Nacionales

3 febrero, 2020

Se realizó una asamblea en defensa del agua de Chubut

Organizaciones mapuche, de derechos humanos, ecologistas y medios de comunicación autogestivos, entre otras, se reunieron en la provincia patagónica para rechazar los distintos proyectos extractivistas que afectan el medioambiente.

Entre el 31 de enero y el 2 de febrero se llevó a cabo el “Parlamento por el agua y en defensa del Río Chubut”. Inicialmente convocada por organizaciones mapuche se amplió a distintos sectores de la sociedad provincial y de otras partes del país. Representantes de los derechos humanos, los medios autogestivos, movimientos ecologistas, feministas y asambleas ciudadanas por el medioambiente fueron parte de las jornadas de debate.

“Tenemos pleno derecho a decidir sobre lo que sucederá en el territorio que habitamos. Decidir a partir de nuestras diferentes culturas y naturalezas”, sostuvieron en un comunicado previo. Y aseguraron que “no existe ningún rango en la administración vertical de este Estado que pueda estar sobre estos principios elementales: territorio, libertad, autonomía, solidaridad y reciprocidad”.

El primer día se definieron de manera asamblearia los temas a tratar. El objetivo fue abordar las distintas problemáticas que cada espacio consideraba más relevantes.

Así fue como se debatió en torno a “la recuperación territorial mapuche” con una perspectiva integral que incluye “la espiritualidad, la lengua, la memoria, el conocimiento, la solidaridad”.

Desde ese punto de partida se planteó la importancia de la “autodeterminación territorial” entendida como “la capacidad de tomar decisiones” para proteger y resguardar el agua, los bosques y el aire. Lo que en lengua mapuche se conoce como kizungenewün, es decir “la capacidad de decidir por uno mismo”.

Cuando esto es negado por el Estado o las empresas se padece “la imposición del sistema capitalista extractivista”. Entre sus consecuencias se enumeraron las plantaciones de pino, que generan sequías y destruyen los árboles nativos y son altamente inflamables. O el monocultivo de plantines de frutilla, en cuya producción se utiliza bromuro de metilo, que es contaminante y deja la tierra estéril.  También la “gestión irresponsable” sobre los residuos cloacales por parte de “muchos municipios” y el acaparamiento del agua que hacen “los terratenientes que embalsan y represan arroyos y ríos dejando sin agua a sus vecinos”.

El cercamiento de las costas y la pérdida del acceso a los ríos y lagos fue un punto destacado del Parlamento. 

Por ejemplo, en El Maitén la Compañía de Tierras del Sud Argentino mantiene cerradas con candado las tranqueras que permiten el acceso al Río Chubut por callejones y pasos públicos. Frente a esto la población “se vuelca sobre las costas de las comunidades que cuentan con cursos de agua, generando distintos impactos”. Por eso se exigió “el acceso a las costas” acompañado de una mayor conciencia en “el cuidado y el respeto para los territorios comunitarios”.

En la misma línea fueron denunciadas corporaciones belgas, inglesas y árabes como el grupo BURKO, que tiene su sede en Arelaufquen (un barrio privado en Bariloche) y el grupo Tavistock, propiedad de Joseph “Joe” Lewis y del emir de Qatar, Hamad bin Jalifa al Thani.

Por último cuestionaron el avance de los intereses de la megaminería a cielo abierto. “Frente al proyecto Calcatreu, que intenta explotar oro y plata en la región de Ingeniero Jacobacci [Río Negro], este Parlamento reafirma su posicionamiento por el No a la Minería Contaminante, al igual que frente al proyecto Navidad, en Chubut”, expusieron en la declaración final. 

Por eso demandaron la restitución de la ley anticianuro en Río Negro y la expulsión de las empresas Pan American Silver y Patagonia Gold. “Ante gobiernos que proponen la megaminería como salida económica, nos posicionamos en la defensa del agua, el territorio y la vida”, sentenciaron.

Finalmente exigieron el desprocesamiento de “las luchadoras y luchadores sociales” así como la libertad del lonko Facundo Jones Huala.

“Advertimos a los jefes comunales, a los intendentes, a los gobernadores, al presidente que no cederemos nuestras aguas, nuestros territorios, nuestros cuerpos, nuestras vidas”, subrayaron. “A pesar de las detenciones, persecuciones, asesinatos y desapariciones de militantes mapuche y asambleístas, la represión del Estado no logró su objetivo, sino todo lo contrario: alimentó la toma de conciencia y el compromiso de nuestros hermanos, hermanas, compañeros y compañeras”, concluyeron. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas