El Mundo

14 abril, 2020

Chile cuenta muertes por coronavirus como recuperados porque “no pueden contagiar”

El presidente Sebastián Piñera sostiene que la cuarentena total “no es sostenible” y se inclina por una “cuarentena selectiva”. Hasta el momento, hay 7525 contagios y 82 muertes en todo el país.

El gobierno de Chile ha provocado una polémica por la particular forma de contabilizar los pacientes recuperados por Covid-19: incluye en esa estadística a las y los fallecidos. “Tenemos 898 pacientes que ya han dejado de ser contagiantes, que no son una fuente de contagio para otros y los incluimos como recuperados”, explicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

“Estas son las personas que han cumplido 14 días de diagnostico o que desgraciadamente han fallecido”, precisó el funcionario en conferencia de prensa. Y aseguró que incluyen a estos últimos “por consejo de expertos internacionales” ya que “no pueden contagiar”. 

Sin embargo, según la infectóloga Claudia Cortés resulta por lo menos “curioso” que pongan en los números de recuperados “a los muertos que debieran estar en una columna aparte de las estadísticas». Hasta el momento se han registrado 7525 contagios y 82 muertes en todo el país.

En ese contexto, el presidente Sebastián Piñera declaró a los medios que un confinamiento total “no es sostenible” porque “nadie nadie podría asegurar que las familias cuarentenadas tengan los medicamentos, los alimentos y los servicios básicos”.

A diferencia de otros países de la región que tomaron medidas más drásticas como Argentina, Venezuela o Perú, en el caso del país andino se optó por una “cuarentena selectiva”. Esto significa que se van confinando o liberando distintas ciudades y barrios en función de cómo evoluciona el número de contagios por kilómetro cuadrado.

Mientras desde el Estado se pide a la gente que se quede en sus casas, el pasado 4 de abril el mandatario se sacó una foto en la tradicional Plaza Italia, rebautizada popularmente durante el estallido social de 2019 como Plaza de la Dignidad, y generó una ola de críticas. Piñera explicó que se bajó a saludar “a un grupo de carabineros y militares que ayudaban a dirigir el tránsito” y se lamentó si la acción “pudo malinterpretarse”.

Hace meses que Chile vive una rebelión social y política donde el jefe de Estado se encuentra fuertemente cuestionado. La reforma de la Constitución proclamada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet es uno de los principales reclamos de este levantamiento popular contra el gobierno y sus políticas neoliberales, pero que abarca a todo el modelo de transición democrático instalado desde 1990.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas