El Mundo

17 diciembre, 2019

Coletazos en el Vaticano tras la cantidad de denuncias por abuso sexual

El papa eliminó el secreto pontificio para los casos de pornografía infantil y de abuso sexual en el seno de la Iglesia, ahora jueces y fiscales podrán acceder a los archivos. En Argentina, el lunes se mató un cura abusador antes de ir preso.

La decisión de Francisco viene a cuenta de la cantidad de denuncias por violación y abuso sexual que toman fuerza alrededor del mundo. Según informó «Vatican News», busca ofrecer una “plena colaboración” con la justicia civil.

Se trata de dos documentos. El primero informa que el pasado 4 de diciembre se dispuso abolir el secreto pontificio sobre las denuncias, los procesos y las decisiones relativas a los casos de violencia y de actos sexuales cometidos bajo amenaza o abuso de autoridad.

También serán tenidos en cuenta los casos de abuso de menores y de personas vulnerables, casos de no denuncia y encubrimiento de los abusadores por parte de los obispos y superiores generales de los institutos religiosos así como casos de pornografía infantil.

Sobre este último punto, el papa presentó otro escrito que establece como uno de los delitos más graves “la adquisición o posesión o divulgación, con un fin libidinoso, de imágenes pornográficas de menores de dieciocho años por parte de un clérigo, de cualquier manera y por cualquier medio”.

En ambos casos, se estableció que “la información se tratará de manera que se garantice su seguridad, integridad y confidencialidad” establecidas por el Código de Derecho Canónico para proteger “la buena reputación, la imagen y la privacidad” de las personas implicadas.

Cura Lorenzo, abuso sexual y suicidio

En las primeras horas de la noche del lunes el sacerdote Eduardo Lorenzo – ex capellán del SPB y confesor de Grassi – se disparó en la cabeza, acusado de haber abusado de al menos cinco adolescentes. Poco antes, el Poder Judicial de La Plata había dictaminado su detención pero la medida no iba a hacerse efectiva de manera inmediata.

Lorenzo se disparó en la cabeza dentro de la dependencia de Cáritas donde estaba confinado por decisión del Arzobispado de La Plata para que no esté en contacto con adolescentes. Eso era así, porque en su contra pesa una causa de abuso sexual y corrupción de menores por cinco casos ocurridos entre 1990 y 2008 en las parroquias que presidía.

«Me pedía que le hiciera masajes en los pies, o en la espalda, en su cama grande y comenzaba a refregarse contra mí», contó una de las víctimas. El resto de los relatos mostraban coincidencias en el modus operandi del religioso.

En Argentina los procesos judiciales contra curas violadores o abusadores de menores continúan en alza en búsqueda de justicia para las víctimas. La noticia de la eliminación del secreto pontificio llega unas horas después del suicidio de Lorenzo, y pocas semanas después de las condenas a los responsables del Instituto Próvolo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas