El Mundo

3 noviembre, 2019

La derecha boliviana apuesta a la desestabilización

Luego de que el escrutinio definitivo confirmara la reelección del presidente Evo Morales en primera vuelta la oposición más radicalizada sigue alentando las manifestaciones violentas y, sin presentar ninguna prueba, denuncia un supuesto fraude electoral.

El sábado por la noche el presidente del Comité Cívico del departamento boliviano de Santa Cruz, Fernando Camacho, le dio al presidente Evo Morales 48 horas para que presentara su renuncia. “Si no lo hace el día lunes vamos a tomar determinaciones para que se vaya”, afirmó.

La amenaza, lanzada en el medio de las protestas por los resultados de las elecciones presidenciales, arroja luz sobre las verdaderas intenciones de la oposición de derecha de Bolivia: sacar al presidente del Gobierno, sea como sea.

En un primer momento, el reclamo era que hubiera un ballotage entre Morales y su principal adversario, Carlos Mesa. No obstante, el escrutinio definitivo le dio al actual mandatario una ventaja de más de 10 puntos (47,08% contra 36,51%) lo que, de acuerdo a la Constitución, le garantiza el triunfo en primera vuelta. 

Incluso la Organización de Estados Americanos (OEA), reconoció esos porcentajes aunque recomendó hacer la segunda vuelta igual. Algo que fue rechazado por el gobierno por ser ilegal y no corresponderse con los procesos institucionales del país.

De todas formas, como propuesta para salir del conflicto, Evo Morales pidió que se hiciera una auditoría de todas las actas electorales (una especie de segundo escrutinio) para revisar cualquier irregularidad. La misma quedó a cargo de la propia OEA -organismo que no puede ser sospechado de simpatía por el Ejecutivo- y se inició el pasado jueves. 

Sin embargo la oposición ya dijo que no reconocerá tampoco el informe del organismo internacional. Algo curioso ya que, apenas unos días atrás, era lo que exigían.

«Como no presentan pruebas de fraude, más bien la denuncia de fraude es el verdadero fraude, a esa conclusión llego porque si hay fraude entonces hay que demostrarlo”, opinó Evo. «Por qué ahora no llevan a la OEA pruebas de fraude, ahí está la OEA, que demuestren”, insistió el jefe de Estado. 

Además analizó que aunque hubiera “ganado con el 50% o 60% igual hubieran desconocido”, porque “desde antes de las elecciones ya dijeron que iban desconocer”.

En la misma línea el ministro de Gobierno, Carlos Romero, recordó que «antes de la elecciones la oposición ya hablaba de fraude, y ahora, cuando se pide auditoría, si tienen las pruebas del fraude, su mejor opción para denunciar son los organismos internacionales que realizan este estudio».

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas