Nacionales

1 junio, 2020

El padre del joven ejecutado en Avellaneda aseguró que fue el policía detenido

David Barrios afirmó que su hijo Lucas ya había sido reducido con los primeros tres disparos que recibió y que el efectivo lo «ejecutó» para hacer «justicia por mano propia». Además sostuvo que el joven «no disparó en ningún momento».

El padre de Lucas Barrios, el joven de 18 años asesinado de 18 balazos luego de haber pactado un encuentro con el oficial Osvaldo Nicolás Rendichi para venderle una PlayStation en el partido bonaerense de Avellaneda, declaró para Telam que luego del supuesto intento de asalto su hijo ya había sido reducido y que el efectivo simplemente lo «ejecutó».

«Con los tiros que le pegó en la pierna se la destrozó, tenía el hueso quebrado, ya con eso estaba reducido porque el arma se le había caído y (el policía) volvió a matarlo de un balazo en el pecho», dijo David Barrios.

Esta versión contradice a la que dió Rendichi en primera instancia en la comisaría 1era de Avellaneda y que este lunes ratificó en su indagatoria ante el fiscal de la causa, Elbio Laborde.

De acuerdo a su relato, había pactado a través de una red social comprar una PlayStation 4 por 17.000 pesos y se dirigió vestido de civil junto con su hermano a bordo de su auto para encontrarse con el supuesto vendedor. Al llegar al lugar, un joven se acercó y le dijo que lo acompañara unos 20 metros por un pasillo del barrio, tras lo cual apareció otro hombre que amenazó al policía con fines de robo.

Inmediatamente se identificó como policía y desenfundó su pistola Bersa calibre 9 milímetros, momento en que el asaltante efectuó un tiro y él lo repelió con cuatro disparos.

Sin embargo, para el padre del joven acribillado que estaba trabajando a 30 metros del lugar del hecho, “los 18 tiros que se escucharon fueron de una misma pistola, la de él», en referencia al uniformado.

El hombre, un padre de siete hijos que trabaja como herrero, aseguró que el homicidio no ocurrió cuando fue el asalto sino momentos después porque el policía ingresó al barrio a buscar a su hijo y, primero, le efectuó «algunos disparos», tras lo cual regresó al vehículo y, luego, volvió para «ejecutarlo».

«Se puso el arma en la cintura y bajó de nuevo, ahí se escuchó otro tiro que la gente dice que le pegó en el pecho», sostuvo David, y reiteró que su hijo «no disparó en ningún momento». 

Tras los disparos, el efectivo se dirigió rápidamente a la comisaría 1era. de Avellaneda, donde fue detenido y, entregó su arma reglamentaria y una pistola 9 milímetros marca Tanfoglio que hay que determinar si la llevaba un tercero, como dijo el acusado.

Lucas por su parte fue llevado con múltiples heridas de bala al hospital Fiorito, donde falleció y se determinó que presentaba 23 orificios, de los cuales 18 eran de «entrada».

El fiscal Laborde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada en Avellaneda, dispuso la aprehensión del efectivo Rendichi, a quien indagó esta tarde por «homicidio agravado por el uso de arma de fuego» y ya pidió la conversión de la aprehensión en detención a la jueza de garantías Brenda Madrid.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas