Derechos Humanos

29 agosto, 2019

El «Tigre» Acosta pudo salir de la cárcel para pedir un préstamo en ANSES

El hecho sucedió este martes y fue repudiado tanto por organismos de Derechos Humanos como por los trabajadores y trabajadoras de la Administración Nacional de la Seguridad Social afiliados a ATE.

El ex jefe del Grupo de Tareas 3.3.2 de la ESMA durante la última dictadura, Jorge «El Tigre» Acosta, salió este martes de la cárcel para pedir un préstamo. El hombre, condenado por al menos 82 delitos de lesa humanidad entre los que se cuentan secuestros, desapariciones y torturas, se hizo presente el martes en una sede de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) en el centro porteño.

“Ya salió y entró”, dijeron desde el Tribunal Oral y Federal Nº 5 sin dar más precisiones. “Es un permiso que se le da a todos los imputados que están detenidos y tienen que hacer un trámite personal”, añadieron ante la consulta del diario Página/12.

Es que la presencia de Acosta generó, en primer lugar, el rechazo de los trabajadores y trabajadoras de la dependencia estatal que se negaron a atenderlo.

«Queremos comunicar el repudio absoluto a la presencia en UDAI Centro del genocida Tigre Acosta, la cual ha dejado una consternación entre los y las laburantes del sector, así como en el conjunto en general», sostuvieron mediante un comunicado desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Asimismo, señalaron que no están «dispuestos a tolerar que paseen libremente por nuestro organismo aquellos que han avasallado el Estado de Derecho, deteniendo, torturando y desapareciendo a compañeros y compañeras”.

Por su parte desde H.I.J.O.S. Capital hicieron hincapié en la complicidad judicial. «No salen solos: los autorizan», escribieron en su cuenta de Twitter y exigieron «ni privilegios, ni impunidad».

«Asesino del pueblo, partícipe de los pactos de silencio, genocida. Eso es. Y te lo podés encontrar en la fila de la ANSES, porque lo autorizaron a salir», denunciaron desde la organización de Derechos Humanos.

Efectivamente Acosta pudo salir de la cárcel por un permiso que expidió el juez Horacio Obligado. Además pudo acceder al préstamo porque cuenta con una jubilación mínima de 12 mil pesos producto de sus años de servicio en la Marina a los que tuvo que sumar la compra de aportes mediante una moratoria.

Cabe recordar que el genocida fue condenado a 30 años de prisión por el plan sistemático de robo de bebés. Además en 2017 recibió otra sentencia a prisión perpetua por los llamados vuelos de la muerte.

Finalmente tiene otra causa abierta, la llamada «ESMA 4», que está a cargo del mismo tribunal que lo habilitó a salir y lo había condenado el año pasado.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas