El Mundo

28 febrero, 2020

Organizaciones populares de Brasil marcharán en defensa de la democracia

Tras la convocatoria del presidente Jair Bolsonaro a participar en una marcha que pide por el cierre del Congreso Nacional, las principales centrales obreras del país junto a los movimientos sociales se movilizarán para repudiar ese accionar antidemocrático.

Las centrales sindicales de Brasil se movilizarán junto a los movimientos populares el próximo 18 de marzo, tres días después de la marcha por el cierre del Congreso Nacional y del Supremo Tribunal Federal (STF) a la que el jefe de Estado, Jair Bolsonaro, llamó a participar a través de un video difundido por WhatsApp.

Reunidos este jueves en São Paulo, dirigentes de todas las centrales obreras mostraron su preocupación por la convocatoria del presidente que además fue acompañada por una serie de mensajes ultraderechistas por las redes sociales. En el encuentro también participó el ex candidato presidencial Guilherme Boulos, líder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST).

Al respecto, el secretario general de la Central de Trabajadores y Trabajadoras de Brasil (CTB), Wagner Gomes, manifestó que siguen «con indignación y preocupación los movimientos que el presidente Bolsonaro ha estado haciendo para enfrentar el proceso democrático y los poderes de la República».

Por su parte, Sérgio Nobre, presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT) aseguró que el 18 habrá movilizaciones en los lugares de trabajo, paros y actos en todo el país. Además de la defensa de la democracia, las consignas de la movilización incluyen la defensa de los servicios públicos y la educación, los empleos y los derechos.

En ese sentido, el dirigente gremial señaló: “Más de 12 millones de brasileños están desempleados y más del 50% de la población en el sector informal. Sin mencionar el crecimiento en el número de personas sin hogar en todo el país. Y para empeorar las cosas, no existe una política para revertir este escenario”.

A su vez, los principales lìderes de la oposición en la Cámara de Diputados organizaron una reunión para el próximo 2 de marzo para articular una «respuesta institucional dura». El repudio a la convocatoria a cerrar el parlamento y el máximo tribunal de justicia fue mayoritario en todo el arco político del país donde muchos comienzan a barajar la posibilidad de un autogolpe.

“Esto no es un problema para la oposición, es un problema para todos los que defienden la democracia. Hacemos un llamado a todos los partidos de la Cámara, mucho más allá de la oposición”, declaró Jandira Feghali, diputada del Partido Comunista.

En el encuentro es posible que se discuta una solicitud de juicio político para el presidente, aunque todavía no hay posiciones firmes al respecto. Enio Verri, jefe de la bancada del Partido de los Trabajadores (PT) aseguró que no está todavía “en el radar del partido” la posibilidades de avanzar en un impeachment

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas