El Mundo

16 octubre, 2019

La ONU cambia su misión en Haití pero no sus prácticas

Tras finalizar la Misión de Apoyo a la Justicia de las Naciones Unidas en Haití (Minujusth) comienza este miércoles su mandato la Oficina Integrada de Naciones Unidas en Haití (Binuh, por sus siglas en inglés) en medio de la profunda crisis política que mantiene al pueblo en las calles hace meses pidiendo la renuncia del presidente.

La nueva misión política de Naciones Unidas comienza este miércoles su mandato por un año en Haití, con posibilidad de renovarse. Tendrá como objetivo ayudar al gobierno y a la policía en sus esfuerzos por mantener el orden y el Estado de derecho, según la resolución del Consejo de Seguridad aprobada en junio pasado con 13 votos a favor y dos abstenciones: China y República Dominicana.

Al frente de la Oficina Integrada de Naciones Unidas en Haití (Binuh, por sus siglas en inglés) estará la diplomática estadounidense Helen Meagher La Lime que también hasta el 2018 se desempeñaba como jefa de la Minujusth.

Más allá de este cambio en la presencia internacional Jean-Pierre Lacroix, jefe de operaciones de mantenimiento de paz de la ONU, señaló que la crisis en esa nación caribeña amenaza los progresos de los últimos años en materia de pacificar al país y subrayó que es responsabilidad de los haitianos abordar esos asuntos.

En tanto que Mark Lowcock, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios del organismo, indicó que todavía la isla atraviesa una grave crisis política que afecta la seguridad y agrava aún más la inestabilidad política lo que configura “un círculo vicioso que el país ha visto demasiadas veces”.

Desde que asumió el gobierno en 2017, el presidente Jovenel Moïse enfrenta numerosas manifestaciones y protestas populares por la situación económica y las denuncias de corrupción en su contra. Desde septiembre, la situación se agravó ante la falta de agua potable, alimentos y combustible que condujeron al actual estado de insurrección popular que clama por la renuncia del jefe de Estado.

Un país ocupado

La intervención de la ONU en Haití comenzó en 2004 cuando el Consejo de Seguridad aprobó la Misión de Estabilización (Minustah) para lidiar con el escenario de violencia política, impunidad y proliferación de la delincuencia tras el segundo golpe de Estado contra Jean-Bertrand Aristide.

Posteriormente, ésta fue reemplazada en 2017 por la Minujusth con el objetivo de fortalecer las instituciones del país caribeño.

Tanto la Minustah como la Minujusth fueron objeto de numerosos críticas y acusaciones como la de introducir el cólera en territorio haitiano en 2010 por negligencia de algunos miembros de las fuerzas de mantenimiento de paz. A su vez, existen varias denuncias de abusos y violaciones por parte de los cascos azules. Finalmente, se ha acusado a estas entidades de constituir en la práctica ejércitos de ocupación bajo las directrices de EE.UU.

En ese sentido, según Camille Chalmers -intelectual caribeño y dirigente del Foro Patriótico haitiano y de la articulación ALBA Movimientos- las misiones de la ONU  “contribuyeron a agravar los problemas de la sociedad haitiana. Por ejemplo el problema de la inseguridad es mucho más grave ahora, dado que hay ahora una circulación de armas impresionantes”.

Y señaló que en la actualidad en el país existen “pandillas mucho más sofisticadas”. “Tenemos una inseguridad ciudadana grave que incluso obstaculiza el proceso de organización popular, y tuvimos una multiplicidad de violaciones contra mujeres, niños y niñas que quedó totalmente impune”, remarcó. 

Por otra parte, subrayó que lo más grave “fue la introducción del cólera que causó según diferentes especialistas 30 mil muertos, 800 mil infectados, y tuvo consecuencias económicas dramáticas para el país”. “Es decir que una misión construida con una retórica de derechos humanos, vulneró los derechos humanos fundamentales de la población”, concluyó el dirigente.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas