Educación y Ciencia

29 marzo, 2020

La escuela y las canastas alimentarias

Después de que se produjeran largas colas para retirar un sándwich con unas fetas de queso y de jamón casi inexistentes más una fruta, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires cedió ante los reclamos de la comunidad educativa y empezará a distribuir lo que llaman “canastas nutritivas” para 10 días a cada niño y niña de las escuelas.

Alicia García Tuñón

@AliGarciaTunon

COMPARTIR AHORA

Muchas quejas surgieron luego de que el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires distribuyera viandas con escaso o nulo valor nutritivo tanto para los niños y adolescentes de las escuelas públicas y mucho menos para los bebés. 

También se cuestionó que las familias tuvieran que hacer largas filas en las escuelas para recibir las viandas sin que pudieran respetar la distancia exigida en esta cuarentena.

Por otro lado, la policía le impidió a muchos vecinos y vecinas circular y los “verdugüeaba” cuando decían que debían salir del barrio para buscar la comida en las escuelas. 

Es que la crisis económica en la que se vio sumido el país, después de cuatro años de gestión de Cambiemos hizo que cada vez más estudiantes deban comer en la escuela y que, en muchas ocasiones, sea su única comida. 

Por eso, el reclamo inicial de los sindicatos docentes y de las organizaciones sociales fue que lo que repartían no era una comida saludable. Pero a la vez, exigieron que se distribuyeran bolsones para varios días, evitando así el ida y vuelta diario a las escuelas. Finalmente, el gobierno porteño cedió.

Los comedores escolares, comunitarios y merenderos son un servicio esencial en la situación de emergencia que se vive frente a la pandemia del Covid 19, por lo que es indispensable que se garantice su servicio.

El Decreto Nacional N° 297/2020 estableció que las personas que se encuentren afectadas a la atención de comedores y a los servicios esenciales de vigilancia, limpieza y guardia, están eximidas del aislamiento social, preventivo y obligatorio. A su vez, la Resolución de Firma Conjunta N° 7-GCABA-MJGGC-20 incluyó al Ministerio de Educación de la Ciudad entre las áreas cuyos servicios serán considerados esenciales para la comunidad.

En este sentido, se deberá garantizar la apertura de las escuelas antes de las 8 de la mañana ya que las entrega se hará entre las 8 y las 16 horas tanto el miércoles 1 de abril como el jueves 2 de abril. Se prevé que esta misma modalidad se repita ante la continuidad del aislamiento obligatorio.

De cara a esta semana el comunicado del Ministerio de Educación le pide a los directivos la presencia de una persona del personal docente que preferentemente viva cerca de la escuela para controlar la documentación de les estudiantes, y un personal casero o auxiliar para controlar la fila y el acceso a la escuela. Los empleados de las concesionarias de comedor serán los encargados de bajar las cajas y separarlas según su contenido en desayuno/merienda, almuerzo o vianda.

Se van a repartir 220 mil cajas para el desayuno (100 mil solo desayunan, jornada simple), 120 mil para el almuerzo y 85 mil para los refrigerios (casi todos alumnos del nivel medio). Trece escuelas secundarias de los barrios más desfavorecidos y que ya contaban con servicio de comedor, recibirán cajas con almuerzo. 

Se estima que en total, alcanzará a 305 mil alumnos aproximados. Hasta aquí la fría información.

Sin embargo surgen algunas preguntas y preocupaciones tanto en los directivos como en las organizaciones sociales y sindicales.

En primer lugar, las canastas nutritivas están destinadas a los listados de alumnos que tenían asignada la Beca Alimentaria, que  hayan iniciado el trámite para solicitarla o que hayan tenido la Beca alimentaria en 2019.

La realidad que se produjo después de la cuarentena es que cientos de familias que antes tenían asegurado un sueldo de manera formal o informal, hoy ven que su situación económica ha variado y que no tienen los ingresos que antes percibían o que se recortaron abruptamente. Ellos no figuran en los listados.

A esto hay que agregar que para las escuelas medias recién iniciaba el ciclo lectivo y aún no había comenzado la inscripción para la Beca alimentaria. A la vez, el refrigerio que año a año se reparte en los colegios secundarios es poco saludable y no llega a completar el valor nutricional que requieren los y las adolescentes.

Tampoco queda claro cómo harán las escuelas para repartir a las familias en los distintos horarios e informarlo adecuadamente. Pasaron el cronograma por mail y cada escuela verá con qué se encuentra el miércoles.

Desde la cuarentena ya se cambió la modalidad de entrega de comida tres veces. El jueves y viernes se originó bastante caos porque nadie sabía a dónde debía buscar su vianda y en algunos casos tuvieron que recorrer más de 30 cuadras para buscarlas.

Por otro lado, las escuelas no están en condiciones de higiene necesarias para que se distribuya alimentos. Muchos directivos denuncian que no les entregaron lavandina ni mucho menos alcohol en gel en toda la cuarentena. Tampoco barbijos ni guantes aunque en esta nueva modalidad se estipula que los concesionarios deberán garantizarlos.

No obstante existe incertidumbre y angustia sobre todo porque algunos concesionarios dijeron que sólo bajarían las cajas a la puerta de las escuelas. ¿Los directivos y auxiliares deberán entrarlas, ordenarlas y entregarlas? Hoy nada está claro.

Los días previos además de la sobrecarga de entregar planillas, cargar los datos de los alumnos, de sus direcciones, el personal educativo tuvo que hacerse cargo también de cómo llega la comida y exponerse a la desesperación de las familias que viajaban desde lejos para reclamar por el alimento de sus hijos e hijas. La mayoría de los auxiliares pidieron ampararse en algunos de los motivos por los que deben quedarse en sus casas por ser población de riesgo o tener familiares a cargo. 

Por otro lado, más allá de la poca presencia del personal auxiliar tampoco queda claro quién garantizará la limpieza de la escuela ya que estos estarán destinados a controlar las filas de familias en la calle y el ingreso de las mismas al establecimiento. 

Según el comunicado se estima que se podrá atender con dos personas a 100 familias en una hora y con el equipo ampliado de dos personas del concesionario, 200 personas por hora. 

Una hora para controlar los documentos, hacerles firmar la planilla, incorporar a las familias que por distancia no puedan ir a la escuela de origen ya que concurrían en transporte escolar y entregar la caja correspondiente. Todo esto resguardando las medidas de seguridad para evitar contacto y distancia y sin que, como es habitual, las personas necesiten hablar con el docente a cargo.

Las escuelas desde hace años se vienen haciendo cargo de la alimentación de los chicos, muchas veces descuidando el verdadero rol pedagógico que deben cumplir y supliendo lo que debiera hacer un Estado presente. El compromiso de los docentes con las familias es muy grande y siempre ponen el cuerpo para resolver cada situación que se presenta cuando están vulnerados los derechos de los niños y de sus familias. Pero quizás llegó el momento de que sea el Gobierno de la ciudad el que se haga cargo de garantizar la alimentación distribuyendo bolsones en los barrios y en cada hogar con necesidades alimentarias insatisfechas. 

Podrían utilizarse los listados que proporcionaron los propios directivos de las escuelas y los de los organismos sociales. Mientras esta distribución no sea posible, convocar personal especializado y pagarles para que repartan las cajas desde las instituciones educativas. En caso de ser necesario, capacitarlos para que tengan los cuidados y condiciones para que esta tarea se realice en estrictas medidas de higiene y salubridad.

Aquellos docentes que así lo quieran podrían tener prioridad para ser contratados para esta tarea pero nunca exigirles que sean voluntarios obligados por temor a que le bajen el contrato.

La  emergencia alimentaria no puede verse agravada por la emergencia sanitaria a costa del cuerpo de la salud de los docentes. Los y las trabajadoras de la educación no son súper héroes o heroínas aunque muchas veces hagan hasta lo imposible por sus estudiantes. Una vez más, deberán arriesgar su salud (y la de su familia) para cubrir los baches de un Estado ausente.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas