Nacionales

7 mayo, 2019

Evita: a 100 años de su nacimiento, el recuerdo sigue más vivo que nunca

Un 7 de mayo de 1919 nació María Eva Duarte, más conocida como Evita. La Dama del Pueblo logró hacerse un lugar en la historia argentina a fuerza de su capacidad política que la convirtió en un icono de los sectores populares que, aun hoy, la mantienen viva en su memoria.

Es muy complejo intentar describir a Eva Duarte en pocas líneas. Complejo e injusto. Podría decirse que las cosas que resuenan al escuchar su nombre son el Partido Peronista Femenino, el sufragio y la ayuda social. Su compromiso con los descamisados y con las mujeres, con los ancianos y con los niños. Con la salud, la educación y los derechos de cada ciudadano.

Lo cierto es que Evita fue mucho más que una Primera Dama, tanto así, que 100 años después de su nacimiento, su recuerdo está más vivo que nunca. Pero, ¿por qué?

Para 1945, Eva y Perón ya eran una dupla inseparable, pero en el tormentoso octubre de ese mismo año fue cuando Eva  ganó, por fin, un lugar dentro de ese “círculo de hombres”, como ella misma supo llamarlo en su libro “Mi Mensaje”, encontrado en 1983, al finalizar el golpe de Estado.

Por esos días, el General Perón era traicionado por sus superiores. Tras acceder a entregar su renuncia a la Secretaría de Trabajo y Previsión y a la Vicepresidencia de la Nación, Perón quiso despedirse a través de una cadena radial. El pedido fue aceptado y el General le habló a su gente, y agitó las aguas: tras escucharlo, un mar de gente inunde las calles de Buenos Aires, La Plata, Berisso y Ensenada pidiendo por su libertad.

Evita, por su parte, no sólo lo acompañó y fue su sostén emocional, sino que se reunió con todos y cada uno de sus compañeros para encontrar una pronta solución. Por esos días, Eva se ganó el respeto y el cariño de todos esos hombres. Pero no se conformó y siguió adelante.

Meses después, durante la campaña presidencial de la fórmula Perón – Quijano, la futura Primera Dama acompañó a su reciente esposo por todo el país e incluso llevó adelante una gira europea en soledad, siendo la primera mujer en realizar actividades de campaña. Como era de esperarse, esto dio que hablar entre las mujeres y los hombres de la época. Para bien y para mal. A Eva no le importó.

Durante el recorrido por Argentina, vio las pésimas condiciones en las que trabajaban los obreros y las mujeres en las fábricas. Observó la pobreza que había en el interior del país y decidió comenzar a actuar para que esa situación cambiara.

Durante la primera presidencia revolucionaron la educación, la economía y las condiciones laborales de los trabajadores, pero el mayor logro fue el voto femenino. El 23 de septiembre de 1947, Eva y Perón les dieron a las mujeres argentinas la posibilidad de ejercer su derecho político.

Además, para 1952 ingresó al Congreso Nacional la primera tanda de diputadas mujeres. Después de sancionarse la Ley 13.010, que le otorgaba a todas el derecho a votar, Eva dedicó unas palabras a sus compañeras: “Hemos llegado al objetivo que nos habíamos trazado, después de una lucha ardorosa. Debimos afrontar la calumnia, la injuria, la infamia. Nuestros eternos enemigos, los enemigos del pueblo y sus reivindicaciones, pusieron en juego todos los resortes de la oligarquía para impedir el triunfo”. Los enemigos del pueblo buscaban – y buscan – lograr que la mujer no decida. Ni ayer, ni hoy, ni en el futuro.

Evita marcó un antes y un después en la historia Argentina. Sin quererlo, también, en el Movimiento Feminista. Su recuerdo aún vive en todas aquellas mujeres que salen a la calle y luchan por sus derechos. En las que pudieron emitir por primera vez su voto en 1952 y en las que siguen llenando las plazas del país explicando que merecen decidir, aunque ella lo haya explicado hace 72 años. En todos sus “descamisados” como solía llamarlos, en todas las personas que hoy, de alguna forma, eligen rendirle homenaje, volver a leerla o a escucharla y seguir aprendiendo de ella.

Por Abril Tubio – @AbrilTubio

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas