Géneros

2 mayo, 2019

Caso Paula Perassi: justicia que no es

El 2 de mayo se llevó a cabo la sentencia en el juicio que investigaba la desaparición y muerte de Paula Perassi, una joven madre de 34 años oriunda de la ciudad de San Lorenzo, Santa Fe. Está desaparecida desde el 18 de septiembre de 2011.

El jueves 2 de mayo se llevó a cabo la sentencia en el juicio que investigaba la desaparición y muerte de Paula Perassi, una joven madre de 34 años oriunda de la ciudad de San Lorenzo, a 30 kilómetros de Rosario, Santa Fe. Paula está desaparecida desde el 18 de septiembre de 2011, fue vista por última vez hace 7 años.

El proceso comenzó el 21 de marzo en el Centro de Justicia Penal de Rosario. Durante el mismo se llevaron a cabo 18 audiencias y prestaron declaración 186 testigos en una de las causas penales más importantes de la Provincia de Santa Fe, por la presencia de empresarios y policías entre los acusados.

Familiares, amigos y organizaciones sociales y políticas acompañaron a sus padres durante más de un mes en las inmediaciones del Centro de Justicia Penal. Desde muy temprano, coparon las inmediaciones del lugar a la espera del veredicto de los jueces Griselda Strologo, Álvaro Campos y Mariel Minetti y exigiendo una justicia que nunca llegó.

La respuesta a los años de lucha, plagados de amenazas a sus padres y testigos, concluyó con la enunciación de una palabra: inocentes. Así, los jueces fallaron a favor de los 9 imputados –4 civiles y 5 policías– argumentando que se llegó a esa resolución por falta de pruebas por la deficiente investigación. «No se puede condenar a personas que no se puede probar que cometieron los delitos por los que se los condenaron.», expresó la jueza Griselda Strologo.

Los acusados del juicio se dividen en dos grupos. Por un lado, quienes se les atribuían los delitos de privación ilegítima de la libertad y aborto no consentido seguido de muerte de Paula Perassi. Se trata del empresario Gabriel Strumia; su mujer, Roxana Michl; su empleado, Antonio Darío Díaz, y la partera Mirta Ruñisky. Por otro lado, el comisario Adolfo Puyol y los policías Gabriel Godoy, Jorge Krenz, Aldo Gómez y María José Galtelli, acusados de encubrimiento agravado.

La voz de la fiscalía y la querella

En los alegatos de apertura, la fiscalía y la querella expusieron la reconstrucción del caso que realizaron luego de años de investigación. Cabe recordar que la presencia de personal policial entre los acusados retrasó mucho el inicio del juicio.

Paula Perassi fue vista por última vez en la noche del domingo 18 de septiembre de 2011 luego de recibir un llamado a las 20:46 horas que motivó la salida de su casa. La persona que realizó el llamado fue Gabriel Strumia, su teléfono fue identificado en las cercanías de la casa de Paula.

Paula cursaba un embarazo de seis semanas producto de la relación extramatrimonial que mantenía con el empresario. Para éste, que su esposa se entere de la relación suponía sincerarse sobre su infidelidad y asumir una paternidad tendría muchos costos para su matrimonio.

Para la fiscalía éste sería el móvil y lo que obligó a Strumia a llevar adelante acciones para impedir que el embarazo avance, ya que Paula estaba dispuesta a continuar con el mismo. En la apertura del juicio, el fiscal Donato Trotta expresó a los medios locales: “El plan era muy sencillo, sacarla a Paula contra su voluntad, engañada, subirla al auto de Díaz –empleado de Strumia, también imputado- , y llevarla a realizarse el aborto, y así lo hicieron. La llevaron a la casa de la señora Ruñisky -la partera- que vivía en Timbúes, el tribunal va a tomar cuenta de todas las pruebas que se han reunido en este sentido”.

Empresario y policías: unidos y organizados

Para el fiscal Trotta todo el plan que terminó con la vida de Paula “debía necesariamente contar con una cobertura, esa cobertura la dio el accionar policial”. El empresario Gabriel Strumia, muy reconocido en la localidad de San Lorenzo, tenía contacto con el comisario Adolfo Daniel Puyol. En el proceso de investigación se pudo constatar que ambos sostuvieron conversaciones el día de la desaparición de Paula y los días sucesivos. Según afirma el fiscal Trotta, el rol de la policía fue “encubrir, prefabricar datos y pruebas, medidas de distracción en definitiva”, con un simple objetivo: mantener la impunidad de los principales sospechosos de la desaparición de Paula.

Algunas “consideraciones”

Antes de dar a conocer el veredicto al que llegaron, los jueces hicieron lectura de un comunicado donde plantearon algunas “consideraciones”. Una antesala de la sentencia. La presidenta del tribunal Griselda Strólogo, expresó: “La labor de este tribunal de juicio es verificar si se habían reunido pruebas”, asimismo, enfatizó en la “independencia” con las que llevaron a cabo su trabajo.

En relación a la parte acusatoria, encabezada por el fiscal Donato Trotta y los abogados querellantes José Ferrara y Adrián Ruiz, manifestó que: “tiene la carga de demostrar con pruebas todo lo que dice ante un tribunal” y concluyó “se tomaron más de 7 años para saber qué pasó con Paula Perassi y traer a los responsables a juicio”.

A pesar de las pruebas expuestas y de las declaraciones de más de 186 testigos, los jueces consideraron que la fiscalía junto a la querella “no lograron probar que las personas acusadas son culpables de los delitos que se les achaca”. Para finalizar, concluyó: “Todos escuchamos la versión de los acusadores de lo que supuestamente había ocurrido con Paula que no surgió de investigaciones estatales sino de una serie de datos, comentarios, recolectados desde el dolor por su ausencia, armados por el imaginario popular que se fue armando con el tiempo y el clamor social”.

Con estas palabras, el tribunal inició la lectura del veredicto que finalmente absolvió a todos los acusados. En la sala, los padres de Paula Perassi vieron, una vez más, como funciona la justicia en nuestra provincia. La impunidad se hizo presente. La única certeza es que Paula sigue desaparecida.

Lucía Pérez Rivera, desde Rosario – @LuPerezRivera

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas