Derechos Humanos

26 febrero, 2019

Batucada sí, motín no: la protesta de los presos de Devoto

Este lunes por la noche, los presos de la cárcel federal ubicada en el barrio porteño de Villa Devoto, realizaron una medida de fuerza en reclamo de la mejora de sus condiciones de alojamiento, entre otras reivindicaciones. La iniciativa surgió a instancias del Sindicato Único de Trabajadores Privados de la Libertad Ambulatoria (SUTPLA).

Este lunes por la noche, los presos de la cárcel federal ubicada en el barrio porteño de Villa Devoto, realizaron una medida de fuerza en reclamo de la mejora de sus condiciones de alojamiento, entre otras reivindicaciones. La iniciativa surgió a instancias del Sindicato Único de Trabajadores Privados de la Libertad Ambulatoria (SUTPLA).

Según el Sistema Nacional de Estadísticas para la Ejecución de la Pena (SNEEP), relevamiento del Poder Ejecutivo sobre el sistema carcelario, todas las cárceles federales tienen, en mayor o menor medida, superpoblación. El penal de Devoto no es la excepción.

Así lo denunciaron la semana pasada los integrantes del SUTPLA, quienes organizaron una batucada para protestar contra el hacinamiento al que son sometidos y que, afirmaron, se agravó a comienzos de este mes.

Según el comunicado que emitieron desde el Sindicato -que constituye una experiencia única a nivel mundial en materia de gremios y contextos de encierro-, el 14 de febrero pasado ingresaron 96 personas al complejo penitenciario. Esto elevó el número de presos a 1986 personas, siendo la capacidad máxima, según el criterio de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN), de 1696 plazas –que no significa, necesariamente, que el edificio esté en condiciones de alojar a toda esa gente-.

Esta situación, que comenzó el año pasado cuando se colocaron más camas para preparar este ingreso, provocó que el colapso edilicio sea aún más pronunciado. En este marco, durante este lunes por la noche la protesta incluyó también la quema de colchones que, según explicaron desde el SUTPLA, no fue un intento de motín como se vio reflejado en varios medios de comunicación.

Pero el hacinamiento es sólo uno de los reclamos que son parte de la agenda de la cárcel de Devoto. A esto se suman la falta de atención médica, regímenes de visitas familiares e íntimas mínimos, las condiciones en las que son recibidas los familiares, entre otro puntos que surgen en cada medida que se lleva adelante en este penal federal.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas