Mundo Gremial

30 julio, 2019

ATE va a elecciones: se elegirá la nueva conducción en medio de la ofensiva del Gobierno

Este 7 de agosto se realizarán las elecciones de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Los afiliados y afiliadas elegirán a sus diferentes niveles de conducción en el marco de una fuerte disputa al interior del sindicato y de la intensa arremetida del gobierno nacional contra los trabajadores y trabajadoras estatales.

Este 7 de agosto se realizarán las elecciones de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Los afiliados y afiliadas elegirán a sus diferentes niveles de conducción en el marco de una fuerte disputa al interior del sindicato y de la intensa arremetida del gobierno nacional contra los trabajadores y trabajadoras estatales.

Cada cuatro años, antes de las elecciones del Poder Ejecutivo Nacional, ATE renueva sus conducciones. En esta oportunidad aproximadamente 300 mil afiliados y afiliadas elegirán 7.655 cargos para la conducción del Consejo Directivo Nacional (CDN), a los que se suman 24 Consejos Directivos Provinciales y 180 Seccionales. Además se renovarán 220 cargos de congresales nacionales.

A nivel nacional se presentan cinco listas. La Lista Verde Anusate, actual conducción nacional, encabezada por Hugo “Cachorro” Godoy, acompañado por Rodolfo Aguiar, actual secretario general de ATE Río Negro; la Lista Verde y Blanca, encabezada por Daniel “el tano” Catalano, actual conducción de la seccional Capital, junto a Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE Neuquén. Estas listas, que también se corresponden respectivamente con la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores son las principales.

A esto se suma la Lista Verde Púrpura de Pablo Micheli, quien después de un breve intento de acercamiento a la lista de Catalano, en el marco de la disputa por la CTA, terminó presentando una lista propia, acompañado de Dora Martínez.

Completan la Multicolor, que presenta como candidato a Luciano Domínguez Pose, delegado de la Junta Interna de ATE INTI y a Mariela Itabel, delegada de ATE Ministerio de Hacienda; y la Lista Gris Roja, encabezada por Marina Hidalgo Robles, delegada de ATE Promoción Social de Capital Federal y a Federico Lescano, delegado de ATE Hospital Provincial Manuel Belgrano.

El contexto de estas elecciones

Desde la llegada al gobierno de Mauricio Macri en 2015, sin duda uno de los sectores más afectados por las políticas de ajuste fue el de los trabajadores y trabajadoras estatales. Ya en enero de 2016, el entonces ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay sostuvo que había que “eliminar la grasa militante”, dando a entender que la mayoría de eran partidarios del Gobierno anterior.

Tiempo después, Andrés Ibarra, al frente del Ministerio de Modernización -creado por el macrismo- afirmó: “No queremos ñoquis en el Estado”. Así, el Ejecutivo se ocupó de ir construyendo un imaginario que avalara los despidos masivos, el cierre de programas estatales, el vaciamiento de sectores y los sueldos cada vez menores.

Radio Nacional, Ferrobaires, Televisión Digital Abierta (TDA), Yacimientos Río Turbio, Telam, Fabricaciones Militares, INTI, INTA, CONICET, fueron solo algunas de las agencias que sufrieron el severo recorte del gobierno de Cambiemos.

A esto se sumó, en 2018, la eliminación de nueve ministerios (entre ellos el de Trabajo, el de Salud y el de Ciencia y Tecnología) que fueron absorbidos por otras carteras. Esto terminó de mostrar la profunda reestructuración y achique de la administración pública planificada por el macrismo. Según datos oficiales de la Casa Rosada, entre diciembre de 2015 y 2018, la Administración Pública Nacional se redujo en un 17,4%, es decir 41.828 empleados menos en todo el país.

Es importante destacar que la mayoría de los desmantelamientos y vaciamientos se dieron con políticas territoriales que alcanzaban a los sectores más vulnerables, principalmente en materia de educación y de salud.

A todo esto se debe sumar la profunda estigmatización que desde el gobierno nacional se viene haciendo del sindicalismo, desprestigiando con esto la organización de los trabajadores y trabajadoras, en el marco de un intento de reforma laboral que avance sobre los derechos conquistados.

La disputa en ATE Capital

La fuerte disputa interna entre la Verde y la Verde y Blanca tiene un importante correlato en la Seccional Capital, conducida actualmente por Catalano. En este caso a las cinco listas presentadas a nivel nacional se suma una puramente local: la Blanca Violeta Granate, conformada por la agrupación ATE desde Abajo, la Granate del INTI, Estatales de Pie y activistas independientes.

“Las elecciones se dan en un marco de polarización muy grande y que viene de arrastre entre la conducción nacional y la conducción de capital, y esto ha debilitado a los trabajadores y trabajadoras estatales para resistir la embestida del macrismo. Hablar de unidad implica no poner por delante una delimitación ideológica, sino las demandas en común”, sostuvo José Luis Farías, actual delegado de la Junta Interna de ATE Trabajo y candidato a secretario administrativo por la Blanca Violeta Granate.

Consultado por Notas agregó que “estos cuatro años se ha perdido la posibilidad de fortalecer la herramienta gremial y ganar en representatividad entre los trabajadores estatales, cuando ATE fue el gremio que salió a pelear contra los despidos y el ajuste, pero esta disputa perjudica a los trabajadores y trabajadoras y nos mete en un internismo permanente”.

La Verde Anusate -que en la seccional Capital es la Celeste y Blanca encabezada por Pablo Spataro- es la única que presenta candidaturas en todos los distritos provinciales y municipales del país, seguida por la Verde y Blanca, que desde 2015 viene creciendo en estructura nacional, a partir del triunfo de Catalano en Capital Federal. Esta interna, correlato de la disputa a nivel CTA, viene marcando al sindicato, materializándose en convocatorias distintas o paros descoordinados que han debilitado la unidad de acción contra el gobierno nacional.

Así, en un marco de desguace, vaciamiento y achicamiento del Estado, de una fuerte campaña de estigmatización de la organización sindical, de una arremetida del gobierno nacional contra los trabajadores y trabajadoras en general y de la administración pública en particular, y de una interna entre la conducción nacional y la conducción de la seccional capital se darán las elecciones de ATE. La nueva conducción asumirá en noviembre y tendrá mandato hasta 2023.

Nicolás Castelli – @NicoCastelli3

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas