Mundo Gremial

1 agosto, 2019

La Secretaría de Trabajo ratificó a Ricardo Peidro como único líder de la CTA Autónoma

El titular del gremio de los visitadores médicos fue ratificado al frente de la central obrera luego de haber sido elegido en los comicios del 8 de agosto del año pasado.

El titular del gremio de los visitadores médicos fue ratificado al frente de la central obrera luego de haber sido elegido en los comicios del 8 de agosto del año pasado.

En consonancia con un fallo judicial, la cartera que dirige Lucas Fernández Aparicio otorgó una prórroga de la certificación de autoridades a la Conducción Nacional de la CTA-A encabezada por Peidro como secretario general, y Claudia Baigorria y Hugo “Cachorro Godoy” como adjuntos.

El visitador médico fue electo por mayoría en las elecciones que se realizaron el 8 de agosto de 2018, sin la participación de su rival, Pablo Micheli, ex titular de la central que reclamaba el mismo reconocimiento luego de un proceso electoral paralelo que no fue reconocido por la Justicia ni por Trabajo.

El 28 de junio del año pasado, Micheli convocó a sus propias elecciones y se proclamó secretario general reelecto, pero en aquel momento la “CTA-Perón”, el nombre que utilizaron Peidro, Baigorria y Godoy (sector mayoritario) para diferenciarse del estatal, impugnaron los comicios y llamaron a elección general para el 8 de agosto. Sin embargo, todavía con Ministerio de Trabajo y Jorge Triaca al frente, el gobierno ordenó suspender los comicios, pero los afiliados fueron a votar igual.

Luego todo derivó en la Justicia: la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo reconoció el proceso eleccionario llevado adelante por el sector disidente a Micheli, debido a que garantizó una votación dentro de los marcos legales, y además porque contó con el apoyo de la mayoría de los sindicatos agrupados en la central.

Las razones de la división se remontan al año 2010, cuando Micheli le disputó la conducción a Hugo Yasky (quien antes había desbancado a Víctor De Gennaro, fundador de la CTA en 1992) pero como la elección registró irregularidades fueron impugnadas. El resultado decantó en la fractura de la central en dos: por un lado, la de Yasky (llamada CTA de los Trabajadores); y por el otro, la CTA-A con Micheli y Peidro a la cabeza.

Más tarde, producto de discusiones en torno a cierto carácter «personalista» de Micheli, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) dirigida por Godoy abandonó la CTA-A junto a Peidro y dejaron a Micheli prácticamente aislado, lo que derivó en un mayor acercamiento de este último a la central de Yasky.

Para recuperar la conducción de la CTA-A, Micheli deberá ganar las elecciones de ATE a nivel nacional que se realizarán el próximo 7 de agosto, con su Lista Verde Púrpura. Sin embargo, la tendrá difícil ya que enfrente le disputarán las listas con mayor intención de voto: la de Godoy y la del secretario general de ATE Capital, Daniel “Tano” Catalano. Será su última oportunidad para quedarse con una chapa gremial.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas