Nacionales

9 agosto, 2019

CABA: mujeres de los barrios a las Comunas

Por fuera de los flashes de la elección presidencial, en la Ciudad de Buenos Aires se renovaran las Juntas Comunales. Dos referentas sociales, de los barrios más postergados, dialogaron con Notas sobre la importancia de que el pueblo llegue a esas instancias de decisión.

Lucila González y Mónica Ruejas forman parte del Movimiento Popular La Dignidad (MPLD) y en estas elecciones ambas son candidatas a comuneras de la Ciudad de Buenos Aires por el Frente de Todos. Ellas representan a los nuevos actores que se incorporaron al armado opositor para sumar nuevas voces por fuera de la política tradicional.

Mónica es de la Comuna 8, compuesta por los barrios de Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo. “Los vecinos en su mayoría desconocen totalmente que existe la Junta Comunal”, explica y denuncia “la ausencia de los comuneros en los barrios de las comunas que representan”.

Cabe destacar que estas instancias de Gobierno híper local y territorializado están integradas por 15 representantes y si bien fueron establecidas por ley en 1996, fueron reglamentadas muchos años después. Recién en las elecciones de 2011 se eligieron por primera vez y su mandato dura cuatro años. Es decir que esta será, apenas, la tercera elección de comuneros y comuneras.

La hegemonía del PRO en la capital del país ha llevado a que, la mayoría de estos órganos estén compuestos en su mayoría por integrantes del oficialismo lo cual ha marcado su impronta.

Para Lucila, que vive en la Comuna 4 -Barracas, La Boca, Pompeya y Parque Patricios- las Juntas Comunales “han sido el último eslabón”. Y coincide con su compañera en que “no hay relación directa real con los vecinos y vecinas de cada uno de los barrios de la ciudad”.

En ese sentido plantea la necesidad de que “los vecinos y vecinas, las militantes territoriales”, que son quienes conocen “las problemáticas y las transitan todos los días” deben llegar a ocupar esos lugares de decisión política.

“Es importante que quienes formamos parte de movimientos sociales y políticos ocupemos esos lugares porque conocemos, intentamos transformar e intentamos acompañar a todos los vecinos y vecinas en cada una de las luchas que se llevan adelante”, añade y enumera la falta de vacantes en las escuelas, el aumento de alquileres, el deterioro de la salud y los desalojos.

Mónica completa subrayando que el aporte que vienen a hacer es del de “la experiencia en los territorios” y el conocimiento de “las demandas y proyectos de cada barrio de las comunas”.

El sur se expande

Ambas referentas viven y se postulan para representar a quienes habitan el sur de la ciudad. Históricamente relegado, las estadísticas demuestran una clara diferencia en la mayoría de los indicadores en relación a sus vecinos y vecinas de unas cuadras más al norte.

“Tenemos más villas y hasta el día de hoy no se logró urbanizar ninguna”, sostiene Mónica que, por las dudas aclara que “urbanización significa trabajo más vivienda digna”.

En esa sintonía Lucila añade que “claramente en el sur de la ciudad los problemas de educación, salud y vivienda son los que acechan desde hace muchísimos años”. “Los turnos en los hospitales públicos cada vez se demoran más, están programando operaciones de vesícula para marzo del año que viene”, explica.

Asimismo remarca que en La Boca “todas las semanas hay dos o tres desalojos” mientras que en Parque Patricios “las casas se están rajando por las vibraciones del subte de la Línea H”.

No obstante analiza que si bien esta diferencia entre el norte y el sur ”existe y es real”, durante estos últimos años “los desalojos, la falta de trabajo y el pésimo sistema de salud ya está excediendo al sur” y es un problema de toda la ciudad directamente vinculado al “modelo de exclusión del macrismo”.

Otra forma de representación

Ambas candidatas sostienen la necesidad de un vínculo más directo entre los comuneros y comuneras con su territorio. Para eso plantean la necesidad de democratizar y ampliar los espacios de participación.

Por ejemplo el “armando comisiones entre los comuneros y dirigentes sociales de la comuna, vecinos y vecinas”, detalla Mónica.

En ese sentido Lucila agrega que es necesario involucrar a quienes viven “lo que pasa en las comunas todos los días: las organizaciones sociales, políticas, los centros culturales, de jubilados, todo espacio de organización que hace que estos temas sean tratados y escuchados”.

“Nos juntamos y nos organizamos para dar la pelea y decirle basta a este Gobierno que nos expulsa, nos deja sin trabajo e intenta corrernos. No nos vamos a correr, vamos a estar más firmes que nunca para cambiar esto”, concluye.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas