América Latina

1 octubre, 2018

«Él no»: un límite al fascismo y la misoginia en la antesala eleccionaria brasilera

Miles de mujeres se movilizaron por las calles de Brasil para repudiar al candidato a Presidente Jair Bolsonaro, primero en las encuestas, y reconocido públicamente por tener dichos y actitudes machistas y misóginas.

Bajo la consigna #EleNão, cientos de miles de mujeres brasileñas coparon las calles de diversas ciudades del país para repudiar al candidato a presidente Jair Bolsonaro, quien según los últimos sondeos se encuentra primero en las encuestas de cara a las elecciones del próximo 7 de octubre.

A través de un grupo de Facebook llamado “Mujeres unidas contra Bolsonaro”, comenzaron a organizarse “contra el avance y el fortalecimiento del machismo, la misoginia, el racismo, la homofobia y otros tipos de prejuicios” y rápidamente el hashtag ##EleNão se viralizó alcanzando a millones de personas. En la tarde del sábado las ciudades de Río de Janeiro y San Pablo fueron aquellas que más cantidad de manifestantes capitalizaron, aunque las marchas se replicaron en otros puntos del país.

Bolsonaro pertenece al Partido Social Liberal (PSL) y es reconocido por festejar los métodos de tortura de la dictadura militar brasileña (1964-1985). Asimismo se caracteriza por sus dichos misóginos y homofóbicos. En el año 2014 se enfrentó públicamente con la diputada Maria do Rosario y, entre otras cosas, le dijo que “no merecería ser violada” porque era “muy mala, muy fea”. También ese año, discutió con una periodista a la trató de “idiota” y “analfabeta”.

El ex presidente del ejército también dijo que no era necesaria una intervención estatal para disminuir la brecha salarial entre hombres y mujeres. «La campaña de las mujeres puede hacer mella, no sólo porque evidencia el machismo y la violencia, sino todo lo que él representa, una visión antidemocrática del país y una desconexión absoluta con las expectativas de las mujeres brasileñas de hoy, sobre todo de las más jóvenes», sostuvo Flávia Biroli, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Brasilia.

Su compañero de fórmula, Antonio Mourao, también generó repudio al expresar hace poco tiempo que las familias sin figura paterna eran “una fábrica de elementos desintegrados”.

La enemistad con el voto femenino pondría a Bolsonaro en un problema serio si llegara a enfrentarse en segunda vuelta contra Fernando Haddad, el candidato que escogió Lula Da Silva para reemplazarlo en las encuestas. Las últimas encuestas realizadas apuntan que podría derrotar a Bolsonaro por un estrecho margen (45%-39%), mientras que arrojaron que el 50% de las mujeres brasileñas no votarían por el candidato de la derecha.

En diferentes ciudades del mundo como Londres, Irlanda, Coimbra, Campinas, Berlín, París y Ciudad de México, grupos de mujeres también se concentraron en espacios públicos con carteles que gritaban #EleNão, mientras que a través de las redes se sumaron más acompañamientos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas