El Mundo

20 noviembre, 2019

El Alto marcha hacia La Paz para repudiar la masacre de Senkata

Según la Defensoría del Pueblo de Bolivia ya son nueve las víctimas fatales de la represión que llevaron a cabo el martes las fuerzas de seguridad para romper el bloqueo que los manifestantes llevaban a cabo a una planta de hidrocarburos.

Este jueves se espera una nueva jornada de tensión en Bolivia como viene sucediendo diariamente tras el golpe de Estado contra Evo Morales el pasado 10 de noviembre. Habitantes de la ciudad de El Alto anunciaron que marcharán a La Paz, la capital, para repudiar la represión del martes pasado en la localidad de Senkata donde Fuerzas Armadas y policías dispararon balas de plomo asesinando a nueve personas para romper un piquete que bloqueaba la salida de camiones de una planta de hidrocarburos. 

La movilización también exige la renuncia de la autoproclamada presidenta Jeanine Añez y la liberación de los presos y presas políticas.

«Tendríamos nueve cuerpos acá en la parroquia. Tendríamos todavía denuncias de un número mayor de muertos que estamos esperando que la gente los traiga para que se proceda a hacer las autopsias», declaró el miércoles por la noche la defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

Asimismo, hizo un llamado a Jeanine Añez: «La pérdida de vidas humanas es irreparable, le pedimos un diálogo fraterno, un diálogo sin persecución, un diálogo que respete la lucha de la gente que está movilizada, que no se la descalifique, que se respete que en este momento están pidiendo justicia y es lo mínimo que el Estado debe darle”.

Las imágenes de la represión que llegaron a través de las redes sociales (debido al bloqueo mediático) dieron cuenta de una violencia inusitada. La mayoría de las víctimas murió por disparos en la cabeza y el tórax, dando cuenta que las fuerzas de seguridad tiraron a matar. Incluso el único médico que atendía a los heridos denunció que fue baleado mientras llevaba a cabo su trabajo.

Los pocos periodistas que están en la zona también denunciaron la persecución sistemática que hay sobre la población. Principalmente por la noche, donde se oyen disparos y los militares y policías ingresan a las casas por la fuerza, sin orden de allanamiento ni ningún tipo de justificativo legal.

Cabe recordar que el pasado fin de semana Añez emitió un decreto en el que liberó de “responsabilidad penal” a los agentes de seguridad que participen “en los operativos para el restablecimiento del orden y estabilidad pública”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas