiar, a cargo de Marta Ferreyra, cerró un acuerdo con la multinacional Syngenta para trabajar en conjunto en la producción de alimentos, y en el “cuidado del medio ambiente”. Además,  la empresa donará semillas de tomate, pimientos, espinaca, y otras variedades, para promover las huertas familiares, y se estipula entrenamientos y capacitaciones a pequeños productores en el uso seguro de insumos agrícolas para desarrollar la vida en la chacra.

“No necesitamos que una empresa asesina y fabricadora de agrotóxicos nos done semillas para armar nuestras huertas”, afirmaron mediante un comunicado productores y productoras de la rama rural de la provincia de Misiones del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE). “La pandemia por la situación del COVID-19 demostró que las huertas ya están armadas, y que fue gracias a nuestras huertas y nuestros cultivos que la mayoría de los misioneros pudieron servirse de comida fresca y libre de venenos en las ciudades”, añadieron.

“El gobierno debe apoyar los procesos que ya están funcionando y conservan la semilla criolla”

En diálogo con Notas, Agustín, coordinador territorial de la rama rural del MTE en el norte de Misiones, relató que empresas como Syngenta  “quieren hacer filantropía, mostrarse como benefactores hacía los países tercermundistas donde se quieren mostrar como los buenos de la película  y quieren donar semillas de huerta  y que van a brindar capacitaciones para los productores”. 

“Syngenta fue comprada por una empresa china estatal que está a la altura de Bayer y Monsanto. Estamos hablando del monstruo más grande de semillas transgénicas diciendo que va a donar semillas y el Estado provincial sale a aplaudir esto”, opinó.

Sin embargo, los productores organizados ya cuentan con sus bancos de semillas, pero el problema es que “no son lo suficientemente grandes para abastecer dentro de un programa estatal a todo el agro misionero”, aseguró.

“Entonces lo que nosotros estamos reclamando es que el gobierno se junte con las organizaciones y de verdad se pongan a invertir en un proyecto donde varias cooperativas de cada organización logren comprometerse  y generar bancos de semillas manejados por los productores, las cooperativas de la agricultura familiar y los compañeros de las comunidades originarias que en esto tienen un rol muy protagónico porque son los que tienen las semillas ancestrales”, añadió.

Por otra parte, denunció que desde el gobierno provincial no están bajando recursos. “No están bajando media sombra, no están bajando silos. Una de las principales cosas que se necesitan a la hora de conservar semillas es un silo”. En este sentido, los pequeños productores y productoras al no tener un galpón para conservar semillas necesitan de los silos. “Se necesita una infraestructura que haga que las semillas no se mojen por la lluvia y que no se vean afectadas por la humedad, más en una provincia como la nuestra, para que el grano quede bien guardado y te sirva para el año que viene”, explica Agustín.

A su vez, destacó que empresas como Syngenta se aprovechan de estas problemáticas. “¿Por que se pierde soberanía? porque el pequeño productor  al no poder guardar su semilla para la próxima temporada recibe del Estado una semilla totalmente modificada que encima viene de una multinacional”, precisó.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas