Economía

10 septiembre, 2018

Presupuesto 2019: ¿qué tiene que definirse entre Macri y las provincias?

Este martes, la gran mayoría de gobernadores partirá hacia la Casa Rosada para ser recibidos por el presidente Macri, en un intento por darle un broche al Presupuesto 2019, al que pretende recortarle una suma de 300 mil millones de pesos para cumplir con los pedidos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo principal será la revisión del llamado Consenso Fiscal, cuyos números deben actualizarse con un dólar a $38.

Este martes, la gran mayoría de gobernadores partirá hacia la Casa Rosada para ser recibidos por el presidente Macri, en un intento por darle un broche al Presupuesto 2019, al que pretende recortarle una suma de 300 mil millones de pesos para cumplir con los pedidos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo principal será la revisión del llamado Consenso Fiscal, cuyos números deben actualizarse con un dólar a $38.

En un fin de semana marcado por negociaciones, funcionarios de las provincias y el ministro del Interior, Obras Públicas y Viviendas, Rogelio Frigerio, mantuvieron comunicaciones en pos de consensuar el ajuste pretendido por el gobierno nacional para la reducción del déficit fiscal. De esta manera, lograr que el adelanto del préstamo stand by solicitado al FMI le sea transferido al Estado argentino lo más pronto posible.

Los principales focos de discusión pesan sobre la quita, o no, de los subsidios al transporte y a la tarifa social, que actualmente financia la administración nacional y que se intenta pasen a solventarlos las provincias.

Lo dicho

Frigerio advirtió que la provincia que pudiera hacerse cargo de financiar dichos subsidios lo haga. En este caso, los gobernadores tendrían al menos dos opciones: o costearlo con arcas provinciales, o permitir que aumenten los servicios de transporte y luz, lo que presentaría un nuevo golpe al bolsillo de la población.

Los subsidios al transporte se transfieren a través de tres instrumentos institucionales que suman un total de más de 47 mil millones, de los cuales el 75% se destinan a la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.

Reacciones

Por el momento, ponerle el moño al presupuesto no será tarea fácil para el Ejecutivo, ya que algunas voces mostraron preocupación sobre esta iniciativa.

Carlos Verna, gobernador de La Pampa, alertó: “Si Macri saca el subsidio, esto implica que habrá un aumento del boleto. No me puedo hacer cargo de un gasto corriente que perdurará en el tiempo”. Por su parte, el puntano Adolfo Rodríguez Saa sostuvo que no iba a votar “el presupuesto del FMI” y anticipó que Macri buscará “una foto para decir que todos avalamos, pero cómo vamos a decir que sí, si nadie lo conoce. No se traguen el amague”.

Otro gobernador que salió al cruce fue el santafecino Miguel Lifschitz, quien declaró: “Es injusto que las provincias paguemos el ajuste cuando el déficit es caso en 70% del Estado nacional”.

Lo desdicho

Pero rápidamente el ministro de Hacienda y Energía, Nicolás Dujovne, salió a contradecir a Frigerio y anunció que no se quitarían los subsidios, en paralelo a autorizar gastos por 40 mil millones para programas de asistencia social ($15.561 millones), ejecución de la Política de Energía Eléctrica ($10 mil millones), transporte vial ($6.428 millones), y atención médica para beneficiarios de pensiones no contributivas ($2.683 millones). Además, asignará $400 millones para Atención de Pasividades de la Gendarmería Nacional, y $142 millones al sostenimiento del Estado Mayor General del Ejército, entre otros gastos.

El cónclave y sus requerimientos

Así las cosas, los gobernadores asistirán este martes a la reunión con el presidente para evaluar el borrador que les será presentado. También se espera que soliciten algunos puntos que no deje tan mal paradas a las provincias en el recorte. Revisar el Pacto Fiscal firmado tiempo atrás será uno de los pedidos, ya que fue acordado con un dólar a 21 pesos y una inflación prevista del 15%.

Además, requerirán que se detenga la baja de ingresos brutos, la quita de impuestos a los sellos y al cheque, ambos recursos coparticipables entre provincias y Nación. Otra de las batallas libradas en la Rosada será la devolución de fondos de la Anses pactada por Frigerio con los mandatarios del interior allá por agosto de 2016.

Mientras todo esto sucede, la burocracia del FMI está a la espera de que la negociación política se estabilice, es decir, que no haya demasiadas oposiciones ni modificaciones al presupuesto, así finalmente se defina a ejecutar el préstamo que financiará el Tesoro nacional durante 2019.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas