Géneros

6 marzo, 2020

Belén Rozas: “Creemos en la potencia de la unidad de las trabajadoras”

La militante de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) cuenta en esta entrevista el recorrido y los desafíos de la Secretaría de Mujeres y Diversidad que se lanza este viernes.

Laura Oringa

@lauoringa

COMPARTIR AHORA

Después de cuatro años de macrismo, la resistencia popular logró ponerle un parate a la avanzada neoliberal en la Argentina, en un contexto regional que avizora más incertidumbres que certezas. 

La calle fue a la vez escenario, trinchera, y campo de disputa fundamental. La Economía Popular, entrelazada con el movimiento feminista, fue clave para dar esta pelea. Desde las primeras movilizaciones masivas que protagonizaron en 2016 hasta la reciente conformación de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) en diciembre de 2019, mostraron ser protagonistas necesaries de esta etapa.

A poco de cumplirse “los primeros 100 días” de gobierno de Alberto Fernández, en un Frente de Todes que viene mostrando vocación de conformar un Estado donde los movimientos sociales puedan ser parte de los espacios de gestión, la calle continúa siendo el saldo histórico. Resignificándola el 10 de diciembre para festejar que luchar tiene sentido, sí; pero también sosteniéndola como espacio vital de encuentro y reivindicación de todo aquello que, todavía, requiere ser transformado.  

Por eso este viernes 6 de marzo, será en la calle, más específicamente en el Congreso, donde se lanzará públicamente la Secretaría de Mujeres y Diversidad de la UTEP. “Públicamente” porque el feminismo hace rato llegó a la Economía Popular y esto es, al mismo tiempo, punto de llegada y de partida. 

Belén Rozas, militante de las Organizaciones Libres del Pueblo (OLP) y parte de la Secretaría, cuenta cómo se dio este proceso.

– Luego del lanzamiento de la UTEP en diciembre pasado, este viernes estan presentando la Secretaría de Mujeres y Diversidad; ¿cómo fue el recorrido durante estos meses para su conformación?

– El recorrido de la Secretaría se remonta tiempo atrás, cuando aún no existía la UTEP. Las organizaciones que hoy la integramos venimos de largos años de lucha. Durante los últimos cuatro enfrentamos al gobierno de Mauricio Macri como militantes por una vida digna para nuestro pueblo, como trabajadoras y trabajadores de la economía popular poniendo en agenda nuestras reivindicaciones y dándole valor a nuestra actividad, y también dimos estas peleas y construimos este proceso de unidad como feministas populares porque sostenemos que lo personal es político. 

Hemos marchado juntes los 8 de marzo desde entonces junto a todos los sindicatos, nos hemos organizado a nivel federal y ese entramado tuvo como máxima expresión la presentación de la Ley para exigir la Emergencia en violencia de género en todo el territorio, haciendo públicas nuestras propuestas para que el Estado dé respuestas concretas a la violencia que sufren especialmente las compañeras que históricamente han sido postergadas. 

Por eso poder constituir esta Secretaría en nuestro sindicato es un orgullo enorme pero también un desafío y especialmente una gran expectativa porque hemos visto lo que pudimos hacer colectivamente y confiamos en la fuerza del movimiento feminista del que somos parte.

– Entendiendo a la Secretaría como un nuevo punto de llegada tras años de construir el feminismo dentro de la economía popular, ¿cuáles son los principales ejes de trabajo que se proponen trabajar?

– Para nosotres hoy lo principal es trabajar en las emergencias. Nuestro sector, y sobre todo los cuerpos feminizados, es el más empobrecido, el que más sufre las violencias del sistema y el que más ha sido golpeado los últimos años. La feminización de la pobreza es parte de la planificación de la miseria que viene creciendo en nuestro país desde hace décadas. 

Si hablamos de combatir al hambre son nuestras compañeras las que se hacen cargo de alimentar a les pibes de los barrios abriendo sus casas para parar la olla. Si hablamos de endeudamiento son nuestras vidas las más precarizadas por la deuda a nivel doméstico, dejándonos expuestas a sostener vínculos violentos por necesidad. Si hablamos de poner en valor el trabajo de cuidados, son los cuerpos feminizados de nuestro sector los que sostenemos redes enteras que nos generan hasta una triple jornada laboral, sumando a las conocidas el trabajo en la comunidad. 

Dentro de la gremialidad que estamos construyendo, nuestra mayor responsabilidad como Secretaría es darle herramientas concretas a las mujeres, lesbianas, trans, travas, no binaries que se organizan en la UTEP y los ejes de trabajo principales irán en este sentido. 

– El cambio de gobierno nos encontró con la creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, una conquista producto de las luchas que el movimiento feminista viene dando. ¿Qué expectativas tienen al respecto?

– Sin lugar a dudas la creación del Ministerio y el nombramiento de tantas compañeras lo vemos como un triunfo colectivo y lo recibimos con enorme emoción. Cuando hay un cambio de gestión se abre un tiempo en el que tenés que hacer una especie de mapeo para estudiar quiénes están en cada área y cuál es su trayectoria, para más o menos suponer cuál será su línea de trabajo. 

En el caso de Eli Gómez Alcorta, de Checha Merchán, Estela Díaz, entre otras, no hizo falta ninguna investigación porque son nuestras compañeras y las conocemos de la lucha feminista desde hace muchos años. Las expectativas con ellas son muchas, obvio.  

Pero también sabemos que la forma feminista de hacer política no es poner todo sólo en el Ministerio o sólo en el sindicato o sólo atendiendo las instituciones, sino con la plena participación de todas y todes para lograr resultados. Nuestra lucha es integral porque las desigualdades que sufrimos son transversales. En ese sentido, hemos tenido ya reuniones con el Ministerio tanto a nivel nacional como provinciales para abrir mesas de trabajo que nos permitan ser muy eficaces en la creación de políticas públicas, pero también apostamos a la creación de redes en cada territorio para fortalecer el poder popular.

– La conformación de la UTEP materializa la incorporación de hecho del sector de la economía popular en el movimiento sindical, ¿qué puentes y articulaciones aspiran construir desde la Secretaría con el movimiento feminista sindical?

– Con el movimiento sindical feminista también tenemos un recorrido previo a la UTEP que ahora se profundizará muchísimo más. Con las compañeras nos hemos apoyado mutuamente en luchas que correspondían a cada sector y también hemos confluido en movilizaciones y campañas colectivas como la lucha por la jubilación digna para todas y todes cuando Macri amenazó con quitar la jubilación «de amas de casa». 

Sin dudas seguiremos en ese camino, porque creemos en la potencia de la unidad de las trabajadoras y en la capacidad que tenemos de conjunto para tambalear y dejar atrás las lógicas patriarcales propias del ámbito sindical. 

– Estamos a pocos días de un nuevo Paro Internacional de Mujeres y Diversidades, los próximos 8 y 9 de marzo, ¿qué acciones piensan convocar desde esta nueva instancia?

– Respecto a las actividades previstas para el 8, desde ya que estaremos participando territorialmente y federalmente de muchísimas convocatorias. Y el 9 vamos a movilizar junto al bloque sindical hacia el Congreso Nacional, bajo la consigna «la deuda es con nosotras y nosotres», en el marco del Paro Internacional Feminista.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas