Educación y Ciencia

27 febrero, 2020

El deterioro salarial en Conicet reaviva la discusión sobre el convenio colectivo sectorial

Luego de los anuncios de aumento salarial para becarios doctorales y postdoctorales, los trabajadores del organismo vuelven a poner sobre la mesa la situación crítica que afecta a todo el sector científico y se pone sobre la mesa nuevamente el debate sobre la creación de un régimen laboral específico.

Sol Martínez

@SolMar1936

COMPARTIR AHORA

En los últimos días, un grupo de investigadores e investigadoras difundió una solicitada virtual dirigida a las autoridades del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), en la que reclaman por “el deterioro de los salarios” que perciben quienes integran la carrera de investigación científica. Señalan, además, que sus salarios se ubican entre los más bajos de la región.

La carta destaca como positivas las medidas que el gobierno anunció recientemente para el organismo, entre las que se cuenta el aumento de salarios para becarios doctorales y posdoctorales. Sin embargo, expresa su “preocupación” respecto de la falta de soluciones en relación con la situación salarial de las y los investigadores.

Actualmente los salarios de les trabajadores del Conicet se definen en la negociación paritaria del gremio de estatales, y se ubican entre los más deteriorados durante los años del macrismo. Un informe reciente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) señala que, en los últimos cuatro años, la caída del salario real de los empleados y empleadas del Estado fue de un 36,1%. En la misma sintonía, un informe de Mariano Barrera, investigador del área de Economía y Tecnología de FLACSO-CONICET, indica que los salarios de los investigadores del mayor organismo de ciencia y técnica del país se depreciaron en un 39%. 

Hasta el momento, la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) ostenta la representatividad de los estatales y la potestad para firmar las paritarias aún sin el acuerdo de ATE, el otro gran sindicato del sector. Sin embargo, en las últimas semanas trascendió que el gobierno llevará adelante una compulsa de afiliados para establecer cuál de los dos gremios tiene actualmente mayor representatividad.

En el Conicet, ATE ha planteado en forma reiterada la necesidad de una recomposición salarial para todos los trabajadores del organismo. “Los salarios se encuentran absolutamente devaluados. Hemos planteado que es necesario apoyar la actividad científica y para eso es necesario recomponer el conjunto de los salarios del sector”, señaló Gabriel Bober, secretario general de ATE-Conicet Capital, en diálogo con Notas.

Desde hace años, el sindicato impulsa la necesidad de crear un convenio colectivo de trabajo sectorial, similar a los que ya existen en otros organismos de ciencia y tecnología, como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). un convenio propio permitiría contemplar la especificidad del trabajo en el sector de ciencia y tecnología, incorporando a los cuatro “escalafones” del organismo: administrativos, becarios, personal de apoyo e investigadores.

Asimismo establecería un ámbito de discusión paritaria en el sector, en el que se podrían negociar salarios para todos sus trabajadores y trabajadoras. “Sería una oportunidad para que por primera vez en la historia del organismo tengamos posibilidades de entablar una negociación colectiva. Podríamos discutir las estructuras y escalas salariales sin depender de otro marco paritario”, explicó Bober. 

El gremialista agregó que el convenio sería importante también para “terminar con la precariedad laboral en el organismo, incorporando a los trabajadores más precarizados como son los administrativos y de gestión, y los becarios doctorales y posdoctorales”. Además, enumeró otros aspectos de las condiciones laborales que se podrían discutir, «como un régimen de licencias acorde a las especificidades de la actividad científica y un régimen de ingresos y promociones transparente».

En este sentido, desde ATE sostienen que la estructura actual del Conicet, consagrada en un estatuto que se sancionó en 1973 durante la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse, no refleja las necesidades del conjunto de los trabajadores del organismo. La concepción del trabajo científico que reproduce esa normativa, profundamente jerarquizada y elitista en su base ideológica, ha constituido la base para generar desigualdades, como la exclusión del personal de apoyo en el régimen jubilatorio especial para investigadores. 

Las expectativas crecen entre los trabajadores del sector, después de años de ajuste macrista. Los anuncios de las autoridades hacen pensar que la ciencia y la tecnología vuelven a jerarquizarse en la agenda de gobierno. ¿Será esta nueva coyuntura una oportunidad para avanzar en la consagración de un convenio colectivo para el Conicet? Todo indica que la discusión llegó para quedarse y que, tarde o temprano, demandará una respuesta concreta por parte de las autoridades. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas