El Mundo

3 septiembre, 2019

Avanza el proyecto de ley de reducción de la jornada laboral en Chile

El objetivo es bajar de 45 a 40 horas semanales sin afectar la remuneración de las y los empleados. Presentado por legisladores del Partido Comunista, este lunes dio su primer paso en el Congreso tras ser aprobado por la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

El proyecto de ley de reducción de la jornada laboral -que modifica el Código del Trabajo vigente en Chile- fue presentado en marzo de 2017 por su autora, la diputada Camila Vallejo del Partido Comunista (PC). Además fue impulsado por la diputada Karol Cariola, los diputados Hugo Gutiérrez y Daniel Núñez, todos camaradas de Vallejo, y cuenta con el aval de los ex parlamentarios Sergio Aguiló y Lautaro Carmona.

“Estamos muchas horas en el trabajo y no estamos produciendo más, entonces estudiamos qué beneficios tenía la reducción de la jornada laboral y vimos que aumenta la calidad de vida, la producción y la salud pública”, explicaba Vallejo dos años atrás.

La propuesta viene siendo materia de debate hace días con sectores alineados a favor y en contra. Una de las principales oposiciones proviene desde el gobierno de Sebastián Piñera y su coalición de partidos de derecha Chile Vamos quienes ya advirtieron que en caso de prosperar la iniciativa pedirán revisar su constitucionalidad.

Desde el Ejecutivo ven poco factible la ley y se mostraron críticos con sus efectos. En ese sentido, el ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg, sostiene que no hay ningún país del mundo que haya reducido la jornada como lo plantea el PC, con la rigidez que ellos mantienen”.

En su exposición en el parlamento, Monckeberg sostuvo que si se aplicara la reducción “Chile podría verse impedido de jugar un Copa América porque va a exceder la jornada máxima que aquí se está planteando, porque se hace mal, porque no se especifica la jornada especial”.

Como contrapropuesta, desde el gobierno tienen su propio proyecto de reducir la jornada de trabajo a 41 horas peroacompañada de flexibilidad y adaptabilidad laboral, para que no caiga la productividad del trabajador” y con la idea de trabajar cuatro días y descansar tres, aumentando las horas diarias.

A su vez, el diputado Guillermo Ramírez de Unión Demócrata Independiente (UDI), una de las fuerzas de la alianza gobernante, aseguró que “el proyecto de ley dice que a partir del 1 de enero del 2020 baja de 45 a 40 y con eso mataste a todas las pymes”. 

En tanto que el ex ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó que la reducción equivale a un “aumento del 11% del costo laboral”.

Del lado de los defensores del proyecto, que reúne a organizaciones políticas y a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal central sindical chilena, la diputada Cariola argumentó que no quieren echar abajo ni las pymes, ni disminuir la productividad de las empresas, ni echar abajo la economía del país, al contrario”.

Desde la bancada de la Democracia Cristiana (DC) sostienen que es una buena iniciativa porque apunta a mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Al respecto la senadora Carolina Goic dijo que “esas cinco horas menos a la semana pueden significar más tiempo en familia, practicar algún deporte, reunirse con amigos y, en definitiva, más tiempo para disfrutar de la vida”.

Asimismo, el Observatorio de Políticas Económicas (OPES) publicó un informe donde se estima que la aprobación del proyecto implicaría una creación de 235 mil empleos. Este cálculo se contrapone al realizado por el Ejecutivo, que anticipa una destrucción de más de 300 mil puestos de trabajo.

Antecedente

No es la primera vez que en Chile se reduce la jornada laboral. En 2005 los trabajadores pudieron experimentar una disminución de tres horas al pasar de 48 a 45 horas semanales.

Al respecto, la diputada Vallejos aseguró “el hecho de trabajar más horas, como se hacía antes, no necesariamente generaba más productividad». «Muy por el contrario, la última reducción de la jornada generó mejores condiciones de desarrollo en el país, mejoró calidad de vida”, subrayó.

Sin embargo, Monckeberg opinó que lo que ocurrió la última vez fue que las remuneraciones cayeron porque el proyecto estaba “mal hecho”.

Según el ránking de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el promedio de las horas de trabajo al año es de 1.734. Es decir, más de 30 horas a la semana. En Chile, las horas anuales promedio trabajadas por persona son 1.941.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas