Derechos Humanos

13 abril, 2020

“Somos portadores del legado de Madres y Abuelas”

Hace 25 años, en la semana santa de 1995, la agrupación Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S) hacía su presentación pública en la ciudad de La Plata.

Nicolás Zyssholtz

@likasisol

COMPARTIR AHORA

A mediados de la década de 1990 la lucha por la memoria, la verdad y la justicia atravesaba tiempos oscuros. Las leyes de Obediencia Debida y Punto Final de Raúl Alfonsín, y los indultos de Carlos Menem, habían dejado a los genocidas de la última dictadura en la calle. 

Por eso, desde su nacimiento el 14 de abril de 1995, la agrupación Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S) tendría como marca identitaria y método de lucha el escrache: desde el primero, contra Jorge Luis Magnacco, médico de la Esma, hasta uno de los más recordados, a Alfredo Astiz en los tribunales de Comodoro Py.

En este aniversario, Notas conversó con Charly Pisoni, referente de H.I.J.O.S Capital.

– ¿Qué función cumple H.I.J.O.S hoy, 25 años después de su fundación?

– Por un lado, continuar el legado de Madres y Abuelas que, lamentablemente y por una cuestión etaria en algún momento las vamos a perder, como está sucediendo, que estamos perdiendo a muchas de ellas. Y nosotros, así como los nietos que se han recuperado, somos portadores de ese legado de continuar con la memoria viva, porque aún habiendo pasado 44 años del genocidio sigue siendo un tema que moviliza. Para la sociedad argentina, el 24 de marzo sigue siendo la fecha en la que más nos convocamos en las plazas del país. Evidentemente hay que continuar el trabajo de la memoria en todo el país.

Y por otro lado, como organismo de derechos humanos, y fundamentalmente por la lucha que dimos contra la violencia del Estado, tenemos un rol fundamental. Cuando el Estado comete violaciones a los derechos humanos mediante distintos mecanismos de violencia institucional, como ocurrió con el caso de Santiago Maldonado, o cuando te persiguen si pensás distinto, como ocurrió con muchas personas que fueron encarceladas por oponerse al gobierno de Mauricio Macri, ahí los organismos cumplen un rol importante de seguir sosteniendo las banderas que nos acerquen a una democracia plena.

Creo que nosotros tenemos un trabajo por delante relacionado a la democratización de las fuerzas de seguridad. Hemos luchado mucho para que encarcelen a los torturadores “viejos”, y ahora en democracia debemos luchar para que no haya torturas en cárceles y comisarías, no haya violencia policial, no se dispare por la espalda. Nos queda un largo recorrido.

– ¿Qué significó el macrismo para las organizaciones de derechos humanos, en particular para H.I.J.O.S?

– Significó un momento de mucha tristeza y dolor, de mucha desesperanza. Si bien nuestras Madres y Abuelas nos enseñaron que nunca hay que bajar los brazos, fue un baldazo de agua fría que muchas de las cosas que pensábamos que eran irreversibles comenzaron a discutirse. Me refiero al negacionismo, a la desaparición forzada seguida de muerte, al encarcelamiento de opositores, y fundamentalmente a un plan económico que era el mismo plan contra el cual lucharon nuestros viejos.

El macrismo va a ser recordado por la gran mayoría de los argentinos como cuatro años de mucha tristeza. Pero también fueron cuatro años de mucha resistencia y lucha, y los organismos de derechos humanos aportamos nuestro granito de arena para que el macrismo se termine.

– En este momento particular, sin poder estar en la calle, ¿cómo se lucha contra los pedidos de domiciliaria para genocidas, que se multiplicaron por la pandemia?

– Hay que trabajar mucho con la información. La gran mayoría de la población, si bien adhiere a las políticas de memoria, verdad y justicia, no sabe que siete de cada diez genocidas hoy tienen el beneficio de la prisión domiciliaria y es algo a lo que nosotros nos hemos opuesto desde el principio. 

Para nosotros es un golpe en el rostro, y una muestra de impunidad porque son personas que estuvieron libres durante más de 30 años y no deberían tener ningún tipo de beneficio. Sobre todo teniendo en cuenta que están dadas las condiciones para que cumplan sus condenas en una cárcel común.

– ¿Qué expectativas les genera el gobierno de Alberto Fernández?

– Hemos visto decisiones políticas del presidente de que los derechos humanos sean un pilar fundamental en la construcción de la patria, así lo dijo él. A nosotros cuando hablamos del pasado reciente, algunos nos dicen “bueno, demos vuelta la página”, y es fundamental lo que dice Alberto, porque no podemos dar vuelta la página si los argentinos no nos hacemos cargo de lo que sucedió en nuestro país, y si no entendemos que que estén siendo juzgados los genocidas, o que hayan sido juzgados, tiene que ver con cómo construimos la patria que queremos para adelante: ¿Cómo un integrante de las fuerzas de seguridad que comete un acto de gatillo fácil podría ser enjuiciado si los mayores genocidas de la historia estuvieran libres? 

Es fundamental ese concepto de que sobre los pilares de la memoria, la verdad y la justicia se va a reconstruir la Argentina. Entender el pasado, hacernos cargo y avanzar hacia un futuro con más democracia y más derechos humanos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas