El Mundo

19 diciembre, 2019

Sidney declara el estado de emergencia por los incendios

La ola de calor que azota a Australia superó los 49 grados este jueves. Ambientalistas reclaman el cese de la explotación del carbón.

Este jueves la premier del estado de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, declaró el estado de emergencia debido a los incendios que azotan a Sidney, la capital el Estado. “La mayor preocupación en los próximos días es la imprevisibilidad, con condiciones extremas de viento y temperaturas extremadamente altas”, dijo la mandataria.

Las altas temperaturas y la falta de lluvias son el principal generador de focos activos, que al día de la fecha ascienden a más de cien. Esta temporada las temperaturas registraron marcas récord. Así lo afirmaron las autoridades de la estación meteorológica de Nullarbor – en el sur del país- quienes en el día de la fecha registraron 49,9 grados centígrados, superando el récord de 49,8 grados que tenía la estación de la región de Eucla.

Las llamas se tornaron incontrolables y según los datos oficiales ya se quemaron más de tres millones de hectáreas. Sumado al desastre ambiental, en los últimos 38 días los habitantes de Sidney  respiraron un aire de poca calidad y en 28 de ellos los niveles de toxicidad se consideraban peligrosos.

Esto llevó a más de una veintena de organizaciones de médicos australianos a emitir el lunes un comunicado conjunto en el que se calificaba como una “emergencia sanitaria” la contaminación atmosférica en Nueva Gales del Sur y se llamaba al primer ministro, Scott Morrison, a afrontar el problema.

“El último [estado de emergencia] fue declarado el 11 de noviembre, cuando, como recordarán, tuvimos condiciones climáticas catastróficas. (…) Tomamos esta decisión siguiendo el consejo de la comisión de expertos. En este proceso, todos nos unimos para hacer lo necesario para proteger la vida de las personas y sus propiedades. Aunque hemos visto cómo se ha ido desarrollando esta tragedia, con 800 casas perdidas y seis muertos, siento que podría haber sido mucho, mucho peor”, indicó  Berejiklian en conferencia de prensa.

Tanto la premier de Nueva Gales del Sur, como el primer ministro Morrison son los principales señalados por la falta de políticas públicas dirigidas a frenar el estado de alerta. Esta semana decenas de organizaciones medioambientales le reclamaron al gobierno que migre a la producción y uso de energías renovables.

Al mismo tiempo les exigieron que adopten medidas preventivas para la población, mayormente relacionadas con la calidad del aire que respiran los habitantes.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas