Economía

10 agosto, 2018

La evasión fiscal empresaria es mayor que el dinero de la corrupción estatal

En medio de los escándalos generados, primero por los aportantes truchos a las campañas de Cambiemos, y en segundo lugar por los famosos cuadernos del chofer Oscar Centeno, un grupo de periodistas mostró que la corrupción gubernamental representa una pequeña parte del dinero ilícito que se mueve en el mundo.

En medio de los escándalos generados, primero por los aportantes truchos a las campañas de Cambiemos, y en segundo lugar por los famosos cuadernos del chofer Oscar Centeno, un grupo de periodistas mostró que la corrupción gubernamental representa una pequeña parte del dinero ilícito que se mueve en el mundo.

El martes se llevó a cabo en Buenos Aires el III Encuentro de Periodistas sobre Flujos Financieros Ilícitos, organizado por la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd). Los participantes también evaluaron la desproporción que existe entre el impacto mediático de los desmanejos políticos en comparación con los delitos empresariales.

Según el registro del chofer de Roberto Baratta -considerado por la justicia como una prueba fehaciente, por más que sean imágenes escaneadas- los movimientos de dinero se acercan a los 36 millones de dólares. Sin embargo, datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) revelan que el flujo de dinero ilícito a cargo de empresas que se registró en Argentina durante 2017 superó los 11 mil millones.

De hecho, el Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo de la Argentina (CEFIDAR) calculó que sólo el 5% de los fondos fugados al exterior proviene de la corrupción gubernamental. Por otro lado, el 31% pertenece a narcotráfico, venta de armas y otros tipos de actividades criminales; mientras que el 64% está relacionado a maniobras de evasión fiscal.

Por su parte, el especialista Jorge Coronado explicó que la mayor parte de los flujos ilícitos provenían de actividades comerciales de carácter lícito, pero sucede que las empresas que facturan cifras abismales recurren a la evasión (ocultar bienes para pagar menos impuestos) y elusión (minimizar el pago de los mismos) fiscal.

Entre 2003 y 2012, los movimientos de dinero en países en desarrollo alcanzaron los 6,6 billones de dólares, de los cuales el 78% se realizaron falsificando precios de transferencia, según mostró una investigación presentada por la contadora argentina Magdalena Rua.

Infografía-Infobae
Fuente: Infobae

Los precios de transferencia son los valores contabilizados por multinacionales para las operaciones que realizan sus propias filiales radicadas en distintos países, y su manipulación tiene como objetivo reducir el pago de impuestos.

Esta maniobra tiene una incidencia significativa, considerando que más de la mitad del comercio mundial se da intrafirma, es decir, a partir de la integración internacional de la producción realizada por las empresas transnacionales.

En el encuentro de periodistas se indicó que la falsa facturación en el comercio internacional argentino equivalía al 4,4% de su PBI, lo que en números significa más de 24 mil millones de dólares.

Así las cosas, es posible concluir que el delito privado es mucho mayor que la corrupción estatal. Panamá Papers, Paradise Papers y otros escándalos sobre delitos económicos tienen -o deberían tener- una dimensión mediática mayor que las coimas en la obra pública o el financiamiento de la política.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas